miércoles, 26 de abril de 2017

Fco. prevarica en la elección de la Orden de Malta

Los Caballeros de Malta tienen un gran elector más: el Papa

Malta
Sandro Magister.  *
Para algunos, la interdicción arrojada por el Papa sobre el ex Gran Maestre de la Orden de Mala, Frey Matthew Festing, pareció demasiado. Para otros, pareció demasiado poco.
El hecho es que para las 19 horas del jueves 27 de abril, en vísperas de su viaje a Egipto, Francisco convocó en la Casa Santa Marta una nutrida representación de miembros de la Orden, reunidos en Roma para nombrar a su nuevo superior general. Dicho con precisión, son los siguientes quince:
- Frey Ludwig Hoffmann von Rumerstein, Gran Comendador y Lugarteniente ad interim;
- Albrecht Freiherr von Boeselager, Gran Canciller;
- Dominique de La Rochefoucauld-Montbel, Gran Hospitalario;
- János Esterházy de Galántha, Recibidor del Común Tesoro;
- Erich Prinz von Lobkowicz, Presidente de la Asociación de los Caballeros Alemanes;
- Marwan Sehnaoui, Presidente de la Asociación de los Caballeros Libaneses;
- Jaime Churruca y Azlor de Aragón, Presidente de la Asociación de los Caballeros Españoles;
- Thierry de Beaumont-Beynac, Presidente de la Asociación de los Caballeros Franceses;
- Fray Giacomo Dalla Torre Del Tempio di Sanguinetto, Gran Prior de Roma;
- Fray Luigi Naselli di Gela, Gran Prior de Nápoles y Sicilia;
- Clemente Riva di Sanseverino, Delegado Gran Prioral para la Emilia Oriental y Romana;
- Frey Ian Scott, Gran Prior de Inglaterra;
- Frey Emmanuel Rousseau, miembro del Soberano Consejo;
- Jack E. Pohrer, de la Asociación Americana;
- Monseñor Fray Giovanni Scarabelli, Capellán Conventual Profeso.
Justamente, quien convocó a los quince al Vaticano fue el secretario sustituto de los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, quien desde el 4 de febrero es el delegado especial del Papa en la Orden, dotado de plenos poderes. Pero además de él, se anunció que también Francisco se reunirá con ellos.
El motivo aducido para justificar el encuentro es el ya señalado en la carta enviada el 15 de abril pasado por Becciu a los miembros de la Orden, para que "el evento", es decir, la elección del nuevo superior general, "tenga lugar en una atmósfera de paz y de recuperada armonía".
Es el mismo motivo con el cual Becciu, en nombre del Papa, justificó la obligación impuesta a Festing de no participar en el próximo cónclave de la Orden, que se abrirá el 29 de abril, y de no estar presente en Roma en los días que se celebra el evento. 
Esta prohibición aplicada al ex Gran Maestre – ya forzado a renunciar el 24 de enero por el Papa en persona –había suscitado entre los Caballeros de Malta una consternación comprensible. A algunos les pareció una prevaricación inaudita. A otros, también entre los opositores de Festing, les pareció que fue un gesto excesivo que necesitaba, justamente, de una posterior acción correctiva y pacificadora por parte de las autoridades vaticanas.
Se dice que justamente a esto quiere apuntar el encuentro del 27 de abril con el Papa. Excepto que, de nuevo, esta convocatoria ha reavivado las disputas entre los Caballeros, en vez de aplacarlas. No pocos lo juzgan un paso a destiempo y desmesurado, una presión indebida – ejercida directamente por el Papa – dirigida a condicionar la inminente elección del sucesor de Festing.
Elección que probablemente no llegará a nombrar un nuevo Gran Maestre, sino solamente un Lugarteniente ad interim, que podría ser quien ya ahora ejerce provisoriamente ese rol, el octogenario Gran Comendador Frey Ludwig Hoffmann von Rumerstein, o bien el actual Gran Prior de Roma, Fray Giacomo Dalla Torre Del Tempio di Sanguinetto.
El Lugarteniente permanecerá en el cargo durante un año, durante el cual se deberá proceder a una reforma de los estatutos.
Según las actuales Constituciones de la Orden, en efecto, puede ser elegido Gran Maestre sólo quienes son miembros profesos, con los tres votos de pobreza, castidad y obediencia, requisito que hoy cumplen apenas 55 miembros de la Orden sobre un total de 13 mil.
Además, el Gran Maestre debe tener cuatro linajes de nobleza, lo que reduciría el grupo de los candidatos elegibles a sólo 12 Caballeros, entre los cuales hay uno de 97 años de edad.
La reforma de los estatutos deberá justamente hacer caer estas limitaciones y otras.
Pero, como se sabe, el conflicto interno en la Orden de Malta tiene causas mucho más profundas y graves. No menos importante ha sido la irresuelta cuestión de esos misteriosos 30 millones de euros de los que ha dado cuenta Settimo Cielo.
*
Los anteriores posts de este año sobre la saga de los Caballeros de Malta:

No hay comentarios:

¿Un marxista en la sede de Pedro?

FRANCISCO, EL PAPA COMUNISTA POR  ADRIANA VIGILANZA  11 NOV 2016 Los venezolanos debemos agradecer a la Provid...