Insuperable Müller derriba el edificio modernista de Bergoglio y los suyos

(Sigue del post anterior, del libro escrito por Müller en 2016 y que ahora sale a la luz en inglés) Extractos publicados por LifeSiteNews. Müller no se puede ser más claro en la defensa del Magisterio de la Iglesia.


https://www.lifesitenews.com/news/vaticans-doctrinal-chief-the-church-has-not-changed-teaching-against-contra


Celibato sacerdotal


El celibato sacerdotal, que hoy en día se está impugnando tanto en ciertos sectores eclesiásticos, está arraigado en los Evangelios como un consejo evangélico, pero también está intrínsecamente relacionado con el ministerio del sacerdote.

No podemos separarnos unilateralmente de la serie de declaraciones de una larga línea de papas y consejos y de la constante y continua adhesión de la Iglesia Católica de la imagen del sacerdote célibe.

Mujeres sacerdotes


Esta no es una cuestión legítima, porque toca un tema que ya ha sido decidido. Recuerdo a este respecto que San Juan Pablo II, en el número 4 de su Exhortación Apostólica Ordinatio sacerdotalis de 1994, reforzado con el uso del "nosotros" ("declaramus" ), el único documento en que ese Papa usa esa forma verbal, que es una doctrina definitiva infaliblemente enseñada por el Magisterio universal ordinario (CIC, 750.2) que la Iglesia no tiene autoridad para admitir a las mujeres al sacerdocio .

Corresponde al Magisterio decidir si una pregunta es dogmática o disciplinaria: en este caso, la Iglesia ya ha decidido que esta proposición es dogmática y que, por ser ley divina, no puede ser cambiada ni revisada.

El sacerdocio masculino sólo puede ser apoyado con muchas razones, como la fidelidad al ejemplo del Señor o la naturaleza normativa de la práctica centenaria de la Iglesia.

No querría dejar de decir que hay una igualdad esencial entre el hombre y la mujer, en la naturaleza y también en la relación con Dios a través de la gracia (ver Gálatas 3:28). El sacerdocio, sin embargo, implica un simbolismo sacramental de la relación de Cristo, el Cabeza o el esposo, con la Iglesia, el Cuerpo o la esposa.

El sacerdocio casado (viri probati)

Una crisis vocacional no puede ser tratada tratando sólo sus síntomas y no su causa real. ¿Qué ha dado lugar a la crisis vocacional? Creo que puedo decir que se trata de una crisis de fe, que a su vez es el resultado de una larga secularización que ha secado lo que una vez fue tierra fértil y ha quemado la tierra.

¿Somos conscientes de que la inclusión masiva de viri probati, que es especialmente previsible en países donde el catolicismo se está expandiendo y no hay muchos sacerdotes, significaría indudablemente el fin del celibato?

No podemos resolver estos grandes problemas a través de soluciones de compromiso o medias medidas.

Católicos y Protestantes

Estrictamente hablando, los católicos no tenemos ninguna razón para celebrar el 31 de octubre de 1517, la fecha que se considera el comienzo de la Reforma que llevó a la ruptura en el cristianismo occidental. Si estamos convencidos de que la revelación ha sido preservada, en su totalidad e inalterada, por la Escritura y la tradición en la doctrina de la fe, en los sacramentos, en la constitución jerárquica de la Iglesia por derecho divino, fundada en el sacramento de las órdenes sagradas, no podemos aceptar que haya razones suficientes para separarse de la Iglesia.

Indisolubilidad del matrimonio sacramental

Por lo tanto, debemos tomar como premisa que la Iglesia nunca tendrá autoridad para prescindir de los mandamientos divinos, en nombre de una visión supuestamente compasiva y amorosa, en situaciones que no se ajustan a la Palabra de Dios. No puede, por ejemplo, conceder un segundo matrimonio mientras el primer cónyuge de un matrimonio sacramental, consumado o no consumado, sigue vivo. En ciertas situaciones familiares difíciles, la Iglesia puede permitir una interrupción de la vida marital, pero no puede romper el vínculo sacramental.

Control de la población

Las políticas antinatalistas no son otra cosa que otra propuesta ideológica que oculta lo innombrable: el intento de mantener, injustamente, el estatus privilegiado de unos pocos, a expensas del bloqueo del acceso a la riqueza por amplios sectores de la población. En realidad, como acabamos de explicar, sabemos que el hambre en el mundo no es en absoluto la consecuencia de la superpoblación y que el aborto no hace nada para contener el crecimiento de la población, sirviendo sólo para satisfacer nuestro hedonismo.

