La milagrosa imagen de Jesús Misericordioso

Relata sta Faustina: 

“Al anochecer, estando yo en mi celda – escribe en el Diario – vi  al Señor Jesús vestido con una túnica blanca.  Tenía una mano levantada para bendecir y con la otra tocaba la túnica sobre el pecho.  De la abertura de la túnica en el pecho, salían dos grandes rayos: uno rojo y otro pálido.  ( ...)  

Después de un momento Jesús me dijo: 
Pinta una imagen según el modelo que ves, y firma:  Jesús, en Ti  confío (Diario 47).  

Quiero que esta imagen(...) sea bendecida con solemnidad el primer domingo después de la Pascua de Resurrección; ese domingo debe ser la Fiesta de la Misericordia “Diario, 49).

El contenido de la imagen se relaciona, pues, muy estrechamente con la liturgia de ese domingo.  Ese día la Iglesia lee el Evangelio según San Juan 
sobre la aparición de Cristo resucitado en el Cenáculo y la institución del 
sacramento de la penitencia (Jn 20, 19-29).  Así, la imagen presenta al Salvador 
resucitado que trae la paz a la humanidad por medio del perdón de los pecados a precio de su Pasión y muerte en la cruz.  Los rayos de la Sangre y del Agua que brotan del Corazón (invisible en la imagen) traspasado por la lanza y las señales de los clavos, evocan los acontecimientos del Viernes Santo (Jn 19, 17-18, 33-37).  

Así pues, la imagen de Jesús Misericordioso une en sí estos dos actos 
evangélicos que hablan con la mayor claridad del amor de Dios al hombre.
Los elementos más característicos de esta imagen de Cristo son los 
rayos.  El Señor Jesús, preguntado por lo que significaban, explicó: “
El rayo pálido simboliza el Agua que justifica a las almas.  El rayo rojo simboliza la Sangre que es la vida de las almas 
(....).  
Bienaventurado quien viva a la sombra  de ellos”  (Diario, 299).   Purifican el alma los sacramentos del Bautismo y  la Penitencia, mientras que la alimenta plenamente la Eucaristía.  
Entonces, ambos rayos significan los sacramentos y todas las gracias del Espíritu Santo cuyo símbolo bíblico es el agua y también la nueva alianza de Dios con el hombre contraída en la Sangre de Cristo.

A la imagen de Jesús Misericordioso se le da con frecuencia el nombre 
de imagen de la divina Misericordia.  Es justo porque la Misericordia de Dios 
hacia el hombre se reveló con la mayor plenitud en el misterio pascual de 
Cristo.
La imagen no presenta solamente la Misericordia de Dios, sino que 
también es una señal que ha de recordar el deber cristiano de confiar en Dios y 
amar activamente al prójimo.  En la parte de abajo – según la voluntad de Cristo – figura la firma: “Jesús, en Ti  confío”. 

Esta imagen ha de recordar las exigencias de Mi misericordia, porque la fe sin obras, por fuerte que sea, es inútil” (Diario, 742).

Así comprendido el culto a la imagen, a saber, la actitud cristiana de 
confianza y misericordia, vinculó el Señor Jesús promesas especiales de: la 
salvación eterna, grandes progresos en el camino hacia la perfección cristiana, 
la gracia de una muerte feliz, y todas las demás gracias que le fueren pedidas 
con confianza.  

“Por medio de esta imagen colmaré a las almas con muchas gracias.  Por eso quiero que cada alma tenga acceso a ella” (Diario, 570).

b.  La Fiesta de la Misericordia

.   De entre todas las formas de la devoción a la Divina Misericordia reveladas por Sor Faustina, ésta es la que tiene mayor importancia.  El Señor Jesús habló por primera vez del establecimiento de esta Fiesta en Plock en 1931, cuando comunicó a Sor Faustina su deseo de que pintara la imagen:  

“Deseo que haya una Fiesta de la Misericordia.  Quiero que esta imagen que pintarás con el pincel sea bendecida con solemnidad el primer domingo después de la Pascua de Resurrección; ese domingo debe ser la Fiesta de la Misericordia” 
 (Diario, 49).

La elección del primer domingo después de la Pascua de Resurrección para la Fiesta de la Misericordia, tiene su profundo sentido teológico e indica una estrecha relación entre el misterio pascual de redención y el misterio de la Divina Misericordia.  Esta relación se ve subrayada aun más por la novena de coronillas a la Divina Misericordia que antecede la fiesta y que empieza el Viernes Santo.
La fiesta no es solamente un día de adoración especial de Dios en el misterio de la misericordia, sino también el tiempo en que Dios colma de gracias a todas las personas.  
Deseo– dijo el Señor Jesús – que la Fiesta de la Misericordia sea un refugio y amparo para todas las almas y, especialmente, para los pobres pecadores (Diario, 699).  Las almas mueren a pesar de Mi amarga Pasión.  Les ofrezco la última tabla de salvación, es decir, la Fiesta de Mi Misericordia.  Si no adoran Mi
misericordia morirán para siempre” (Diario, 965).

