Protestantes y masones, en alianza

  1.  Manuel Guerra publica “El árbol masónico. Trastienda y escaparate del Nuevo Orden Mundial”

    Gabriel Ariza
    27 Abril, 2017
    Lo cuenta el mismo Don Manuel Guerra en su última bitácora, en la que revela el primer capítulo de su libro, editado por la editorial Digital Reasons.
    En el año 2017 concurren una serie de centenarios de primerísima categoría, a saber, el primero de la revolución marxista comunista en Rusia (octubre, 1917) y de las apariciones de la Virgen María en Fátima (mayo-octubre, 1917), el tercero de la fundación de la masonería (junio, 1717) y el quinto de la “protesta” de Lutero (1517), origen del “protestantismo”. Son cuatro acontecimientos relacionados de algún modo entre sí mediante su conexión con la masonería.
    El protestantismo hizo de bisagra en el plano teológico o religioso entre el teocentrismo/cristocentrismo medieval y el antropocentrismo/ egocentrismo de la modernidad. Durante la Edad Media el hombre y su entorno sociocultural gravitaban alrededor de Dios y de Jesucristo; a partir del protestantismo giran en torno del hombre y del yo, de la subjetividad. Con razón mons. Ernest Jouin, fundador y director de la revista “Revue Internationale des Societès secrètes” (1912-1939), cataloga la masonería como “fille (hija) de la Reforme” y el exmasón Jean Marquès-Rivière la define: “un protestantisme laïque (laicista)”. Valórese, además, el hecho de que, en la aurora de la masonería moderna, las cuatro logias de Londres, unificadas en 1717, estaban dirigidas por pastores protestantes y que dos de ellos, Anderson y Désaguliers, elaboraron y redactaron las Constituciones masónicas, promulgadas ya en 1723 (seis años después de la fundación de la masonería moderna o actual) y aceptadas prácticamente por todas las Obediencias o ramas de la masonería,que han existido y existen en nuestros días.
La masonería nunca fue revolucionaria y subversiva en los países protestantes. Al contrario, apoya al protestantismo en Prusia, en Inglaterra y en los Países Bajos, para luchar y destruir las naciones católicas como Francia. La masonería se ha servido del protestantismo, pero jamás ha sido antiprotestante. La masonería es doctrinalmente cercana al protestantismo, mientras que ha estado siempre en oposición total al dogma católico, así como al bastión de la moral y de buenos principios que es la Iglesia católica de Jesucristo” (J. Livernette, pp. 68-69).
El 31 de octubre de 1517 el monje agustino Martín Lutero (1483-1546) clavaba sus 91 tesis en la puerta de la iglesia del Palacio de Wittenberg, gesto que simbolizaba la “protesta” y rebelión de Lutero frente Roma, origen del “protestantismo”. Por tanto en 2017 se “conmemora” su quinto centenario, no se “festeja”, pues -al menos por parte de los católicos- no puede celebrarse festivamente una ruptura tan dolorosa y la quiebra de la cristiandad.

Comentarios