jueves, 23 de marzo de 2017

Los modernistas nunca consiguen vocaciones

Gloria TV



Condena: La Corte Suprema de Justicia de Argentina confirmó una sentencia de 15 años de prisión para el padre Julio César Grassi por abuso de menores. Grassi se hizo famoso por su trabajo para niños, tenía su propio programa de radio y estaba bien conectado con la política. Después de la primera condena de Grassi en 2010, no fue despojado de sus facultades sacerdotales. La Conferencia Episcopal argentina encabezada por el cardenal Bergoglio encargó incluso cuatro libros que defendían fuertemente a Grassi.


Seminario de Munich
Los liberales nunca tienen vocaciones: el seminario de Munich del Cardinal Marx recibió sólo un nuevo seminarista en 2016. Esto no es sorprendente ya que los obispos liberales nunca atraen vocaciones. Lo mismo sucedió con el cardenal Bergoglio en Buenos Aires. Cuando Bergoglio se apoderó de la diócesis había 40-50 vocaciones al año, cuando dejó este número se redujo a 12, a pesar de que las vocaciones fueron al alza en algunas otras diócesis argentinas.

Universidad Católica: Stéphane Mercier, profesor de filosofía de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, fue atacado por los medios de comunicación por haber presentado en su clase un texto que definía el aborto como el homicidio de una persona inocente. La Universidad Católica rápidamente publicó una declaración diciendo que la afirmación de Mercier contradice los valores de la universidad. Cita: "Transmitir posiciones contrarias a estos valores en el contexto de la enseñanza es inaceptable".

Teólogo Radical: El teólogo Alberto Melloni, defensor principal del Papa Francisco en Italia, escribe en la publicación anti-católica La Repubblica que - cita - "Después de cinco siglos la figura del sacerdote está a punto de desaparecer". Él llama al sacerdocio - cita - "una invención formidable del siglo XVI". En realidad, el sacerdocio fue instituido por Cristo.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

No sé cuánto hay de cierto en el caso Grassi, pero yo siempre he estado de su lado, en consideración de quiénes estaban y están detrás de esta causa: el diario ateo Clarín, la abuela terrorista Estela de Carlotto, empresarios inmorales de la talla de Jorge Rodríguez, y unos cuantos más que ya no recuerdo.
Y sigo orando por él. Porque creo en su inocencia.
El juicio divino dirá la verdad, pero a mi parecer el p. Grassi ha purgado ya en este mundo, ya ha sufrido su calvario.

Anónimo dijo...

Un pedòfilo no debe ser sacerdote.

Después de los 4 card. hablan los laicos

Sandro Magister Los cuatro cardenales jamás han estado solos con sus " dubia ". La prueba de esto es lo que sucedió en Rom...