martes, 4 de abril de 2017

Papolatría, un caso real


El mes pasado mi esposa y yo visitamos una tienda religiosa católica, buscando algo para dar a uno de nuestros hijos como regalo del aniversario bautismal. Encontramos algo adecuado - una preciosa cruz de peltre con un medallón en el centro que muestra la imagen del santo con el nombre de nuestro hijo.

Había varias cruces de estaño, cada una de ellas con un santo diferente o un arcángel. Pero pronto nos sorprendimos al ver que una de las cruces de peltre de la tienda no tenía un santo celestial ni un ángel. Estamos tan sorprendidos que tomamos esta instantánea usando la cámara en el teléfono celular de mi esposa:

La calidad de la imagen (foto) no permite verlo bien, pero rodeando la imagen del Papa Francisco está esta inscripción: "Papa Francisco, ruega por nosotros".

No es necesario explicar por qué esto es totalmente no católico - de hecho, una grave ofensa contra toda piedad y devoción.

Los cristianos oramos unos por otros todos los días, y cada día uno oye a un cristiano pedir a otro: "Por favor oren por mí", o grupos de cristianos que preguntan: "¿Podrían orar por nosotros?".

También invocamos a los santos y ángeles con las palabras: "Ora pro nobis". "Oren por nosotros." Llevamos sacramentales benditos e imágenes devocionales dedicadas a santos y ángeles celestiales como medio de invocar su mecenazgo intercesor. Es justo que otorguemos tal honor a los miembros de la Iglesia Triunfante. A quien Dios ha honrado en gran manera también debemos honrar grandemente.

Pero no hacemos sacramentales, imágenes devocionales y artículos dedicados a cualquiera de nuestros hermanos cristianos que la carne mortal todavía detiene en esta vida. No importa lo santo que él o ella puedan ser. No importa lo impresionante que sea para nosotros. No importa cuánta autoridad tenga en la Iglesia.

Ni siquiera el Papa.

Otorgar a cualquiera aquí abajo -incluso al Papa- los honores y parafernalia de un culto a una santidad formal es darle un honor mucho mayor que el que Dios le da, y por lo tanto es funcionalmente y efectivamente, si no literalmente, una especie de idolatría. Después de la muerte, si el cielo confirma su santidad, viene el culto a la santidad - no hasta entonces. Hacer lo contrario, escandalizaría a los fieles y pondría al así honrado  en grave riesgo de orgullo.
(...)
Entre los muchos trastornos de la Iglesia moderna es el respeto excesivo o la adulación de la persona del Romano Pontífice. (...)

Los fieles católicos a menudo llaman a esta desordenada devoción y respeto, "papolatría", o culto al Papa. Esa cruz de peltre no es la única razón para creer que la papolatría es una grave enfermedad espiritual que aflige a muchos católicos hoy en día. Lo mismo ocurre con la manera en que muchos comentaristas y bloggers católicos han tomado medidas risibles para defender incluso las palabras y acciones más indefendibles del Papa Francisco. Pero una de las peores expresiones de papolatría (si no la peor) fueron estas palabras herejes, no católicas, blasfemas pronunciadas el 25 de enero de 2017 por el Arzobispo Charles Scicluna de Malta:

"Quien quiera descubrir lo que Jesús quiere de él, debe preguntarle al Papa, a este Papa, no al que vino antes de él, ni al que vino antes, a este Papa presente".



Por el contrario, es a las Escrituras, a la Tradición Apostólica, al consentimiento unánime de los Padres y al constante Magisterio de la Iglesia a lo largo de los dos últimos milenios a los que debemos recurrir para descubrir lo que Jesús quiere de nosotros Iglesia e individualmente. El magisterio de un Papa sólo es valioso y edificante en la medida en que se conforma a, y confirma, la Fe de la Iglesia.

La Iglesia no fue fundada en 2013; y el Papa Francisco es meramente el Vicario de Cristo, no Cristo mismo, ni será refundado cuando el pontificado de Jorge Bergoglio termine en un futuro próximo.

(...)
- Ver más en: http://rorate-caeli.blogspot.com/2017/04/papalotry-is-real.html#sthash.7NcBCQNy.dpuf

No hay comentarios:

Congregación falsa predica la New Age

Es una red mundial que opera más visiblemente en Argentina, Brasil y Uruguay. Se visten como monjas y monjes. Rezan el Rosario, adoran...