Sobre la base de predicciones catastróficas que nunca se han demostrado, arraigadas en el neomalthusianismo (por ejemplo, Paul Ehrlich, The Population Bomb), algunas organizaciones internacionales han exacerbado recientemente el problema, proponiendo una "paternidad responsable" que implica reducir la tasa de natalidad,  para una mejor distribución y un uso óptimo de los recursos.

A este respecto, debemos denunciar claramente que no tiene base científica la afirmación de que la supuesta explosión de la población actual ha causado el empobrecimiento económico mundial: si hace dos mil años el mundo tenía unos doscientos millones de habitantes, En los últimos dos siglos, la población mundial se ha multiplicado por seis, superando los seis mil millones de habitantes, mientras que el PIB real mundial se ha multiplicado por cincuenta. 



No es de extrañar, pues, que las teorías contra la natalidad, basadas en el mito de la progresión geométrica de la población, mientras que los medios de subsistencia hayan crecido sólo en la progresión aritmética (Thomas Robert Malthus, Ensayo sobre el Principio de Población) hayan sido más y más desacreditadas entre la comunidad científica, que ahora se inclina cada vez más a la conclusión de que las personas, cuando son vistas con claridad, desprovistas de distorsiones ideológicas erróneas (Friedrich Hayek, The Fatal Conceit), terminan resolviendo los problemas gracias a la creatividad humana.


Familias numerosas

Las familias grandes son una expresión de la superabundancia del amor. Son un gran sí a la vida. Varios niños son un gran regalo no sólo para sus padres, sino también para la Iglesia y toda la sociedad. Lumen gentium (n ° 11) habla de padres cristianos como aquellos que de cierta forma confieren a sus hijos a la Iglesia.

Humanae Vitae / Anticoncepción

La encíclica Humanae vitae tuvo muchas dificultades en su recepción, tanto por su antropología subyacente -especialmente por su propuesta sobre la experiencia del amor y la sexualidad- como por su clarificación de la moralidad intrínseca de los métodos anticonceptivos. Los ataques indiscriminados a los que estaba sometida desde el principio la hicieron marginar y olvidar, a pesar de su riqueza en la invención y en la profecía de la realidad del amor, del matrimonio y de la belleza de la vida matrimonial.

Hoy, casi cincuenta años después, vemos mucho más claramente que el Papa Pablo VI tenía razón en todo lo que en ese momento tuvo el valor de aclarar. Antes de su tiempo, este Papa humanista tuvo el coraje de ofrecer este documento a la Iglesia y a la sociedad, denunciando con un análisis preciso lo que terminó ocurriendo. ¿No estamos, de hecho, presenciando una pandemia de divorcio? ¿Acaso no hemos convertido el sexo en una realidad trivial y carente de sentimientos? ¿Y no es tan evidente hoy que las sociedades occidentales, habiendo separado radicalmente la función unitiva de la de la procreación, tienen un verdadero problema en su tasa de natalidad? La situación es de auténtica involución demográfica que lleva consigo graves consecuencias, tanto sincrónicas como diacrónicas, si examinamos el momento presente y las posibilidades previsibles para el futuro cercano.

Pero el problema, repito, no es sólo demográfico, sino más bien, sobre todo, de significado: me refiero a la cuestión de la identidad y la vitalidad del matrimonio. Tal vez hace cinco décadas no era tan evidente, ya que la institución de la familia seguía siendo fuerte: de hecho, todavía no se había previsto que pudieran haber tantos matrimonios rotos en nuestras propias familias, con tantos niños que no podían disfrutar de un padre y madre que viven bajo el mismo techo o tantos adolescentes que se iniciaron a una edad temprana en una vida de sexo frívolo. Sí, somos mucho más capaces hoy de captar el impacto negativo de una concepción equivocada del sexo, valorada sólo por la gratificación que trae y no por el don que hace posible. Hoy entendemos mejor los efectos perversos del control artificial de la natalidad, como un medio sencillo para el disfrute sin preocupaciones del sexo, sin querer ver las consecuencias para la salud física, psicológica y espiritual.

Los problemas morales exigen soluciones morales. Debemos humanizar la sexualidad, que está al servicio de la unión personal de los cónyuges, haciendo posible que cada uno sea un regalo al otro y no sólo un medio para satisfacer su deseo. Debemos explicar a los nuevos cónyuges la bondad, por ejemplo, de los métodos naturales que, basados en la abstinencia del contacto sexual durante los días fértiles, fomentan el diálogo, el respeto mutuo y la comprensión en la pareja.

