miércoles, 26 de abril de 2017

1 millón de visitas para una canción a Jesús Resucitado




“Resucito, que me crucifican pues yo resucito, yo morí por ti y todos tus amigos”… Este estribillo ha sonado todos estos días en las principales emisoras musicales y ha sido publicado en los principales diarios de todo el mundo. Europa FM, los 40, La Sexta, Antena 3, El PaísLa Vanguardia...todos los grandes medios se han hecho eco de “Resucito”, la ya conocida versión católica de “Despacito”, el éxito mundial de Luis Fonsi, que han realizado tres jóvenes madrileños y que sin pretenderlo se ha convertido en un fenómeno viral.

Guille, Edu y Luisto tuvieron la idea de versionar la canción del momento para darle un toque cristiano y Pascual de cara a la fiesta de la resurrección y tras subir la grabación a Youtube el pasado 17 de abril ya tiene más 1,2 millones de visitas llegadas de toda España y Latinoamérica. En si misma, esta canción se ha convertido también en un hit mundial que ha llegado a decenas de miles de jóvenes alejados de la Iglesia.

Mensajes de agradecimiento de no creyentes

“Todo iba enfocado a una vigilia de actuaciones que hacemos tras la Vigilia Pascual. Entonces se le ocurrió a mi hermano (Edu) el estribillo durante el descanso y a partir de ahí construimos la letra”, explica este joven madrileño.

Ante el fenómeno mediático que ha rodeado a esta versión, Guille cuenta a ReL que “estamos recibiendo mensajes de gente no creyente e incluso ateos convencidos que nos están felicitando y alucinando con el mensaje que mandamos porque no es nada usual dentro de la sociedad en la que estamos”.

La canción, "una alabanza a Dios

Estos jóvenes insisten en que la canción no tiene otro sentido que ser “una alabanza a Dios” por lo que se muestran muy contentos de que pueda servir para evangelizar o para por lo menos hacer presente el mensaje de la Pascua en ambientes descristianizados.

Guille defiende de esta manera que se pueda ser católico y moderno. “Es lo que debemos ser. Estamos en el mundo y nuestro carisma de Cursillos nos insta a transportar esta alegría del Resucitado al mundo. Es casi obligatorio ser moderno, feliz y católico”, asegura este joven.

En su opinión, un “católico aburrido” no atrae y su objetivo pasa por atraer a muchos a la Iglesia por lo que el vídeo “va al final un poco en esa línea”.


ReL

No hay comentarios: