Francisco, el "flautista de Hamelín"

https://www.lifesitenews.com/blogs/they-gave-pope-francis-four-years-to-make-the-church-over-again.-heres-how 

En su discurso de octubre de 2013 a los estudiantes católicos de la Universidad de Villanova, el Cardenal McCarrick terminó su panegírico del Papa Francisco comparándolo con el "Flautista de Hamelin".

"Caminará por el escenario del mundo y la gente lo seguirá. Encontrarán en él como encontraron en el Flautista de Hamelin, un cierto carisma, que les recuerda que esto es lo que es el amor de Dios. Y esto es de lo que se trata Francis ", dijo.

McCarrick seguramente no se dio cuenta de lo inquietante que era la comparación. Según el relato de los niños, cuando las familias de la ciudad se negaron a pagar al gaitero por librarse de una infestación de ratas, tomó su venganza usando su flauta contra sus hijos. Encantándolos con su carisma y deliciosas melodías, el gaitero los condujo a una cueva secreta de montaña y nunca más volvieron a verse.

Si, como dijo McCarrick, Bergoglio es el flautista, tal vez menos habrían seguido su melodía si hubieran sabido a dónde les llevaba.

Pero un periodista argentino que conocía bien a Bergoglio advirtió al mundo el día de su elección qué tipo de canción estaba a punto de tocar el nuevo pontífice. Estas palabras publicadas en Rorate Caeli el 13 de marzo de 2013, el día de la elección del Papa Francisco, son tan acertadas que uno podría sospechar que el periodista había manejado de alguna manera el viaje del tiempo cuatro años por delante de esa fecha para describir con precisión lo que estaba a punto de desplegarse.

El día en que Bergoglio fue elegido, el periodista argentino Marcelo González de Panorama Católico Internacional escribió que estaba "aterrorizado" por el futuro de la Iglesia Católica. Vale la pena citar el post en su totalidad:

De todos los impensables candidatos, Jorge Mario Bergoglio es quizás el peor. No porque profese abiertamente doctrinas contra la fe y la moral, sino porque, a juzgar por su trabajo como arzobispo de Buenos Aires, la fe y la moral parecen haber sido irrelevantes para él.

Enemigo jurado de la misa tradicional, sólo ha permitido imitaciones de ella en manos de enemigos declarados de la antigua liturgia. Ha perseguido a todos los sacerdotes que se esforzaban por llevar una sotana, predicar con firmeza, o simplemente interesados en Summorum Pontificum.

Famoso por su incoherencia (a veces por la ininteligibilidad de sus discursos y homilías), acostumbrado al uso de expresiones groseras, demagógicas y ambiguas, no se puede decir que su magisterio sea heterodoxo, sino más bien inexistente por lo confuso que es es.

Su séquito en la Curia de Buenos Aires, con la excepción de algunos clérigos, no se ha caracterizado por la virtud de sus acciones. Varios están bajo grave sospecha de mala conducta moral.

No ha perdido ninguna ocasión para realizar actos en los que prestó su Catedral a los protestantes, musulmanes, judíos e incluso a grupos partidistas en nombre de un diálogo interreligioso imposible e innecesario. Es famoso por sus encuentros con los protestantes en la arena de Luna Park, donde, junto con el predicador de la Casa Pontificia, Raniero Cantalamessa, fue "bendecido" por los ministros protestantes, en un acto de culto común en el que, en la práctica, aceptó el validez de los "poderes" de los pastores televisivos.

Esta elección es incomprensible: él no es políglota, no tiene experiencia curial, no brilla por su santidad, est flojo en doctrina y liturgia, no ha luchado contra el aborto y sólo muy débilmente contra el "matrimonio" homosexual (aprobado con prácticamente ninguna oposición del episcopado], no tiene modales para honrar el Trono Pontificio.

Nunca ha luchado por nada más que por permanecer en posiciones de poder.

Realmente no puede ser lo que Benedicto quería para la Iglesia. Y él no parece tener ninguna de las condiciones requeridas para continuar su trabajo.

Que Dios ayude a Su Iglesia. Nunca se puede descartar, por más humano que parezca, la posibilidad de una conversión ... y, sin embargo, el futuro nos aterroriza.

Comentarios