jueves, 16 de marzo de 2017

Francisco no nos ayudó contra la abortista Planned Parenthood

Intentamos - y fracasamos - en conseguir que el Vaticano del Papa Francisco fuera contra Planned Parenthood


15 de marzo de 2017 (AP) - Después de los acontecimientos de 2012, seguí con perseverancia en mis intentos de obtener apoyo de la Pontificia Academia para la Vida para las metas que la American Life League o ALL) (Liga Americana por la Vida) estaba llevando en América y en el extranjero. Esto me llevó de regreso a Roma en 2014 con una petición para que el presidente de la Academia, el obispo Carrasco de Paula, nos ayudara a conseguir un documento sobre el asunto de la Planned Parenthood de manos del Papa Francisco.

El informe titulado "El Vaticano puede ayudar a salvar a las almas de Planned Parenthood en 2015" esbozaba la negación de Planned Parenthood de que Dios es el autor de la vida, explicó sus esfuerzos para llegar a los jóvenes con sus viles programas y dio ejemplos del esfuerzo mundial de ésta para marginar al liderazgo católico, incluyendo a muchos obispos.

El obispo de Paula estaba impresionado; Nos animó a publicar el informe a lo largo y ancho del Vaticano, asegurándonos que él haría su parte también para ver que el Santo Padre realmente se familiarizara con él. Lamentablemente, como todo lo que habíamos intentado en los últimos años, nuestros esfuerzos no tuvieron ningún resultado. El Vaticano permaneció en silencio. Era como si esas incandescentes palabras de Paula y de otros no tuvieran sentido. Estaba desconcertada.

La verdad del asunto, como todos sabemos ahora, es que la propia Academia estaba destinada a desaparecer en la reorganización de una burocracia vaticana que parece no tener mucha preocupación por el destino de millones de hijos pretéritos de Dios en todo el mundo.

De hecho, el más reciente nombrado por Francisco para ocupar el cargo de presidente de la Academia Pontificia para la Vida, Mons. Vincenzo Paglia, es alguien controvertido. No sólo se investigó a Paglia por su supuesta participación en una estafa de la propiedad (una acusación que negó), sino que ha promovido el cuestionable programa de educación sexual del Vaticano titulado The Meeting Point y encargó una pintura erótica homosexual para su iglesia.

La naturaleza preocupante de estas acusaciones por sí solas debió haber llevado al Papa Francis hacia una dirección diferente, pero tristemente no lo hizo. Este hecho fundamental es lo más preocupante para mí. Por un lado tenemos la enseñanza clara de la Iglesia Católica en cuanto al respeto a la dignidad de la persona humana. Por otro lado, tenemos la debilitada Academia Pontificia para la Vida, debilitada por un Papa cuya agenda es un misterio para nosotros.

Habíamos esperado que la Pontificia Academia para la Vida continuara expresando la verdad tal como la enseñaron tantos santos y doctores de la Iglesia. Incluso en los primeros días de la Iglesia, cuando los médicos de la Iglesia discutieron sobre si el pre nacido estaba completamente formado o no, hubo acuerdo en que el aborto es un mal grave. San Basilio el Grande dijo: "Una mujer que deliberadamente destruye un feto es responsable de asesinato. Y cualquier distinción en cuanto a su ser completamente formado o no formado no es admisible entre nosotros. "

Los primeros escritos de la Iglesia enseñaban que era la humanidad del niño lo que nos obligaba a defenderlo contra el acto mortal del aborto. Y esta enseñanza se convirtió en la piedra angular del legado de san Juan Pablo II y en el principio fundador de la Academia Pontificia para la Vida. Como escribió el Santo Papa en Evangelium Vitae: "La gravedad moral del aborto adquirido es evidente en toda su verdad si reconocemos que estamos tratando de asesinatos y, en particular, cuando consideramos los elementos específicos involucrados. El que es eliminado es un ser humano al principio de la vida. No hay nadie más inocente.


Sin embargo, hoy la Academia Pontificia para la Vida ha perdido su camino, por no hablar de sus miembros. El Papa Francisco ha creado un vacío que no puede ser paliado a menos que experimente una inversión en su pensamiento.

Las enseñanzas auténticas de la Iglesia Católica siempre han encarnado la claridad de la verdad sin influencias políticas, matices y confusión. No es así hoy.

Es mi ferviente esperanza que nuestro Santo Padre revise este asunto y enderece  la nave antes de que se hunda totalmente en la arena movediza de las componenedas. Seguramente podría dar un paso positivo en esa dirección reconstituyendo la membresía de la Academia y reinstituyendo la "Declaración de los Siervos de la Vida" para los miembros de la Academia, exigiéndoles que se adhieran firmemente a la enseñanza de la Iglesia, particularmente en asuntos pertinentes a la defensa y protección de seres humanos inocentes.

Oramos por el Santo Padre, pidiéndole al Señor que lo guíe. Y esperamos, esperando y confiando en la voluntad divina.

2 comentarios:

Jose E. Lugo Medina dijo...

Mientras se considere a Bergolio como verdadero Papa estaremos nadando en un remolino donde muchas almas se irán al infierno.

Jose E. Lugo Medina dijo...

Mientras se considere a Bergolio como verdadero Papa estaremos nadando en un remolino donde muchas almas se irán al infierno.

Müller y Bergoglio, ¿qué juego se traen entre manos?

Ya es altamente preocupante que, mientras Müller defiende la ortodoxia (los recasados sin anulación no pueden comulgar), Francisco die...