sábado, 1 de abril de 2017

Via Crucis 2017, en manos de una pro adulterio que quiere cambiar el Evangelio



Maike Hickson 1 de abril de 2017 http://www.onepeterfive.com/pro-life-speaker-receives-standing-ovation-for-vatican-critique/

Ayer, 31 de marzo, se supo que el Papa Francisco eligió a Anne-Marie Pelletier, profesora francesa de hermenéutica y exégesis bíblica, para escribir las meditaciones para las Estaciones de la Cruz en el Coliseo el Viernes Santo que serán leídas por el Papa mismo. La autora de las Meditaciones Via Crucis de este año fue la primera mujer en recibir, en 2014, el Premio Ratzinger, creado en 2010 por el Papa Benedicto XVI y con la ayuda de su propia donación monetaria. Pelletier no es la primera mujer, sin embargo, a la queun papa le ha pedido que escribiera las Meditaciones del Vía Crucis; Ella es la cuarta mujer a la que se le ha pedido que lo hiciera, después de que el Papa Juan Pablo II y el Papa Benedicto XVI hubieran nombrado ya otras tres mujeres para esa tarea.


Sin embargo, lo que es aún más significativo es que Pelletier es una ardiente defensora progresista de los divorciados "casados de nuevo", y por lo tanto del hábito (o actos) de adulterio. Había participado en el altamente controvertido Día de Estudios de Mayo de 2015 en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma organizada por las Conferencias Episcopales Alemana, Francesa y Suiza. Esta conferencia - cuyas charlas han sido publicadas posteriormente - preparó el camino para el Sínodo sobre la Familia 2015 y presentó, entre otros temas, ideas liberalizadoras con respecto a los divorciados "casados de nuevo" y la homosexualidad.

El título de la charla de Pelletier en aquella reunión fue "Acerca de la Recepción de Mateo 19: 3-12"; Este pasaje de la Escritura trata de las palabras de Jesucristo acerca del hecho de que Moisés había permitido originalmente el divorcio debido a la "dureza de los corazones" de su pueblo. Como argumenta Pelletier, también hoy, las costumbres de nuestros tiempos han cambiado de una manera análoga. Ahora hay, supuestamente en camino un "ideal de lealtad temporal". Es en este contexto que Pelletier afirma que hay quienes advierten contra la violencia que se haría a esas personas en las situaciones en que viven, si estos cónyuges fueran puestos en una categoría fija y concluyente de "adúlteros"; Y si también hay una conversación depreciativa acerca de aquellas personas que aún insisten en practicar y retener su pecado; y que, por lo tanto, están expuestos a un orden canónico que les impide vivir el arraigo sacramental de su identidad [sic]. 

Pelletier duda de que cada separación conyugal sea un pecado. Ella propone escuchar el "sentido de los fieles" (como también lo recomendaron los obispos alemanes) y afirma que esas parejas "casadas nuevamente" están desafortunadamente en un " Impasse "y no encuentran perdón. La profesora francesa procede a hacer aún más claras sus ideas especiales:
¿No debería la Iglesia simplemente asumir el riesgo de aceptar que los cónyuges que han entrado en conflicto con la ley canónica reclaman su derecho a pedir perdón aunque no reclamen el derecho al perdón? De esta manera, la Iglesia actuaría de acuerdo con la justicia que Cristo enseña, más allá de la tentación en la que sus interlocutores [los fariseos] intentaron guiarlo. 


 Pelletier efectivamente argumenta aquí que, si la Iglesia aceptara y perdonara el "recasamiento" después de un divorcio civil, ¡actuaría de acuerdo con la propia justicia de Cristo! Por otra parte, Pelletier también propone una "actualización" de los pasajes del Nuevo Testamento, ya que la vida de algunas personas ha cambiado tan fundamentalmente. Afirma que el lenguaje de los textos bíblicos tiene "que traducirse una y otra vez en el presente", y agrega: "Se refieren a condiciones de vida que simplemente ya no son válidas debido a los cambios sociales y culturales".(Como si la naturaleza humana no era fuera entonces igual a como actualmente es!)

Pelletier también presenta la afirmación contradictoria:
Exactamente porque el votum de Jesús - a favor del matrimonio y contra el divorcio - es tan claro, también está abierto. [...] Esta apertura no es el relativismo, sino la capacidad de afrontar el futuro ".
La profesora francésa también afirma que "la enseñanza, la moral y la ley de la Iglesia tienen que estar constantemente en vías de reforma, ya que es responsable de descubrir de nuevo, y bajo las condiciones cambiantes, lo que el matrimonio - en el sentido de Jesús - significa hic et nunc. (aquí y ahora)"

Como si este tipo de discurso no fuera aún suficiente, Pelletier también propone la problemática línea de argumentación que, puesto que Dios puede disolver un matrimonio, la Iglesia tiene ahora el permiso para hacer lo mismo: Cita:
"Pero según el Nuevo Testamento, Dios mismo puede disolver un matrimonio - si el vínculo de los fieles con Él que ha sido concluido en el bautismo no puede ser salvado de ninguna otra manera [sic]. En consecuencia, la Iglesia tiene que hacer uso de su poder para atar y aflojar, y hacerlo en más casos que en el pasado - por el bien de la Fe."


Pelletier continúa su argumentación al afirmar que la enseñanza moral católica anterior que "interpretó el 6º Mandamiento de manera expansiva y de tal manera que cualquier relación sexual fuera de un matrimonio válidamente contratado es juzgada como licenciosa" es un Interpretación rígida ". Según ella, algunos de estos cónyuges divorciados que entran en una nueva" relación "no son culpables porque supuestamente no recibieron la gracia de abstenerse de la sexualidad después del divorcio. (Nos preguntamos si se lo pidieron a Dios) Exculpando así a tales pecadores, ella explica: "Quien no tiene la gracia, no puede llamarse inmediatamente un pecador obstinado en referencia a la indisolubilidad del matrimonio".

¿Y esta Profesor aaintelectualmente promiscua ha recibido ahora el honor de escribir las Meditaciones del Vía Crucis? ¿Esto también es misericordia?

No hay comentarios:

Después de los 4 card. hablan los laicos

Sandro Magister Los cuatro cardenales jamás han estado solos con sus " dubia ". La prueba de esto es lo que sucedió en Rom...