Los amish no sufren autismo porque no se vacunan


No se registran entre los amish casos de autismo: ¡ellos no están vacunados!
seguro de vida beneficiarios  herederos legales seguro de vida  seguros de no vida  herencia seguro de vida  antares seguros de vida  calcular seguro vivienda  contratar seguro vida  cobrar un seguro de vida  seguro vida riesgo  comparadores de seguros de vida  seguro de hogar  seguro de vida fallecimiento por cualquier causa  buscador seguros de vida  seguro de vida para hipoteca  buscador de seguros de vida  compañia seguros  seguro de vida prestamo hipotecario  comparador de seguros de vida hipoteca  seguro de vida hipoteca  seguro de vida antares  cobrar seguro de vida  comparativa de seguros de vida  un seguro de vida  asisa seguro de vida  seguros de vida asisa  seguro de vida prestamo  presupuesto seguro de vida  seguros de vida baratos  seguro de vida riesgo  que seguro de vida contratar

La gente se sorprende al saber que no existe autismo en los Amish. Los amish tienen casos de autismo, ni otros problemas de aprendizaje que afectan a nuestra sociedad tecnológica. Su dieta consiste en comer productos orgánicos, frescos, cultivados localmente, y por supuesto, no siguen las rutinas de vacunación establecidas.



Para consternación de los principales medios de comunicación y la clase médica, esto ha dado lugar a una población más sana, en la que no se dan ninguna de nuestras enfermedades crónicas. Las enfermedades del corazón, cáncer y diabetes son prácticamente inexistentes en los pueblos de Amish. Igualmente no consumen los modernos medicamentos de síntesis química, ni ingeniería química mejorada (de ingeniería) en los alimentos, ni  alimentos transgénicos, ni por supuesto,  vacunas. ¿Cómo es que los que viven sin los “milagros” de la medicina ortodoxa moderna están más sanos? 


Ha habido 3 (sí tres) casos comprobados de autismo en los Amish, y al menos dos de esos niños fueron vacunados. No se dispone de información para el tercero. La fuerte correlación entre las vacunas y el autismo es absolutamente innegable, a menos que usted trabaje para la comunidad médica, el gobierno o los grandes medios. Los que niegan la correlación dicen que los Amish, obviamente, tienen un gen muy especial que los hace inmunes al autismo. Ellos patéticamente tratan de racionalizar que el autismo es algún tipo de falla genética (es decir, la culpa de Dios), que ataca el cerebro basado en la afiliación religiosa. 

Uno de cada 50 niños en EEUU actualmente sufre de autismo, si lo comparamos con 1970, en el que había un caso de entre 10.000 niños, se comprueba un crecimiento inexplicable. Muchos culpabilizan a los programas de vacunación obligatorios e intensivos que sufre todo niño en el mundo civilizado.


Comentarios