Las promesas extraordinarias que el Señor Jesús vinculó a la fiesta demuestran la grandeza de la misma.  “Quien se acerque ese día a la Fuente de Vida – dijo Cristo – recibirá el perdón total de las culpas y de las penas” (Diario, 300).  “

Ese día están abiertas las entrañas de Mi misericordia.  Derramo todo un mar de gracias sobre aquellas almas que se acercan al manantial de Mi misericordia;  (....)  que ningún alma tenga miedo de acercarse a Mí, aunque sus pecados sean como escarlata”  (Diario, 699).

Para poder recibir estos grandes dones hay que cumplir las condiciones de la devoción a la Divina Misericordia (confiar en la bondad de Dios y amar 
activamente al prójimo), estar en el estado de gracia santificante (después de confesarse) y recibir dignamente la Santa Comunión.  

“No encontrará alma ninguna la justificación– explicó Jesús – hasta que no se dirija con confianza a Mi misericordia y por eso el primer domingo después de la Pascua ha de ser la Fiesta de la Misericordia.  Ese día los sacerdotes deben hablar a las almas sobre Mi misericordia infinita” (Diario, 570).

c.  La coronilla a la Divina Misericordia

.El Señor Jesús dictó esta oración a Sor Faustina entre el 13 y el 14 de septiembre de 1935 en Vilna, como una oración para aplacar la ira divina (vea el Diario, 474 – 476).

Las personas que rezan esta coronilla ofrecen a Dios Padre “el Cuerpo y 
la Sangre, el Alma y la Divinidad” de Jesucristo como propiciación de sus pecados, los pecados de sus familiares y los del mundo entero.  Al unirse al sacrificio de Jesús, apelan a este amor con el que Dios Padre ama a su Hijo y Él a todas las personas.

En esta oración piden también “misericordia para nosotros y el mundo entero” haciendo, de este modo, un acto de misericordia.  Agregando a ello una actitud de confianza y cumpliendo las condiciones que deben caracterizar cada oración buena (la humildad, la perseverancia, la sumisión a la voluntad de Dios), los fieles pueden esperar el cumplimiento de las promesas de Cristo que se refieren especialmente a la hora de la muerte: la gracia de la conversión y una muerte serena.  Gozarán de estas gracias no sólo las personas que recen esta coronilla sino también los moribundos por cuya intención la recen otras personas.   

“Cuando la coronilla es rezada junto al agonizante– dijo el Señor Jesús – se aplaca la ira divina y la insondable misericordia envuelve al alma”  Diario, 811).  La promesa general es la siguiente: 

“Quienes recen esta coronilla, me complazco en darles todo lo que me pidan (Diario,1541, (.......) si lo que me pidan esté conforme con Mi voluntad”(Diario, 1731).  
Todo lo que es contrario a la voluntad de Dios no es bueno para el hombre, 
particularmente para su felicidad eterna.
Por el rezo de esta coronilla – dijo Jesús en otra ocasión – Me acercas la humanidad (Diario, 929).  

A las almas que recen esta coronilla, Mi misericordia las envolverá ( .......) de vida y especialmente a la hora de la muerte” (Diario, 754).

La Hora de la Misericordia

En octubre de 1937, en unas circunstancias pocoaclaradas por Sor Faustina, el Señor Jesús encomendó adorar la hora de su muerte:  

“Cuantas veces oigas el reloj dando las tres, sumérgete en Mi 
misericordia, adorándola y glorificándola; suplica su omnipotencia para el mundo entero y, especialmente, para los pobres pecadores, ya que en ese momento se abrió de par en par para cada alma”(Diario, 1572).

El Señor Jesús definió bastante claramente los propios modos de orar de esta forma de culto a la Divina Misericordia.   “En esa hora – dijo a Sor Faustina – procura rezar el Vía Crucis, en cuanto te lo permitan tus deberes; y si no puedes rezar el Vía Crucis, por lo menos entra un momento en la capilla y adora en el Santísimo Sacramento a Mi Corazón que está lleno de misericordia.  Y si no puedes entrar en la capilla, sumérgete en oración allí donde estés, aunque sea por un brevísimo instante” (Diario, 1572).

El Padre Rózycki habla de tres condiciones para que sean escuchadas las oraciones de esa hora:

La oración ha de ser dirigida a Jesús.
Ha de ser rezada a las tres de la tarde.
Ha de apelar a los valores y méritos de la Pasión del Señor.

En esa hora– prometió Jesús – puedes obtener todo lo que pidas para ti o para los demás.  En esa hora se estableció la gracia para el mundo entero: la misericordia triunfó sobre la justicia”(Diario, 1572).

Comentarios