viernes, 3 de marzo de 2017

Conoce a tu ángel custodio


24 de Agosto, 2004 Jesús a Anne, a lay apostle, Ireland 

Los ángeles los rodean, queridos Míos; los auxilian de tantas formas que no podría explicárselos claramente. Sin embargo, les voy a proporcionar alguna idea de estos amigos celestiales para que puedan comprender la fortaleza que está de su lado. 

Cuando asisten a la Misa están orando y adorando junto con miles de ángeles. Su ángel guardián los acompaña, claro está, agradecido en gran medida por la oportunidad que le dan de regocijarse en la compañía celestial de sus compañeros ángeles. Estos seres de luz, extasiados, atienden el santo sacrificio y su mayor gozo es alabarme. En ver- dad les digo que cada iglesia está llena de ángeles. Cuando ustedes entran a una iglesia y la encuentran vacía, es decir, que no hay ninguna otra persona, está, sin embargo, llena de ángeles que les dan la bienvenida a ustedes y a su ángel guardián. Este fiel servidor Mío, su guardián especial, ora por ustedes sin interrupción pidiendo al cielo más y mayores gracias y dones espirituales, una vez que se encuentran seguros en el camino que conduce al cielo e intercediendo constantemente ante los santos con quienes se comunica. Cuando trabajen con su ángel y con los santos verán cómo sus progresos espirituales llegan a ser sublimes porque los dones que se les están asegurando son de la variedad más extensa y, en ocasiones, totalmente inefables. 

Pequeña alma: tus progresos son continuos aunque no lo sientas así, pero tu ángel está observando de cerca, y si algo amenaza tu progreso espiritual, intenta por todos los medios advertirte. Las formas en que lo hace son variadas: quizás escuches frecuentes susurros, lo que muchos identifican con su conciencia, pero en realidad es el ángel que intenta persuadirte que aquello que estás considerando será malo para tu causa. Tu ángel puede anticipar el peligro, así que pídele que te mantenga siempre alerta y te auxilie. Lo que más puede agradar al ángel guardián es que el alma se esfuerce por seguir el camino del bien, entonando alegremente alabanzas al cielo por la bondad del alma que se le ha confiado; pero cuando un alma se desvía del camino de la bondad, el ángel se siente triste y abatido, y aunque aquella alma practique la maldad en sumo grado, el ángel jamás la abandona pidiendo al cielo que envíe gracias para que el alma bajo su cuidado se convierta. Cuando este hermoso ser lleno de amor anticipa que el alma está a punto de perder la eternidad celestial, no cede ante nada buscando la intercesión de muchas almas santas a quienes les pide oraciones y sacrificios. También busca que los santos intercedan y no se detiene ante nada intentando que aquella alma bajo su cuidado cambie de rumbo y se aparte de la condenación. 

Un ángel guardián abandonará toda esperanza sólo ante la puerta del mismo infierno. Hablen con su ángel, pequeñas almas y crean en su presencia. Yo, Jesús, quiero que mientras van de camino por la tierra, tengan todos los consuelos que están disponibles. Aprovéchense, pues, de este constante y buen amigo.


No hay comentarios:

Clero se opone a reparación por pecados homosexuales

Es ya una pandemia: cada vez más obispos doblan la rodilla ante la mentalidad ideológica de la homosexualidad. Hace unos días el clero ...