Gänswein, un portavoz algo sospechoso

El "Papa Emérito" en Amoris Laetitia: un silencio elocuente.

De Christopher A. Ferrara 13 de abril de 2017

Desde la misteriosa abdicación de Benedicto XVI del trono papal -por lo cual los fieles han recibido explicaciones cambiantes e insatisfactorias- hemos escuchado una y otra vez al secretario personal de Benedicto, el arzobispo Georg Gänswein, lo sereno y pacífico que Benedicto XVI está por su inaudita decisión. Tan sereno y pacífico, según Gänswein, que no podía importarle menos el tumulto bergogliano que ha dividido a la Iglesia, como nunca antes la había dividido, sobre una cuestión de la ley moral tan básica como el Sexto Mandamiento.

Como reporta el temible Edward Pentin, en una entrevista con La Repubblica, el enésimo intento de asegurarnos que nada estaba mal con la abdicación de Benedicto, Gänswein revela que Benedicto "recibió una copia de Amoris Laetitia [AL] personalmente de Francisco, y autografiado "y que" lo leyó a fondo, pero no hace ningún comentario sobre el contenido ".

¿Sin comentarios? Esa respuesta no podía ser más reveladora. Si el único Papa Emérito de la historia de la Iglesia -una novedad que Benedicto mismo inventó- no defiende la ortodoxia de AL, su falta de voluntad en hacerlo no puede ser visto más que como un reconocimiento implícito de que su contenido, sobre todo el desastroso cap. 8, es indefendible. Si no, ¿por qué el "Papa Emérito" no declararía que la enseñanza de su propio sucesor es doctrinalmente sólida? Respuesta: no lo declarará porque sabe que no puede hacerlo honestamente.

En cambio, al igual que Benedicto se retiró de la Cátedra de Pedro, también se retiró del caos que siguió a raíz de su abdicación. Como lo cuenta Pentin, Gänswein "dijo que el ex Papa es muy consciente de los contrastes entre él y el Papa Francisco, pero no deja que lo provoquen y no tiene la intención de entrar en controversias que le distancien de él".

¿Lejos de él? Pero Benedicto XVI vive en lo que él mismo llamó "el recinto de San Pedro" en su última audiencia general el 27 de febrero de 2013, un día antes de que su renuncia al "ministerio del obispo de Roma" se hiciera efectiva. Por lo tanto, según Gänswein al menos, Benedicto no sólo ha renunciado al papado, sino que también ha renunciado a cualquier preocupación sobre el estado de la Iglesia bajo Francis! En cambio, Gänswein se complace en informar (según resume Pentin) que "el Papa Emérito sigue viendo las noticias televisadas a las 8 de la noche, recibe L'Osservatore Romano y Avvenire, el periódico de los obispos italianos, así como los comunicados del Vaticano".

Por lo tanto, si creemos en Gänswein, Benedicto está más interesado en las noticias vespertinas que en el caos eclesial que ha provocado el Papa Bergoglio, que está "muy lejos" de él, aunque vive en el Vaticano como vecino de Bergoglio, a quien Bergoglio saca para la exhibición pública en ciertas ocasiones.

En cuanto a ese caos, Gänswein sólo dirá que "Ciertamente él [Benedicto] está tomando nota de la discusión y las diferentes formas en que se ha implementado". ¿Formas diferentes? Ahora tenemos una situación en la que la recepción de la Sagrada Comunión por parte de personas que se involucran en relaciones sexuales adúlteras llamadas "segundos matrimonios" sigue siendo considerada un pecado mortal en algunas diócesis, y en otras se caracteriza como "misericordia" , gracias a AL . Pero como Gänswein lo entiende, este desastre está "muy lejos" del Papa Emérito, quien sin embargo sigue atento a "las noticias de la tarde a las 8 pm".

No voy a "comprar" lo que dice Gänswein. Algo muy sospechoso está pasando con estas repetidas declaraciones de lo que Benedicto piensa y siente mientras que Benedicto nunca habla directamente al público. Detecto el mismo olor a pescado que rodea todo el acontecimiento de la abdicación de Benedicto. O más bien, el olor del azufre.

Creo que no se nos ha contado la mitad de la historia de por qué tenemos un Papa Emérito que abruptamente abandonó su cargo sólo para ser sucedido por un Papa para quien el término "Vicario de Cristo" parece -digámoslo honestamente- espectacularmente inapropiado . Sospecho que la historia completa se encuentra en la explicación de la Virgen sobre la visión apocalíptica del "Obispo vestido de blanco", una explicación que seguramente existe y que seguramente ha sido suprimida por aquellos cuya mala conducta, el Tercer Secreto probablemente enjuicia.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Benedicto XVI hablará, pero no cuando nosotros queramos, sino cuando llegue el momento; y de momento tampoco hablará por la sencilla razón de que si habla, le van a matar. Y recordar también que Benedicto XVI solo renunció al ministerio de obispos de Roma, pero no renunció a ser Papa. Olvidar esto, es ignorar las profundas razones de todo lo que estamos viviendo. Ms. Ganswein es muy inteligente; lo que esta haciendo con esas declaraciones es echar balones hacia fuera.
Anónimo ha dicho que…
Esto no cierra. Hace un año Ganswein dijo que había DOS PAPAS.
¿Y ahora ésto?
Él sabe muy bien que Benedicto nunca dejó de ser Papa.
Anónimo ha dicho que…
Nuestra Señora del Buen Suceso se apareció a sor Mariana de Jesús Torres, en Quito, Ecuador, entre el 2 de febrero de 1594 y el 8 de diciembre de 1634. Le revela muchos mensajes para el siglo XX y principios del XXI. Habla de una infiltración de la masonería, del ataque al matrimonio, describe nuestra sociedad corrompida, pervertida y alejada de Dios, da detalles como que sería muchos los niños que ni serían bautizados en nuestros días, con un acierto sorprendente.

"La Iglesia sufrirá en esta ocasión -la noche oscura de la falta de un Prelado y Padre que vele por ellos con amor paternal, dulzura, fortaleza, discernimiento y prudencia. Pero llegará la hora cuando, de una manera sorprendente, arrojaré de su trono al orgulloso y maldito Satanás, aplastaré su cabeza bajo mis pies y será encadenado en las profundidades del infierno”.

“La Francmasonería, la que estará entonces en poder, promulgará leyes inicuas con miras de deshacerse de este Sacramento (Matrimonio), haciendo fácil para todos vivir en pecado y fomentar la procreación de niños ilegítimos nacidos sin la bendición de la Iglesia. El espíritu católico decaerá rápidamente; la preciosa luz de la Fe gradualmente será extinguida hasta que haya casi una total y general corrupción de costumbres”.

“Este aparente triunfo de Satán traerá enormes sufrimientos a los buenos Pastores de la Iglesia, los muchos buenos sacerdotes y el Supremo Pastor y VICARIO DE CRISTO EN LA TIERRA, QUIEN,, PRISIONERO EN EL VATICANO, derramará amargas lágrimas en secreto en presencia de su Dios y Señor, pidiendo luz, santidad y perfección para todo el clero del mundo, de quienes él es Rey y Padre".

Yo creo que se está refiriendo aquí al Papa Benedicto XVI, puesto que en el siglo XX y XXI no ha habido otro Papa prisionero, que sepamos.