Fco la toma con el paralítico de Bethesda

Francis reescribe la curación en Bethesda 

De Christopher A. Ferrara
29 de marzo de 2017

Un elemento importante de lo que Antonio Socci ha apodado "Bergoglianismo" es la "exégesis" libre de la Escritura de Bergoglio durante sus improvisadas homilías en la Casa Santa Marta. El resultado a menudo no tiene semejanza con el relato evangélico e incluso a veces pone al Evangelio de cabeza.

En la homilía del 28 de marzo, por ejemplo, el Papa Bergoglio comenta la sanación milagrosa de Nuestro Señor del hombre paralítico en Bethesda contada en el Quinto Capítulo de San Juan. Leemos del pobre hombre que no puede acercarse a la piscina curativa en el tiempo cuando el ángel agita las aguas porque su enfermedad le retrasa. Cuando Nuestro Señor le pregunta si quiere ser sanado, él responde: Señor, no tengo a nadie que me baje a la piscina cuando el agua se agita; porque mientras yo vengo, otro baja antes que yo". El Señor lo cura allí mismo, él toma su camilla, y se va.

¡Bergoglio, de alguna manera, logra convertir este emotivo relato en una acusación contra el paralítico! Como dijo a la congregación en la Casa Santa Marta: "Este hombre era como el árbol plantado a lo largo de la orilla de los ríos, mencionado en la primera Lectura, pero tenía raíces áridas, raíces que no llegaban al agua, no podían alimentarse del agua. Esto es evidente por su actitud de quejarse siempre y tratar de culpar al otro ".

¿Qué? El hombre cojo no culpaba a los demás ni "siempre se quejaba", sino que simplemente le estaba diciendo a Nuestro Señor acerca de su difícil situación de no poder acercarse a las aguas curativas porque no podía caminar sin ayuda. Como el Padre Haydock explica en su comentario sobre el pasaje, cuando Nuestro Señor le preguntó al hombre si quería ser curado, "No hay duda de que el pobre hombre no quería nada más. Cristo le hizo la pregunta para elevarlo a una fe viva y esperanza ". Y de hecho, el hombre respondió inmediatamente en la fe y por lo tanto fue sanado como la recompensa por su fe en el Señor.

Sin embargo, la extraña exégesis de Francisco continúa condenando al hombre incluso después de su curación: "Se levantó y caminó con esa actitud perezosa ... viviendo su vida porque el oxígeno es libre ... La pereza es un pecado que nos paraliza, nos impide caminar". Para Francisco, el curado era una especie de ingrato perezoso. 
Pero esto no tiene sentido. Como observa el padre Haydock, el hombre "salió [fuera] no por malicia, sino por gratitud, y dijo a los judíos que Jesús lo había curado".

Más aún, como Nuestro Señor mismo le dice al hombre cuando lo encuentra más tarde en el Templo:  Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor.  (...). Por su fe, el hombre había sido purificado de sus pecados y concedido el favor divino de una cura milagrosa. Sin embargo, Francisco lo describe como un perezoso que toma su curación por sentado, como el oxígeno libre del aire.

Por otra parte, la larga espera que el hombre tuvo que soportar en la piscina no fue un signo de pereza espiritual, sino más bien (para citar de nuevo al padre Haydock): "La expectativa anhelante de los pacientes sufrientes es una marca de la plegaria perseverante con la que los pobres pecadores deben solicitar la cura de sus enfermedades espirituales. "

Después de cuatro años de este tipo de cosas, no se puede negar que tenemos un Papa cuya presentación de la Sagrada Escritura es manifiestamente poco fiable e incluso contraria a su claro significado. Esto por no considerar su teología moral, expresada en Amoris Laetitia, que contradice toda la enseñanza de la Iglesia sobre los preceptos excepcionales de la ley divina y natural, particularmente el Sexto Mandamiento.

Nunca en su historia la Iglesia ha sido testigo de un Papa que es una verdadera fuente de pronunciamientos dudosos y que casi diariamente plantea cuestiones sobre su propia ortodoxia. Este fenómeno papal sin precedentes ha surgido porque el Papa Bergoglio se niega a respetar cualquiera de las limitaciones tradicionales en el ejercicio de la oficina papal, prefiriendo decir lo que piensa, siempre que lo piense, en cualquier foro o medio que elija.

Si un Papa elige entregarse a una corriente interminable de verborrea incontrolada, ningún carisma de infalibilidad - ni siquiera una seguridad razonable de la ortodoxia! - se puede asociar a la salida indiscriminada (de palabras) resultante. Tal es la naturaleza del Bergoglianismo y la aguda exacerbación de la crisis eclesial que representa.

Comentarios

nazareusrex ha dicho que…
La Ignorancia de la Escritura es ignorancia de Cristo Bergoglio así como en la Tentación el demonio aun citando la Escritura pervertía su significado pero claro si Bergoglio solo lee el Coran que le regalan sus amigos musulmanes. Como dice la Escritura donde habita el Pecado no habita la sabiduría. En Bergoglio no habita la Sabiduría porque es un apostata el demonio ha nublado su inteligencia.