Divorcio

En Oriente, por ejemplo, después de la separación de las comunidades eclesiales de la Cathedra Petri, se aceptó una praxis cada vez más liberal o "derecho de origen consuetudinario", bajo el cual -después de un período de penitencia- se permitió un segundo matrimonio, incluso en el caso de un primer matrimonio válido y con el primer cónyuge todavía vivo, y la participación en la Comunión, como un salvavidas que llevara a la "salvación", fue permitido al mismo tiempo. Como resultado, las iglesias ortodoxas, por el principio de oikonomia o condescendencia pastoral (llamado el "enfoque pastoral de tolerancia, clemencia e indulgencia"), justificaron una multitud de razones para el divorcio. Considerando las palabras de Jesús acerca de la indisolubilidad del matrimonio, no veo cómo esta práctica puede derivarse de la voluntad de Dios.



La Iglesia vive por la verdad de Dios y por lo tanto es responsable ante el hombre por ella. Ella da testimonio (de esta verdad) con humildad y con la fuerza que el Señor le da, sin dejarse intimidar por las acusaciones del mundo. Sobre el matrimonio y la moralidad sexual que ha recibido de Dios, debe recordar la unidad sustancial del hombre en espíritu, alma y cuerpo, su relación con la comunidad, la verdad sobre la totalidad del don requerido para que la sexualidad sea humana, la responsabilidad intergeneracional, la identidad como hombre y mujer en su esencial referencia mutua.

Estos principios no son sólo un ideal, porque el amor nunca es sólo un ideal, o incluso un concepto hermoso; Es en cambio, una dedicación concreta de la vida y la disponibilidad arraigada que abre el horizonte de esperanza en la vida cotidiana de los individuos.

Todos sabemos que somos pecadores y que es en la esfera de la sexualidad que la debilidad humana evidentemente se manifiesta. Pero esto no significa que la moral sexual enseñada por la Iglesia sea un ideal inalcanzable. El mayor escándalo de que la Iglesia es capaz no es que haya pecadores en ella, sino que deje de explicar la diferencia entre el bien y el mal -llamándolos por su nombre-, y que relativice esa diferencia, dejar de explicar lo que es el pecado, o tratar de justificarlo por una supuesta mayor proximidad y misericordia hacia el pecador.

Sabemos, por ejemplo, que el matrimonio es indisoluble, que la unión de un hombre y de una mujer tiene un "para siempre" como característica esencial, y que el amor conyugal es, por tanto, profundo y hermoso. Así, en una situación traumática en la que una mujer ha sido abandonada por su esposo, en el contexto de un matrimonio sacramental, ya sea consumado o no consumado, no sería permisible decir "seamos misericordiosos y permitámosle contraer un nuevo matrimonio con otro hombre ". Esta no sería una verdadera misericordia, sino un fracaso en tomar en serio su dolor personal, además de favorecer el pecado y burlarse de Dios y de sus mandamientos.

Educación sexual / derechos de los padres

A lo largo de mis años de ministerio sacerdotal, sin embargo, he podido ver que lo que los jóvenes quieren es precisamente descubrir el significado del sexo, su relación con el amor, su apertura al futuro. Por eso, la educación emocional-sexual es un deber en la vida del niño y que, inevitable y definitivamente, recae sobre los padres. Pueden ser apoyados, pero no pueden ser suplantados, por la escuela y otras instituciones educativas como la parroquia.

Misericordia

Dije antes que la misericordia no puede consistir en relativizar los mandamientos de Dios, sino que debe, más bien, hacer posible el encuentro con el amor de Dios, que renueva y cambia nuestra vida. La misericordia consiste en reconocer que la verdad, la verdad del amor, nos hará libres (véase Jn 8, 32).


Creo, primero, que la confesión sacramental es la expresión más paradigmática de la misericordia de Dios.

Infierno

Ciertamente, el infierno no es sólo una herramienta retórica y pedagógica para asustar a los pecadores: es una posibilidad real.

La Cruz

¿Cómo puede el hombre moderno encontrar la paz y la reconciliación consigo mismo? Sólo hay una vía abierta para nosotros: compunción o arrepentimiento por el mal cometido. La Cruz de Cristo es el único camino. Hoy no hay otro camino para la evangelización.


Comentarios