¿Será Müller despedido por contradecir a Francisco?

Nota del blog: Mis disculpas a Müller por haber interpretado equivocadamente la defensa clara que hizo de la doctrina católica oponiéndose a las directrices de Amoris L que permiten el sacrilegio eucarístico entre otras cosas.


El cardenal Gerhard Müller recibe duras críticas por su reciente entrevista a Il Timone http://www.onepeterfive.com/cardinal-gerhard-muller-receives-sharp-criticism-recent-il-timone-interview/


Hoy en día, la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, es el 39º Aniversario de la ordenación sacerdotal del cardenal Gerhard Müller. Y exactamente en ese mismo día, una noticia nos llega según la cual Müller está ahora bajo presión creciente por su entrevista al diario italiano Il Timone en la que había dejado claro que "para la doctrina católica, no es posible que coexista el pecado mortal con la gracia santificante." Repitió la enseñanza de la Iglesia Católica según la cual los divorciados "vueltos a casar" no pueden tener acceso a los Sacramentos a menos que vivan "como hermano y hermana," según el documento papal de 1981, Familaris consortio, nº 84. En esta entrevista, el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe ha dado una respuesta indirecta a la dubia de los cuatro cardenales presentadas a Francisco en noviembre de 2016.


Esta entrevista ha provocado ahora una dura critica en Italia. Parece que su despido está siendo preparado reprendiendo su deslealtad hacia Francisco


A continuación, publicamos una traducción de una sección de la Nuova Bussola Quotidiana publicada hoy por el periodista que llevó a cabo la entrevista en Il Timone, Riccardo Cascioli. Andrew Guernsey hizo una nueva traducción de este artículo. Por otra parte, Guernsey ha añadido algunos fragmentos del artic. del 10 de febrero escrito por el experto del Vaticano y hombre de confianza del Papa, Andrea Tornielli. Los escritos de TORNIELLI son a menudo considerado como transmisores de la voz del Papa. Así, su crítica indirecta del cardenal Müller también podría ser de importancia mayor de lo normal. (Es Tornielli quién se refiere a Cascioli  como "el francotirador del Vaticano", por las razones explicadas aquí.)

Antes de ir a las traducciones, me gustaría añadir un pensamiento. Si Francisco decidiera deponer al cardenal Müller - cuyo actual mandato de cinco años está terminando, y necesitaría ser re-nombrado en julio próximo - bien podría ofender al Papa emérito Benedicto XVI, quien nombró a Müller para ese cargo. En segundo lugar, no se dan cuenta de que en adelante, Müller - después de su despido - podría convertirse en un crítico de Francisco más poderoso e influyente que ahora con las limitaciones actuales del SCCM . Varios periodistas católicos conservadores deseaban que  Müller fuera liberado de sus deberes, así podría ser más fuerte en su defensa pública de la enseñanza católica tradicional sobre el matrimonio.



Y continuaron el francotirador del Vaticano: Riccardo Cascioli


La Nuova BQ 02/11/2017 Traducido por Andrew Guernsey


Les tomó unos días arreglar las cosas después de la entrevista publicada en la revista mensual "Il Timone". Pero ahora la decisión se ha tomado, la voz de mando se ha dado: eliminar el cardenal Müller. Sus palabras en defensa de la doctrina - él que es el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe -han provocado evidentemente, mucho malestar, y no fueron dichas de acuerdo con las intenciones del Papa. En la entrevista, Müller señala que Amoris Laetitia no puede interpretarse en discontinuidad con el Magisterio anterior, según el cual no hay comunión para los divorciados y vueltos a casar, y que debe ser recordado en el proceso ecuménico , que Lutero corroyó el contenido de la Revelación.



Les ofreció 2 retos, a los obispos y a Francisco, que ciertamente se enfurecieron, y el super-francotirador del Vaticano entró en acción. Ayer [publicó] un largo artículo sobre, la historia de desacuerdos entre papas y sus colaboradores más cercanos, el Secretario de Estado o el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe en los últimos 50 años,   Nos encontramos, por lo tanto, que las diferencias acerca de algunas decisiones-siempre han estado ahí objetivo se resolvieron en privado, también con la voluntad de los colaboradores de renunciar si el Papa no estaba de acuerdo. Hoy en día, sin embargo, el francotirador se queja del Vaticano, porque los cardenales deben hablar a través de los periódicos. 

La invitación es clara: el cardenal Müller debería renunciar. Algunos objetarán: en ninguna parte del artículo es nombrado Müller. Esto es cierto, pero se usa el clásico estilo: cuando alguien debe ser eliminado no es impugnado directamente, se le hace sentir un ambiente hostil que crece alrededor de él, se hacen alusiones, se insinúan, se envían mensajes oblicuos. Por otra parte, al hacerlo, uno se hace a entender que no es un problema personal, el mismo destino puede caer sobre cualquier otra persona que se encuentre en la misma situación.



