Fichaje de Fco: Dios quiere curas homosexuales



Church Militant,  February 17, 2017

Una pregunta sencilla debe ser hecha y contestada: P. James Martin, ¿eres homosexual? ¿Sí o no?

Martin, editor de 56 años de edad para la revista de extrema izquierda jesuíta "America", está casi en la cima de la lista de los socavadores de la enseñanza de la Iglesia sobre la homosexualidad. Él acepta premios de los llamados grupos católicos que se oponen a la Iglesia en esta enseñanza, así como de muchos otros.

Ha estado en una cruzada personal de décadas de duración para lograr que los católicos acepten la homosexualidad como algo normal y sólo como otra forma de ser humano . Y tiene muchos aliados en su cruzada. Thomas Rosica me viene a la mente instantáneamente - en sus esfuerzos flagrantes para distorsionar (y con eso queremos decir mentir) acerca de lo que se estaba discutiendo en los dos últimos sínodos de Roma.

Las mentiras y distorsiones del Padre Martin y el avance de la propaganda homosexual se remontan a décadas. Por ejemplo, en 2000 escribió un artículo en America Magazine en el que argumenta a favor de los sacerdotes homosexuales, un ensayo lleno de fallos lógicos, enormes suposiciones, desechando la enseñanza de la Iglesia y con pecados de omisión.

Quiere que el lector entienda y abrace la "razonabilidad" de que se ordenen hombres homosexuales, y antes de que lo haga, lo atribuye a la voluntad de Dios.

Martin es un mentiroso, y necesita ser llamado así - y también muchos otros en la jerarquía que permiten que esta basura continúe. Hay tantos errores en su artículo que se necesita un libro para abordarlos, tal vez dos. Pero nos dirigiremos a un par de ellos.

Acerca de lo único que dice que es cierto es que entre un cuarto y medio de la mitad de todos los sacerdotes son homosexuales. Él pinta su retrato más dramático como víctimas cuyo sufrimiento interno los hace por lo menos tan buenos como sacerdotes heterosexuales, si no realmente mejores. Afirma que los hombres homosexuales luchan con su sexualidad porque la Iglesia los persiguió, pero esta lucha los condiciona a vidas de santidad y espiritualidad superiores, que es lo que queremos que sean nuestros sacerdotes, después de todo.

Incluso entra en el mundo de los estereotipos y dice que los hombres homosexuales son más "creativos" que los heterosexuales y pueden contribuir enormemente a la Iglesia en las áreas de liturgia, predicación, arte, danza litúrgica, música.



Dicho con toda franqueza: Qué montón de mentiras.

Recordarán que en el sínodo de 2014 en Roma, tuve que hacer una pregunta en una rueda de prensa diaria sobre la famosa afirmación de que los homosexuales tienen ciertos "dones y cualidades" que pueden ayudar a la Iglesia. Pregunté específicamente: ¿Cuáles serían esos ciertos regalos que los heterosexuales no tienen?

Le pregunté a Abp. Bruno Forte - y se rió de la pregunta porque sabía que había sido golpeado. Pues este tema entre los clérigos homosexuales y sus aliados, por el que los sacerdotes homosex. son mejores que los hombres heterosexuales ha estado presente por un largo tiempo.


El ahora retirado el obispo Tod Brown de Orange, California, incluso salió y lo dijo. En secreto creen que es cierto. Culpan a la Iglesia de sus problemas psicológicos, como es evidente cada vez que un escándalo estalla entre ellos. Piensa en el Arzobispo Rembert Weakland de Milwaukee, también en el P. Krzysztof Charamsa, quien reveló que vivía con su amante gay mientras trabajaba en el Vaticano.

Demasiados hombres han usado el sacerdocio para tratar de resolver sus propias enfermedades emocionales y psicológicas. Y ahora se han vuelto tan numerosos -porque se protegen y se promocionan unos a otros-, que están a la puerta exigiendo el cambio, un enorme lobby gay.

Hay muy poca diferencia psicológica entre todos estos clérigos homosexuales profundamente perturbados y los gays en un desfile de orgullo gay. De hecho, son más peligrosos debido a la autoridad que tienen. La intensa asimilación tan presente en la comunidad gay - uno de los pecados de omisión que Martin no aborda al canonizar el sacerdocio homosexual - es un sello distintivo de toda la subcultura, tanto en la Iglesia como fuera de Ella.

Él trata la enseñanza de la Iglesia sobre la homosexualidad como si estuviera equivocada. Punto. Él afirma que los hombres que son sacerdotes homosexuales fueron creados así y llamados por Dios para desarrollar su sacerdocio, hombres que realmente pueden experimentar el sufrimiento de las ovejas, con la implicación, por supuesto, de que los hombres heterosexuales no pueden sentirlo, o por lo menos no tan eficazmente.

Las reivindicaciones indignantes, distorsiones y mentiras son tan graves que te hacen enfermar. Incluso afirma que Dios hizo a algunas personas gay a propósito para que hubiera empatía en el sacerdocio. Y lo resume diciendo que la "Iglesia" debe aprender a discernir la inspiración del Espíritu Santo, es decir, cualquier persona que crea lo que la Iglesia realmente enseña necesita dejar de creerlo y pensar con una "mente gay" hasta que dejen de creer en su doctrina.


Curiosamente, el P. Martin y otros como el P. Rosica nunca han salido (del armario) ni han dicho públicamente que son homosexuales, que se identifican como hombres gays, que piensan como hombres gays y que quieren hacer que la Iglesia sea gay abandonando su enseñanza en esta área. En cambio, se esconden detrás de sus collares de clérigos y usan la influencia de sus posiciones para subvertir la enseñanza de la Iglesia en cuanto les es posible. Son hombres peligrosos escondidos bajo los cuellos clericales.

Así que la pregunta tiene que ser hecha, y ellos necesitan responder, porque es una cuestión de divulgación completa: James Martin, ¿te identificas como homosexual? ¿Sí o no?

¿Es el artículo (que has escrito, realmente sobre ti?

Si él u otros como el P. Rosica son gays, entonces la Iglesia tiene derecho a saberlo porque significa que tienen un perro en la pelea. Necesitan salir públicamente y contestar a esta pregunta. Ningún sacerdote debe poder esconderse detrás de su cuello clerical y atacar a la enseñanza de la Iglesia, mientras que tampoco admita su motivo para hacerlo.

En tu propia pysche, un área en la que pasas mucho tiempo hablando en tu artículo, ¿te identificas como un hombre homosexual que siente que es más compasivo, más capaz de identificarse con los que sufren, que es más creativo?

Es una pregunta sencilla, padre. ¿Cuál es tu respuesta?

Es hora de drenar el pantano clerical de este mal.

Comentarios