Crece la oposición y reacciones contra Bergoglio



http://remnantnewspaper.com/web/index.php/articles/item/3071-imploding-papacy-signals-triumph-of-immaculate-heart 

(...)El 24 de febrero, durante otra homilía en la Casa Santa Marta, Bergoglio nos dijo una vez más que, una firme defensa de la ley moral referente al matrimonio es meramente una casuística digna de los fariseos. En el Evangelio según Bergoglio, Jesús no le dijo a los fariseos que el divorcio es ilegal: "Jesús no responde si es lícito o no es lícito; Él no entra en su lógica casuística .... La casuística es hipócrita. Es un pensamiento hipócrita. 'Sí, tu puedes; No, no puedes. '"

El Papa Bergoglio parece haber pasado por alto los mismos versículos que ha estado ignorando durante los últimos cuatro años: "Quien repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra ella; Y si (ella) se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio ". Así, parece que incluso Jesús sucumbió a la " lógica casuística " de los fariseos, según la hermenéutica bergogliana. Así lo hizo Dios Padre cuando declaró: "No cometerás adulterio", así como "no harás" otras cosas enumeradas en lo que antes eran conocidos como los Diez Mandamientos, pero que han sido redefinidos desde entonces por Bergoglio en Amoris Laetitia - como los Diez Objetivos Ideales o las Diez Reglas Generales (ver AL nn. 300-305).

Este papado se ha vuelto una mofa tal que ahora está suscitando abierta oposición desde lo más profundo de los medios (de comunicación) católicos, lo que finalmente está despertando la alarma --que los "tradicionalistas radicales" han estado haciendo sonar durante décadas-. 

En un artículo titulado "Este Desastroso Papado", Phil Lawler relata cómo "algo se rompió" cuando leyó la afirmación de Bergoglio de que Jesús NO dijo "NO se puede" a los fariseos con respecto al divorcio. Declara Lawler: "Ya no podía pretender más que el Papa Francisco se limitaba a ofrecer una interpretación novedosa de la doctrina católica. No; Es más que eso. Él está empeñado -en un esfuerzo deliberado- en cambiar lo que la Iglesia enseña ". El pontificado bergogliano, concluye," se ha convertido en un peligro para la fe ".

Pero Bergoglio tiene cosas mucho más peligrosas en mente cuando se apresura a cumplir su "sueño" megalómano de "transformar todo, para que las costumbres de la Iglesia, la forma de hacer las cosas, los tiempos y los programas, el lenguaje y las estructuras puedan canalizarse adecuadamente para la evangelización del mundo de hoy, y no para su autoconservación ". No se puede permitir que nada tan trivial como la autopreservación de la Iglesia -o de Dios, interfiera con la apoteosis del bergoglianismo-. Así, hay rumores (basados en fugas de Casa Santa Marta, que tienden a ser precisas) de una nueva carga de medidas que Bergoglio está planeando dejar caer antes de irse:

Algún tipo de "diáconado femenino" sin ordenación;

Un Novus-Novus Ordo, (una Nueva Misa) en construcción por una comisión secreta, que permitiría una forma de intercomunión con los protestantes;

La transformación de las parroquias católicas en "comunidades ecuménicas" administradas no sólo por los sacerdotes, sino también por los ministros protestantes basados en la teoría de que sus ministerios poseen validez "parcial", como sugiere Coccopalmerio al final de su entrevista con Pentin.

Como un tren fuera de control en una curva cerrada, el Bergoglio-Express ha descarrilado. Ahora, incluso un número significativo de los cardenales que cometieron el error de votarle en el Conclave de 2013 pueden ver las ruedas saliéndose del tren. El Times de Londres, citando a Antonio Socci en Il Libero, afirma que Bergoglio cuenta con una oposición e incluso una burla directa por todas partes: "Una gran parte de los cardenales que votaron por él está muy preocupada y la curia. . . que organizó su elección y lo ha acompañado hasta ahora, sin disociarse nunca de él, está cultivando la idea de una persuasión moral para convencerlo de retirarse ... "

Socci observa que "cuatro años después de la renuncia de Benedicto XVI y de la llegada de Bergoglio, la situación de la iglesia católica se ha vuelto explosiva, quizás realmente al borde de un cisma, que podría ser aún más desastroso que el de Lutero,  rehabilitado por la iglesia de Bergoglio ... Los cardenales temen que la iglesia pueda ser destruida como una institución. Hay muchas formas indirectas en las que la presión [de renunciar] puede ser ejercida ".

No va a suceder. Bergoglio se aferrará al poder hasta su último aliento. Como un miembro del Vaticano (que prefiere permanecer anónimo) confió al Times: "Una buena parte de la mayoría que votó por Bergoglio en 2013 han llegado a lamentar su decisión, pero no creo que sea plausible que los miembros de la jerarquía presionen al Papa para que renuncie. Los que lo conocen saben que sería inútil. [Él] tiene un carácter muy autoritario. No renunciará hasta que haya completado sus reformas revolucionarias, que están causando un enorme daño a la Iglesia".

La defensa neo-católica de todas las palabras y hechos papales (por temor a que la crítica tradicionalista contra la innovación post-Vaticano II de la Iglesia sea de alguna manera reivindicada) ya no es operativa, salvo en algunas excepciones recalcitrantes. 

La honestidad intelectual florece por todas partes, mientras el Papa Bergoglio hunde el rostro de la Iglesia en la fea realidad de lo que ha sido la revolución post-conciliar desde el principio: simplemente, el final del catolicismo, si eso fuera posible. 

Durante los últimos cuatro años, Bergoglio ha estado trabajando para salvar la brecha entre el concepto y la realidad en estas etapas finales de la revolución. Pero su astuto falso magisterio por el cual mientras decía una cosa en público, en realidad pretendía otra, el sí pero no, no pero sí, el empleo de subalternos para exponer lo que él estaba pensando mientras mantenía una ligera apariencia de estar en contra, ha sido expuesto por lo que es: un abuso fraudulento de la autoridad papal. 

Todo el mundo lo sabe ahora. Cuando las tendencias históricas llegan a tal clímax, grandes reacciones comienzan a emerger. 

Pero la Iglesia no es una mera institución humana, guiada únicamente por movimientos humanos. La reacción que en este caso ocurrirá en el plano humano en forma de una creciente resistencia a la locura de Bergoglio. El elemento reaccionario infinitamente mayor, sin embargo, vendrá de lo alto, ya que el Cielo mismo interviene cuando todo parece perdido. 

Así, Nuestra Señora del Buen Suceso nos asegura: "Para poner a prueba la fe y la confianza de los justos, habrá ocasiones en que todo parecerá perdido y paralizado"

En este año del centenario de las apariciones de Nuestra Señora de Fátima, tenemos buenas razones para esperar que nuestro rescate celestial esté cerca, aunque el Triunfo del Corazón Inmaculado pueda ocurrir en medio de las ruinas de la Iglesia visible. Pero, después de todo, ¿qué son estos dolores en vista de la felicidad eterna a la que todos estamos destinados si perseveramos hasta el final?

Comentarios