Piden la dimisión del card Paglia y de Sánchez Sorondo

Entre los episodios que últimamente han escandalizado al mundo católico, hay dos que están teniendo una resonancia particular. El primero lo constituyen los excesivos elogios de Marco Pannella por parte de monseñor Vincenzo Paglia, presidente de la Pontificia Academia para la Vida, con motivo de la presentación en la sede del Partido Radical de la autobiografía póstuma del mencionado Marco Panella, en la que expresó «el espíritu de Marco nos ayude a vivir encaminados en la misma dirección».
El segundo episodio es la ponencia presentada en el Vaticano, a invitación de monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, por el doctor Paul Ehrlich, destacado exponente de la cultura de la muertecontemporánea. Lo que tiene en común el biólogo alemán con Marco Pannella es que, al igual que el presidente del Partido Radical, Ehrlich propugna el aborto y es enemigo declarado de la Iglesia Católica. Ahora bien, mientras que las declaraciones de monseñor Paglia fueron extemporáneas y más o menos delirantes, Sánchez Sorondo había hecho una invitación formal a Ehrlich en calidad de canciller de las Pontificias Academias de las Ciencias y de las Ciencias Sociales.

Sánchez Sorondo es, como Paglia, hombre de confianza del papa Francisco, y «el Papa ha recibido millares de solicitudes para que se ponga fin a este escándalo, que por el contrario continúa», según ha afirmado Maria Madise de la asociación Voice of the Family, comunicando que se había enviado al Sumo Pontífice una petición suscrita con más de 10.000 firmas, en la que se les pedía que impidiese que Ehrlich pronunciara la conferencia en el Vaticano.

Como recuerda un comunicado de prensa difundido por la propia Voice of Family junto con LifeSiteNews.com, la Fundación Lepanto y la asociación Famiglia Domani, Ehrlich es uno de los más notorios exponentes del neomalthusianismo y la promoción del aborto. En 1968 publicó el superventas La explosión demográfica, en el cual profetiza un futuro en el que la humanidad alcanzará una superpoblación dramática, ya fin de evitarla, hace un llamamiento a favor del control forzado de la natalidad.
A pesar de que la realidad ha desmentido ostensiblemente sus predicciones, Ehrlich sigue defendiendo el aborto selectivo y la esterilización masiva como medios legítimos para mantener a la población dentro de unos límites. Sus ideas se han impuesto a la fuerza en países como China, la India y Kenia, y lo hacen responsable de millones de muertos y abortos.
En una entrevista concedida en 2011 a Mara Hvistendahl, Ehrlich continúa defendiendo el aborto selectivo, y afirma que que «sería conveniente otorgar al pueblo el derecho a elegir para que haya pocos niños, sólo los que se quieran tener». Explicaba además que la selección del sexo por medio del aborto e incluso el infanticidio sería mejor destino para la mujer que el que le esperaría en un planeta superpoblado.

Y en un artículo publicado en 2015, Ehrlich calificó al catolicismo de «peligroso» por su postura adversa al control de natalidad. En el mismo año criticó abiertamente la encíclica Laudato Si' del papa Francisco por los pasajes en los que se opone a la regulación de nacimientos. En 2014 declaró: «El Papa y muchos obispos constituyen un grave mal y forman parte de las fuerzas regresivas del planeta, que a mi juicio están interesadas en mantener su poder».

John Henry Westin, que anima el portal LifeSiteNews.Com , ha afirmado que, al no intervenir en contra de Ehrlich, «el papa Francisco incumple el deber de defender la fe que encomendó Cristo a la Iglesia», y añade: «En una entrevista, Ehrlich nos confesó que estaba entusiasmado con el rumbo que está imprimiendo Francisco a la Iglesia católica».

La invitación hecha por el Vaticano a Ehrlich supone, por tanto, un escándalo que aumenta considerablemente la confusión ya reinante en la Iglesia. Tal vez monseñor Sánchez Sorondo piense de Ehrlich lo mismo que dijo monseñor Paglia de Pannella: «Es un hombre de gran espiritualidad»; «Su desaparición es una grave pérdida para nuestro país» y «su espíritu continúa soplando». Fue «el inspirador de una vida más hermosa, no sólo para Italia, sino para nuestro mundo, que necesita más que nunca hombres que sepan hablar como él (…) Ojalá el espíritu de Marco nos ayude a vivir encaminados en la misma dirección» (las citas se pueden verificar en Youtube).

Algunas asociaciones y publicaciones católicas han solicitado la dimisión de monseñor Vincenzo Paglia de sus cargos de presidente de la Pontificia Academia para la Vida y de canciller del Pontificio Instituto Juan Pablo II para el estudio del Matrimonio y la Familia. Por razones análogas, pedimos la dimisión de monseñor Marcelo Sánchez Sorondo de sus cargos de canciller de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales.


Roberto de Mattei. 
Publicado en Adelante la Fe.
(Traducido por JEF)

Comentarios