Maniobras para equiparar violencia islámica y cristiana

Bissonnette y Breivik: dos tontos útiles

Bissonnette y Breivik


  • Sobre todo, para homologar cristianismo e islamismo.
  • El noruego no era cristiano, sino masón. El canadiense parece un adolescente chalado.
  • En cualquier caso, ya podemos hacer la equidistancia perversa entre cristianos y mahometanos. 
El canadiense Alexander Bissonnette (a la derecha de la imagen) asesinó a 6 musulmanes que rezaban una mezquita. Además de su repugnante atentado, el majadero de Alex ha proporcionado una coartada perfecta para quienes marcan una equidistancia entre cristianos y musulmanes, dos comunidades que creen en Dios con lo que se convierten en igualmente sospechosas de fanatismo terrorista.
Algo así como la equidistancia que establecía el PNV entre los verdugos etarras y sus víctimas.
Los progres estaban esperando un Bissonnette como agua de mayo. Porque claro, eso de que ningún cristiano asesine musulmanes y que siempre los terroristas actuaran en nombre de Alá resultaba un tanto molesto para la tesis en la que están ustedes pensando.
Años atrás les salvó otra bestia, esta vez noruega, un tal Andres Bhering Breivik. El animal que asesinó a más de 70 adolescentes dejó escrito un libro en tres partes: la primera, una colección de escritos de diversos autores contra el Islam y la inmigración. La segunda parte es autobiográfico, porque el hecho de ser un asesino no significa que resulte un tío modesto: no lo es.
El otro tercio describe sus creencias e ideas. Nos comunica que en 2002 fundó en Londres, la orden templaria Compañeros de Cristo del Templo de Salomón, inspirada en los grados templarios de la masonería “a la que pertenecía y a la que alaba”.
¿Este personaje era cristiano? Hombre, no me hagas reír. Era un masón. Como tampoco lo es el canadiense. Son fanáticos y el cristianismo, al revés que el islam, es una religión, no sólo de amor, sino, además. Extraordinariamente razonable.
A algunos de estos asesinos extremistas el cristianismo les puede dar una aparente cobertura ideológica para matar musulmanes o coetáneos poco duros con los musulmanes. Pero nada más. Breivik era occidental pero había traicionado la civilización cristiana con su masonería.
Eulogio López

Comentarios