Mientras tanto, puesto que la señal se ha dado, el fuego cruzado ya ha comenzado: Alberto Melloni de La Repubblica ya había dicho, hace unos días, que sólo con la mitad de lo que el cardenal Müller ha dicho y hecho, Pío XI le habría quitado el sombrero de cardenal. En la publicación Panorama.it, en un artículo de Orazio La Rocca dedicado al folleto difundido por el cardenal Coccopalmerio, que justificaba la comunión para divorciados y vueltos a casar, un pequeño pensamiento de Müller no falta: Hacer la dubia pública es "un gesto de flagrante falta de respeto hacia el Papa, "y es igualmente una falta de respeto hacer uso de las entrevistas:" Como, por ejemplo, lo que el cardenal alemán Gerhard Ludwig Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha hecho en los últimos días, quién en un periódico ha criticado abiertamente la admisión a los sacramentos a los que cohabitan y a los divorciados vueltos a casar. 


Curioso: defender la doctrina hoy se ha convertido en un punto de acusacion. Y quién sabe lo que nos espera en los próximos días. Sin duda, los tonos serán cada vez más violentos, y el cardenal Raymond L. Burke pueden dar fe de ello: después de la privación de la autoridad como el líder espiritual de los caballeros de Malta, después de haber sufrido repetidos ataques de los guardianes habituales de la Revolución, ayer, 10 de febrero,  él fue el blanco de uno de los artículos más violentos en el Washington Post, con la demanda de  - con presunción y arrogancia-, sacarlo fuera de Roma, donde podría obstruir el camino de la reforma que Francis está llevando a cabo con éxito. El autor del artículo, Emma-Kate Symons, está notoriamente muy lejos de los puntos de vista católicos - De hecho, es curioso que aquellos que se preocupan tanto por la vía de la reforma de la Iglesia son los que la odian - pero ella parece estar aterrada por una posible alianza entre Burke y Trump que (no está claro cómo) podría facilitar el ascenso del fascismo en Europa. Esta es la locura  típica de la década de 1970, el objetivo de la violencia de las palabras (incluso en Italia) no nos lleva a subestimar el fenómeno.




 -------------------------------------------------- -------------------- El Dossier y socavando el Papa en la prensa


Continuidad y discontinuidad: artículos corrosivos y maniobras de los prelados, el precedente de 1962 .

Andrea TornielliLa Stampa2 / 10 / 2017

Translated por Andrew Guernsey 


El drama y el agravamiento del tono que acompañan a algunas polémicas de los medios en el actual pontificado puede hacer pensar en que nos encontramos en una posición sin precedentes . No es así: los carteles en las calles de Roma (recibidos por el Papa con una risa (), así como artículos de periódico que, más allá de la crítica legítima, intentan  socavar cualquier cosa que el sucesor de Pedro dice o hace, son parte de una "tradición" que ve en los medios de comunicación un peón para las luchas internas por el poder de la Curia y de la Iglesia. 

(...) Una de estas preocupaciones ciertamente, son el estilo y la actitud de los que trabajan más cercanamente al Papa, en la parte de los cardenales de la curia. 

Los más autorizados e influyentes "Ministros del Papa" hasta ayer estaban de hecho, acostumbrados a hablar cara a cara con su superior, no a distanciarse de él públicamente. [...] Una de las principales novedades de la presente temporada , sin embargo, son las reiteradas declaraciones públicas de los cardenales "ministros" del Papa y sus colaboradores de la Curia romana. 


Declaraciones críticas, -incluso en la prensa, por parte de obispos y cardenales con respecto a algunas decisiones papales no son desconocidas ". Bastaría con recordar aquí algunas declaraciones después de la publicación de Humanae Vitae de Pabo VI" (...) Un ejemplo del estilo del pasado fue représentado por Joseph Ratzinger. No es ningún secreto, por ejemplo, que las ideas del entonces cardenal prefecto de la Congregación para la Doctrina de la fe, no siempre coincidieron con las del Papa, Juan Pablo II. [...] Hubo algunas diferencias de opinión, por ejemplo, con motivo del primer encuentro interreligioso de Asís. Estas diferencias de opinión, sin embargo, fueron discutidas y presentadas en el contexto de la relación personal entre le cardenal y el Papa, en la tabla en las audiencias o reuniones solicitadas ad hoc. 


Contrariamente a lo que sucede hoy en día con la práctica convertida en algo común, se podría buscar en vano, a Ratzinger, entonces Prefecto de la Doctrina de la Fe, haciendo una declaración pública en la que parecía distanciarse del Papa Juan Pablo II.[...] Son ejemplos del estilo antiguo de la curia. Los colaboradores más cercanos y de mayor autoridad del Papa, a la cabeza de los dicasterios más significativos, expresaron sus posiciones en reuniones cara a cara con sus superiores - dispuestos, en algunos casos, a renunciar a sus puestos con el fin de defenderse, pero nada de esto se encuentra en absoluto, reflejado en las declaraciones públicas, como en cambio es el caso hoy en día.

Comentarios