martes, 11 de abril de 2017

Una Iglesia con 2 cabezas que se embisten: Müller y Fco.



Al parecer, la Iglesia tienen dos cabezas aparentemente amigables pero que se embisten a causa de la Verdad: Müller defendiéndola con su ortodoxia, y Francisco, felicitando a los obispos de Malta, y antes a los de Buenos Aires, cuyas directrices coaccionan a los curas a dar la comunión a los adúlteros malteses, y en el 2º caso, aprobando la comunión a los adúlteros.  
Es para volverse loco. 
Extraño es que Müller aún no haya sido despojado de su cargo, aunque puede ser parte del plan: uno dice A, el otro B, así todos quedan contentos pudiendo aferrarse a lo que más se ajuste a sus ideas sin tener que abandonar la Iglesia. Pero, mientras tanto, los jerarcas y curas modernistas imponen ya en sus diócesis el sacrilegio eucarístico, un ataque mortal al corazón de la Iglesia.
*********************************************************
Informa LifeSiteNews:


Müller, Jefe doctrinal del Vaticano: La Iglesia no ha cambiado la enseñanza contra la anticoncepción, el divorcio, la homosexualidad


La Iglesia católica bajo el Papa Francisco no ha cambiado su enseñanza sobre la inmoralidad de la cohabitación, el adulterio, el divorcio o la homosexualidad, y ciertamente no ha abierto la puerta a los católicos civilmente divorciados y casados de nuevo a recibir la Sagrada Comunión, dijo el cardenal Gerhard Muller en una nueva entrevista en formato de libro publicada el 1 de abril.

Muller, jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano, dijo en el libro de 240 páginas, titulado The Cardinal Muller Report, que los católicos no deben temer "confesar nuestra fe".

En la entrevista, realizada hace un año, pero sólo disponible en inglés este mes, el Cardenal dijo que sería un "falso concepto de Dios", así como una "interpretación falsa de la misericordia" permitir que los divorciados- los católicos casados de nuevo que viven en el adulterio puedan recibir la Comunión.

Sobre las "relaciones inmorales", como la cohabitación y el divorcio-y-nuevo matrimonio, dijo, "las semillas de la Palabra [de Dios] no permanecen en estas situaciones pecaminosas." En estas situaciones, añadió, "a pesar del hecho de que podría parecer otra cosa, no puede haber una auténtica dinámica de amor, sino más bien un serio obstáculo para la capacidad de crecer en humanidad ".


Cualquier acompañamiento pastoral para los que están en situaciones irregulares, dijo, debe "siempre ser prestado según la conciencia y la enseñanza de la Iglesia".

"San Juan Pablo II advirtió que ser pastoral no significa comprometer la doctrina de la Iglesia y la compleja realidad de la vida cotidiana sino, más bien, conducir a los individuos hacia Cristo", agregó.

El Cardenal dijo que la declaración muy usada del Papa Francisco de que la Eucaristía "no es un premio para los perfectos, sino una poderosa medicina y alimento para los débiles", es a menudo erróneamente interpretada. Sostuvo que no significa que "cualquiera puede venir a recibir la Eucaristía aunque no esté en la gracia y no tenga el estado de ánimo requerido, sólo porque es alimento para los débiles".

Señaló que el acceso a la Eucaristía viene con las precondiciones necesarias.

"Ciertamente el acceso a la Comunión Eucarística presupone una vida de gracia, presupone la comunión en el Cuerpo de la Iglesia y presupone también una vida ordenada en conformidad con el Cuerpo de la Iglesia para poder decir el 'Amén' al que usted se refirió antes. San Pablo insiste en que cualquiera que coma el pan o beba la copa del Señor de una manera indigna será culpable de profanar el Cuerpo y la Sangre del Señor ", dijo.

Ir a la Comunión sin estar en el estado de gracia requerido y con la suposición de que Dios "concede en privado el perdón de mis pecados" es un "falso concepto de Dios; esto es tentarlo", agregó.

Muller dijo que la famosa declaración del Papa Francisco "¿Quién soy yo para juzgar?", Repetida a menudo por los que esperan ver un "cambio de dirección" en la Iglesia sobre la homosexualidad, no significa que la Iglesia se haya vuelto repentinamente "menos dogmática" sobre la cuestión.

"El concepto del trastorno intrínseco de los actos homosexuales, porque no proceden de una genuina complementariedad emocional y sexual, proviene de la Sagrada Escritura", dijo.

Y sí, dijo, la Iglesia "con su Magisterio, tiene el poder de juzgar la moralidad de situaciones específicas", como los actos sexuales.

"Esta es una verdad indiscutible: Dios es el único juez que nos juzgará en los últimos tiempos, y el Papa y los obispos tienen la obligación de presentar los criterios revelados para este Juicio Final que nuestra conciencia moral ya anticipa. La Iglesia siempre ha dicho "esto es cierto, esto es falso", y nadie puede vivir por su propia interpretación subjetivista de los mandamientos de Dios ", añadió.

No hay comentarios:

Parroquia en un club homosexual

Parroquia de Nueva York organiza celebración en famoso club homosexual Therapy  Por Anita Carey • ChurchMilitant.com • 27 de abr...