domingo, 16 de abril de 2017

Confesaos: tenéis infinidad de pecados veniales


ACOSTUMBRAOS A CONFESAR MÁS A MENUDO PARA QUE ESTE SACRAMENTO OS FORTALEZCA CONTRA LAS TENTACIONES Y OS AUMENTE LA GRACIA SANTIFICANTE


Hijos Míos, quisiera recomendaros que tengáis la santa costumbre de confesaros más asiduamente. Yo, Jesús, os hablo.
 
No debéis prolongar tanto una confesión de otra, porque aunque creáis que estáis limpios, no lo estáis. Por tanto, acostumbraos a confesar más a menudo para que este inmenso sacramento os fortalezca contra las tentaciones y asechanzas del demonio, y para que os aumente la gracia santificante. Yo, Jesús, os hablo.
 
Decís: No tengo pecados, y no es verdad. Desde que os levantáis hasta que os acostáis si bien aunque no tengáis pecados mortales, tenéis infinidad de pecados veniales, y debéis acostumbraros a confesarlos también, para así ir adquiriendo santas costumbres en orden a la santificación de vuestras almas. Quien se confiesa asiduamente lo nota en su carácter y virtudes. Se da cuenta que va superando batallas que Mi enemigo mortal le presenta, se apega cada vez menos a este mundo y vive con la esperanza puesta en la Vida Eterna. Yo, Jesús, os hablo.
 
Si esto va para los seglares, no digamos ya para los sacerdotes cuya confesión debería ser semanal, pues ellos celebran el Santo Sacrificio y deben hacerlo en condiciones óptimas para consagrar. Así que hijos Míos, haced caso de este consejo que os doy y que es importante que cumpláis, porque nada deseo más que lleguéis a la Vida Eterna impecables para que vuestro Purgatorio sea llevadero y breve. Yo, Jesús, os hablo.
 
Hay católicos que detestan el Sacramento de la Penitencia y hasta creen que es una invención de los curas. Pero hijos ¿cómo podéis pensar así ante un sacramento tan sublime como el que instituí, para daros la paz del alma y haceros fuertes ante la tentación y las pruebas de la vida?
 
Todos los sacramentos son santos y muy beneficiosos, no debéis quitar uno y escoger otro, todos son necesarios. Pero cuando vengáis a recibirme en la Comunión hacedlo con el alma limpia de rencillas, de dudas, de habladurías ajenas, no quiero que Me recibáis manchados, aunque si bien es verdad que esas cosas no suelen llegar al pecado mortal, algunas pudieran serlo si las habladurías, las rencillas, las dudas sobrepasan un límite moderado. Yo, Jesús, os hablo.

Del blog "A Dios lo que es de Dios"

No hay comentarios:

Parroquia en un club homosexual

Parroquia de Nueva York organiza celebración en famoso club homosexual Therapy  Por Anita Carey • ChurchMilitant.com • 27 de abr...