jueves, 13 de abril de 2017

Bergoglio no admite la guerra islámica



Vídeo: atentados en Egipto el Domingo de Ramos contra los católico asistentes a la Misa

Roberto de Mattei
"Il Tempo"
Corrispondenza Romana
12 de abril de 2017

El derramamiento de sangre en Tanta y Alessandria es un brusco despertador para Francisco en la víspera de su viaje a Egipto. Los ataques en Oriente Medio, como en Europa, no son desastres naturales, evitables a través de encuentros ecuménicos, como el que Francisco tendrá el 28 de abril con el Gran Imam di Azhar, sino episodios que nos recuerdan la existencia en el mundo de profundas divisiones ideológicas y religiosas que sólo pueden curarse volviendo a la verdad. Y la primera verdad a recordar, si no quiere engañarse a sí mismo y al mundo, es que los atacantes en El Cairo, como los de Estocolmo y Londres, no están desquiciados ni son psicológicamente inestables, sino portadores de una visión religiosa que se remonta al siglo VII que desde entonces ha estado combatiendo el cristianismo. A lo largo de los siglos, no sólo Europa, sino el Oriente y el Occidente cristianos, han definido su identidad defendiéndose de los ataques del Islam que nunca ha renunciado a su supremacía universal.

El análisis del Papa Francisco es diferente. En su homilía del Domingo de Ramos, reafirmó su cercanía a los que "sufren de trabajo esclavo, de tragedias familiares, de enfermedades. Sufren de las guerras y del terrorismo, de los intereses que están armados y listos para atacar ". Luego, levantando la vista de sus notas, el Papa añadió:" Oremos por la conversión de los corazones "de los que producen y trafican con armas". El Papa Bergoglio reafirmó lo que ha declarado a menudo: no es el Islam en sí mismo, ni sus desviaciones que son una amenaza para la paz en el mundo, sino los "intereses económicos" de los traficantes de armas.

En una entrevista con el periodista Henrique Cymerman, publicada en el diario "La Vanguardia", el 12 de junio de 2014, Francisco había declarado: "Estamos descartando una generación para mantener un sistema económico que ya no funciona, un sistema que para sobrevivir debe hacer la guerra, como lo han hecho grandes imperios. Pero como no se puede tener una Tercera Guerra Mundial, tienes guerras regionales. ¿Y eso qué quiere decir? Que las armas se hacen y se venden, y de esta manera las economías idólatras, las grandes economías mundiales que sacrifican al hombre a los pies del ídolo del dinero, obviamente mantienen sus balances con saldo positivo ".

El Papa no parece creer que uno pueda elegir vivir y morir siguiendo un sueño político o religioso. Lo que mueve la historia son los intereses económicos, que en algún momento fueron los de la clase media contra la clase obrera; Hoy son intereses de las multinacionales y de los países capitalistas contra los "pobres de la tierra". El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y el Presidente de la Federación de Rusia, Putin, se oponen a esta visión de los acontecimientos, que proviene directamente de la economía marxista,

Trump y Putin han redescubierto los intereses nacionales de sus respectivas naciones y en el frente internacional de Oriente Medio están luchando un juego duro a nivel diplomático y de los medios de comunicación y no excluyen movimientos a nivel militar. El Islam, a su vez, está despertando el espectro de una guerra religiosa en el mundo.

En esta víspera de Pascua, ¿qué palabras esperan los fieles del Jefe de la Iglesia Católica? Esperamos escuchar que las verdaderas causas de la guerra no son de un orden económico ni político, sino principalmente de un orden religioso y moral. Tienen sus orígenes más profundos en los corazones de los hombres y sus raíces últimas en el pecado. Fue para rescatar al mundo del pecado que Jesucristo sufrió Su Pasión, que hoy es también la Pasión de una Iglesia perseguida en todo el mundo.

En la oración por la paz que compuso el 8 de septiembre de 1914, después de la primera guerra mundial, Benedicto XV exhortó a imploraciones públicas y privadas a "Dios, juez y gobernador de todas las cosas, para que, atento a su misericordia, aleje este azote de ira que es justicia por los pecados del pueblo. Imploremos que la Virgen Madre de Dios, cuyo nacimiento propicio celebramos hoy mismo, nos ayude y nos favorezca, para que brille como la aurora de la paz en la raza humana atribulada. Para traer al mundo Aquel en quien el Padre Eterno quiso reconciliar todas las cosas ", haciendo la paz a través de la sangre de su cruz, tanto en lo que hay en la tierra como en lo que está en los cielos" (1 Col. 1,20).

¿Es un sueño imaginar que un Papa podría dirigir palabras de este tipo a la humanidad en la tempestuosa situación internacional que estamos viviendo hoy?

No hay comentarios:

Parroquia en un club homosexual

Parroquia de Nueva York organiza celebración en famoso club homosexual Therapy  Por Anita Carey • ChurchMilitant.com • 27 de abr...