Francisco insulta a Jesucristo 4 veces en una homilía


El ¨papa” Francisco insulta a Jesucristo cuatro veces en una de sus homilías

Lo inaudito ha sucedido en el Vaticano, por parte del “Papa”. Éste ha insultado a Jesucristo asimilándolo con el mismo demonio, dos veces en el párrafo 6ª y dos más en el párrafo 8º, según se puede ver en la homilía publicada en la página oficial de la Santa Sede, vatican.va, titulada: “En la señal de la cruz“ del 4 de abril de 2017,  bajo el encabezamiento: “MISAS MATUTINAS EN LA CAPILLA DE LA DOMUS SANCTAE MARTHAE”. Esta es la versión italiana original:

http://www.osservatoreromano.va/es/news/en-la-senal-de-la-cruz, mientras que el resumen de Radio Vaticana en inglés ha omitido estas afirmaciones injuriosas.

Los párrafos que ya han desatado una enorme polémica, han propiciado su tratamiento en la primera página del periódico secular italiano Libero, calificando las afirmaciones de Francisco como blasfemias. Estos son los párrafos escandalosos de dicho sermón:

“Este es el misterio de la cruz y lo dice Pablo: (Jesús) “se ha hecho pecado” y ha tomado la apariencia del padre del pecado, de la serpiente astuta». (…) «como memoria de aquel (Jesús) que se ha hecho pecado, que se ha hecho diablo, serpiente, por nosotros; se ha abajado hasta aniquilarse totalmente».

Habrá pues que tomar medidas después del agravio del jefe de la Iglesia al Dios al que ha prometido servir, y acatar con humildad un cargo que sobrepasa sus fuerzas naturales, pero no para injuriar a su superior divino sino para ayudarle en la tarea de acercarle almas para librarlas de la condenación eterna. Sin embargo, Bergoglio, como se sabe ya, es fruto de un pacto entre cardenales, según el dato publicado en el libro de Austen Ivereigh: “El gran reformador”) y en la biografía autorizada del Card. Danneels, propulsor con Martini del llamado Grupo san Gallen y que catapultó a Bergoglio al papado, ilícitamente puesto que dichos acuerdos precónclave se castigan con la excomunión inmediata para todos aquellos que participan en él, incluido Bergoglio, según las disposiciones de Juan Pablo II en Universi Dominici Gregis.

Que Francisco ha sido puesto para provocar la destrucción de la Iglesia, ahora es más evidente que nunca. Después de haber felicitado a los obispos de Malta (y anteriormente a los de Buenos Aires) por dar la Comunión a divorciados recasados y por tanto en adulterio, promoviendo la profanación sacrílega de la Eucaristía, ahora se dedica a insultar al mismo Dios, porque su capacidad de disimulo supera ya sus fuerzas de aguante.

No sé si esta carta puede ayudar a que los católicos tomemos conciencia de que Bergoglio es un verdadero usurpador, que actúa bajo las órdenes de la masonería eclesiástica bajo el nombre de “modernismo” y que ya ha provocado un cisma en la sombra, pues muchos son los sacerdotes y jerarcas que disienten con él. Ahora falta que éstos se libren de su cobardía y abran la boca para defender al Dios que se hizo Hombre para darnos el camino hacia el Cielo, fundando la Iglesia católica sobre Pedro, el primer papa, y cuyo sustituto ahora pretende dirigirnos hacia el Infierno de Satanás con doctrinas manipuladas astutamente para robar a Dios las almas que le fueron confiadas.


María Ferraz

Comentarios