Soy tan poco amado

Jesús a Sor Josefa Menendez :
Vengo  a  descansar  en  ti:  ¡Soy  tan  poco  amado  de  los hombres!  
 ¡Siempre   buscando   amor,   no   encuentro   más   que ingratitud!  ¡Qué  pocas  son  las  almas  que  me  aman  de  verdad! 
Quiero  que  estés  dispuesta  a  consolar  mi  Corazón  siempre que  te  lo  pida,  pues  el  consuelo  que  me  da  un  alma  fiel  compensa la  amargura  de  que  me  colman  las  almas  frías  e  indiferentes.  A veces  sentirás  la  angustia  de  mi  Corazón  en  el  tuyo,  pero  de  este modo  me  aliviarás.  No  temas;  Yo  estoy  contigo. Cuando  te  dejo  tan  fría,  tomo  tu  ardor  para  calentar  otras almas. Cuando  te  hago  sentir  tanta  angustia  es  para  no  descargar  mi cólera  sobre  las  almas… Cuando  estás  insensible  y  me  dices  que  me  amas,  es  cuando más  consuelas  mi  Corazón. Un  solo  acto  de  amor,  cuando  té  sientas  desamparada,  repara muchas  ingratitudes  de  otras  almas.  Mi  Corazón  los  cuenta  y  los recibe  como  bálsamo  precioso. Quiero  que  me  des  almas. Y  para  ello  no  te  pido  más  que  amor  en  todos  tus  actos. Hazlo  todo  por  amor:  sufre  por  amor,  trabaja  por  amor,  sobre todo,  abandónate  al  amor.
Cuando  te  hago  sentir  angustia  y  soledad,  recíbelo  por  amor. Quiero  valerme  de  ti  como  una  persona  cansada  se  sirve  de un  báculo  para  apoyarse. Quiero  poseerte,  rodearte,  consumirte  toda. 
Escucha  esta  palabra:  el  oro  se  purifica  en  el  fuego,  así  tu alma  se  purifica  y  fortalece  en  la  tribulación  y  el  tiempo  de  la tentación  es  de  gran  provecho  para  ti  y  para  otras  almas. Entra  en  mi  Corazón  y  estudia  el  celo  que  lo  devora  por  la gloria  de  mi  Padre. No  temas  sufrir  si  con  el  sufrimiento,  en  algún  modo,  puedes aumentar  mi  gloria  y  salvar  almas.  ¡Valen  tanto  las  almas!… Por  un  alma  hay  que  sufrir  mucho. ¿No  sabes  que  la  Cruz  y  Yo  somos  inseparables?  
Si  me  ves  a Mí  verás  la  Cruz,  y  cuando  encuentres  mi  Cruz  me  encontrarás  a Mí.

El  alma  que  me  ama,  ama  la  Cruz,  y  el  que  ama  la  Cruz,  me ama  a  Mí.  Nadie  poseerá  la  vida  eterna  sin  amar  la  Cruz  y  abrazarla  de  buena  voluntad  por  mi  amor. El   camino  de  la  virtud  y  de  la  santidad  se  compone  de abnegación  y  de  sufrimiento;  el  alma  que  generosamente  acepta  y abraza  la  Cruz,  camina  guiada  por  la  verdadera  luz  y  sigue  la senda  recta  y  segura,  sin  temor  de  resbalar  en  las  pendientes, porque  no  las  hay… La  Cruz  es  la  puerta  de  la  verdadera  vida  y  el  alma  que  la acepta  y  la  ama  tal  cual  Yo  se  la  he  dado,  entrará  por  ella  en  los resplandores  de  le  vida  eterna. ¿Comprendes  ahora  cuán  preciosa  es  mi  Cruz?  No  la  temas… Soy  Yo  quien  te  la  doy  y  no  te  dejaré  sin  las  fuerzas  necesarias para  llevarla. ¿No  ves  cómo  la  llevé  Yo  por  tu  amor?  Llévala  tú  con  amor por  Mí.

Comentarios