martes, 28 de marzo de 2017

¿Por qué no se quiere canonizar a sor Lucía de Fátima?

De Christopher A. Ferrara
24 de marzo de 2017

El Vaticano ha anunciado que los videntes de Fátima Jacinta y Francisco, ya beatificados por Juan Pablo II, serán canonizados por el Papa Bergoglio, tras la reciente aprobación de un segundo milagro atribuido a su intercesión. La ceremonia tendrá lugar probablemente en mayo, durante la peregrinación de Fco. a Fátima.

Buenas noticias. Pero con retraso. Pero hay algo más que hace mucho tiempo que se atrasa respecto al evento de Fátima: la canonización de Sor Lucía. Ella es claramente la visionaria primaria a quien se le concedió más vida en esta tierra con el propósito de registrar y dar a conocer lo que la Virgen había revelado a los tres videntes, Jacinta y Francisco habiendo muerto dentro de los tres años de las apariciones. De hecho, la Virgen profetizó a Lucía que sus dos primos pronto dejarían esta tierra, pero que ella tendría que permanecer "algún tiempo más". Como Nuestra Señora explicó a Lucía: "Jesús desea hacer uso de ti para hacerme conocer y amar . "

Fue a Lucia quien Nuestra Señora enseñó a leer y escribir para cumplir su misión terrenal, instrucción que obedeció dejando su hogar de la infancia en 1921 para asistir a un internado del convento.

Fue Lucia cuyas cuatro Memorias y voluminosa correspondencia conservaron el acontecimiento de Fátima en todos sus detalles y con todas sus implicaciones, sobre todo el Gran Secreto revelado el 13 de julio de 1917, incluyendo su tercera parte, comúnmente conocida como el Tercer Secreto de Fátima.

Fue Lucia quien, habiendo llegado a ser monja de clausura en España, fue informada por Nuestra Señora en 1929, en Tuy, que "ha llegado el momento" para la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María.

Fue Lucia quien, a lo largo de toda una vida de testimonios, contradecía la afirmación absurda de que Rusia podía ser consagrada sin hacer referencia específica a Rusia (porque los miembros mundanos del aparato vaticano habían considerado inoportuno seguir las instrucciones explícitas de Nuestra Señora, que podían ofenderla con tal descaro antiecuménico).

Fue Lucia quien, en su Cuarta Memoria, registró las líneas iniciales del Tercer Secreto apuntando a una profecía mariana de una gran crisis de fe y disciplina en la Iglesia: "En Portugal se preservará siempre el dogma de la fe". - palabras de la Virgen que el Vaticano ha evitado como una plaga y cuya flagrante omisión de la narrativa "oficial" de Fátima se niega a explicar.

Y fue Lucia quien, ya a finales de los noventa, advirtió al cardenal Caffarra de precisamente la debacle que estamos presenciando después de la farsa "Sínodo sobre la Familia" y la publicación del desastroso Amoris Laetitia: "La batalla final entre El Señor y el reino de Satanás será sobre el Matrimonio y la Familia ".

Todo esto le debemos a la hermana Lucia dos Santos y a ella sola. Y sin embargo, mientras su causa de beatificación se aceleró durante el reinado de Benedicto XVI (que renunció al período normal de espera de cinco años), aún no ha sido beatificada mientras sus dos primos serán luego elevados a los altares.

¿Por qué? ¿Por qué, en particular, el Papa Bergoglio no ha ejercido su suprema autoridad apostólica para acelerar el proceso de canonización de Lucía, habiendo finalmente terminado el proceso de beatificación a nivel diocesano en febrero? No ha mostrado ninguna vacilación al no tener en cuenta el proceso habitual en otros casos. Renunció a la exigencia normal de dos milagros en la canonización de Juan XXIII basado en una pretensión bastante insustancial de una cura milagrosa (de una hemorragia gastrointestinal en 1966 con nada más desde entonces).

Y, como el Washington Post observa irónicamente: "En tres casos, Francisco elevó a la santidad sin ningún milagro confirmado". El método empleado es la canonización "equipollent", que la Radio Vaticana explicó de la siguiente manera, Para canonizar a dos canadienses en ausencia de milagros verificados: "Cuando hay una fuerte devoción entre los fieles hacia los hombres y mujeres santos que no han sido canonizados, el Papa puede elegir autorizar su veneración como santos sin pasar por todo ese proceso . "

La impresión que da es la de retraso en el reconocimiento de la innegable santidad y virtudes heroicas de la vidente de Fátima a quien el Cielo asignó la misión de hacer conocer el Mensaje de Fátima y preservar su contenido para la posteridad. Tal vez este estado de cosas tiene algo que ver con que la hermana Lucía sea portadora de malas noticias para un aparato del Vaticano que ha presidido el colapso de la fe y la disciplina de la que la Iglesia ha sufrido desde el Vaticano II. Es la misma crisis que se predijo en esa parte del Tercer Secreto que el Vaticano ha considerado inadmisible porque constituye una acusación de gran parte del actual liderazgo de la Iglesia, desde arriba hacia abajo.

Jacinta y Francisco, por otra parte, pueden ser canonizados sin referencia al contenido explosivo del Mensaje que la Hermana Lucía grabó fielmente y defendió sin descanso contra un revisionismo de Fátima que reduciría todo el evento a una receta para la oración personal y la penitencia, excluyendo del Mensaje sus inconvenientes profecías admonitorias, incluyendo la relativa a una jerarquía en deserción.

Que el lector decida la razón de esta disparidad aparentemente inexplicable de tratamiento de uno de los tres videntes de Fátima. Para mí, sin embargo, la conclusión parece obvia: Lucía es una mensajera no deseada cuyo mensaje desagradable sería certificado si tuviera lugar su canonización. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero a cual de las dos Lucias se trataría de canonizar, a la primera que murió en 1949, o a la "actriz" que la sustituyó a partir de 1967?

Dios me ama dijo...

Así es como Bergoglio tienen entretenido a los católicos con falsas canonizaciones porque un hereje no tiene ningún poder para levantar a los altares a ningún santo.

Clero se opone a reparación por pecados homosexuales

Es ya una pandemia: cada vez más obispos doblan la rodilla ante la mentalidad ideológica de la homosexualidad. Hace unos días el clero ...