Huid de las doctrinas llamativas y extrañas


Mensajes de María Santísimaa Agustín del Divino Corazón 


Diciembre 6/08 

María Santísima dice:


Hijos Míos: no os dejéis engañar por las doctrinas llamativas y extrañas, no os dejéis confundir; doctrinas que os quieren sacar del aprisco del Divino Corazón de mi Hijo Jesús; doctrinas que os hacen herejes, anatemas; doctrinas que no tienen nada que ver con los fundamentos bíblicos de las Sagradas Escrituras. Estáis viviendo: tiempos fuertes, confusión; por lo tanto desechad todo aquello que no provenga del cielo, desechadlo, hijos amados. Permaneced fieles a la verdadera Iglesia: Iglesia que es Una, Santa, Católica, Apostólica y Romana.


Sed sumamente fieles en el cumplimiento de sus enseñanzas, hijos amados, porque la obediencia es signo de humildad, la obediencia es signo de sumisión a la Voluntad Divina. Dejad que Dios actúe en vuestras vidas, obrando de acuerdo a su divino querer, no os desviéis del camino verdadero del Señor; continuad caminando como peregrinos del Absoluto con vuestras sandalias bien desgastadas, con la túnica semirrota, con vuestras alforjas, con vuestro bastón, que si sois totalmente genuinos en el mensaje de Dios os ganaréis el cielo que se os tiene prometido. 

No abráis vuestros oídos a doctrinas contrarias al Magisterio de la Iglesia, a la Tradición y a las Sagradas Escrituras. Cerrad bien vuestros oídos; el enemigo es sumamente sutil y puede tomar parte en vuestro corazón para aniquilaros, para cobrar el pago por vuestros errores,

por vuestros pecados: condenación eterna.

Hijos míos en este final de los tiempos hay una terrible confusión en que los hombres por querer llenar vacíos, por querer adquirir espíritu de trascendencia van a otras corrientes distintas a las presentadas en el Evangelio. ¡Pobres almas! Son confundidas, son sacadas de los principios de vuestra Iglesia Católica, Iglesia que es Universal, la única Iglesia fundada por mi Hijo Jesús. No os dejéis extraviar de los senderos que os llevan al Reino de Nuestro Padre. Continuad en la obediencia, continuad en la luz, la luz potente de Dios que os alumbra en la profundidad de vuestro corazón y de vuestras conciencias para que no seáis engañados, para que no seáis excluidos, para que no seáis sacados de las verdaderas fuentes.


Os alerto y os lo recuerdo acerca de la proliferación de sectas, sectas que son acomodadas a ciertos principios y pensamientos humanos. La Verdadera Iglesia es la fundada por Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote. Permaneced en la Verdadera Iglesia. Huid, huid de la falsa iglesia.


Os amo y os bendigo, hijos amados de mi Inmaculado Corazón:


Ö Ö Ö. Amén. 

Comentarios