viernes, 21 de abril de 2017

La adúltera y la esposa: Historias de María

Historias de María 30: La adúltera y la esposa


"Justicia, Madre de Dios, justicia".
Nuestra bendita Señora respondió: "Justicia, ¿buscas de Mí justicia?"

Cuán grande es la clemencia y misericordia de María

El padre Charles Bovius relata que en Doinana, en Francia, vivió un hombre casado que había tenido una relación adúltera con otra mujer. Como la esposa no podía soportar esto, continuamente rogaba a Dios que castigara a los culpables; Y un día en particular fue a un altar de la bendita Virgen, que estaba en una cierta iglesia para implorar venganza sobre la mujer que había alejado a su marido de ella; Y esta misma mujer iba también todos los días al mismo altar, para repetir un "Ave María".

Una noche, María se apareció en sueños a la mujer que, al verla, comenzó su acostumbrada petición: "Justicia, Madre de Dios, justicia". Pero la bienaventurada Madre respondió: "Justicia, ¿buscas justicia en Mí ?, ve a buscar a otros que te hagan justicia, no me pertenece hacerla por ti. Pero que sepas que esta mujer muy pecadora Me ofrece cada día una devoción en mi honor, y que no puedo permitir que ningún pecador que haga esto, sufra y sea castigado por sus pecados. "

Al día siguiente, la esposa fue a oír misa en la iglesia de Nuestra Señora mencionada anteriormente, y al salir conoció a la amante de su marido; Al verla, empezó a reprochárselo y a llamarla hechicera, que había encantado incluso con sus hechicerías hasta a la bendita Virgen.

-¡Calla! -exclamó el pueblo-. ¿Qué estás diciendo?

-¡ Callaré! Ella respondió: "Lo que digo es cierto, esta noche se me apareció la Virgen, y cuando imploré justicia de ella, Me respondió que no podía concederla por una salutación que esta mujer malvada repite diariamente en Su honor ".
Le preguntaron a la mujer qué saludo le repetía a la Madre de Dios. Ella respondió que era el "Ave María"; Y luego al oír que la Santísima Virgen la había tratado tan misericordiosamente a cambio de ese acto trivial de devoción, se arrojó al suelo ante la imagen sagrada, y allí, en presencia de todo el pueblo, pidió perdón por su escandalosa vida, e hizo un voto de continencia perpetua.
Después se puso un hábito religioso, construyó para sí una pequeña celda cerca de la iglesia, donde se retiró, y perseveró en penitencia continua hasta el día de su muerte.



ORACIÓN:
¡Oh madre de misericordia! Porque tú eres tan compasivo y tienes un deseo tan grande de hacer el bien a nosotros pecadores, y de satisfacer nuestras demandas, yo, el más miserable de todos los hombres, hoy recurro a tu misericordia, para que puedas conceder mis peticiones. Que los demás pregunten qué quieren, salud del cuerpo, riqueza o ventajas temporales; Vengo a preguntarte, oh Señora, aquellas cosas que tú mismo deseas de mí, y que son más conformables y agradables a tu sagrado corazón.
Tú que fuiste tan humilde, obténme humildad y amor al desprecio. Tú que has sido tan paciente en las dificultades de esta vida, obténme paciencia en cosas contrarias a mis deseos. Tú, que desbordaste de amor a Dios, obtén el don de un amor santo y puro. Tú, que has sido toda caridad para con tu prójimo, obtén mi caridad hacia todos los hombres, y especialmente hacia los que son mis enemigos. Tú, que estuviste totalmente unida a la voluntad divina, obtén para mí una perfecta uniformidad con la voluntad de ese Dios en todas sus disposiciones concernientes a mí.
Tú, en una palabra, eres la más santa de todas las criaturas; Oh María, obténme la gracia de ser santo. Tu amor es infalible; Tú puedes y conseguirás todas las cosas por mí.
Nada, pues, puede impedirme recibir tus gracias sino mi negligencia para invocarte, o mi falta de confianza en tu intercesión. Pero tú misma debes obtener para mí la gracia de buscarte, y esta gracia de confianza en tu intercesión.
Estos dos regalos más grandes que te pido de ti - de ti los recibiré - de ti espero confiadamente por ellos. ¡Oh, María! María, mi madre, mi esperanza, mi amor, mi vida, mi refugio y mi consuelo. Amén.

 Estas "Historias de María - Historias del Rosario" se toman de las Glorias de María, traducidas del italiano de San Alfonso de Ligorio; Nueva Edición Revisada, P.J. Kennedy & Sons. Copyright 1888

No hay comentarios:

Bárcena: inauditas las declaraciones del card Ravasi

'En el arco parlamentario no hay un partido en el que no haya masones' El profesor Alberto Bárcena, experto en masoner...