!53: un número místico


Tomado del vídeo de William Tapley.

*153 es el Número del Rosario 15 decenas divididas en 3 partes 


*153: número de peces que Pedro sacó después de la Resurrección de Jesús, símbolo de la gran pesca de hombres para el Cielo que él y los apóstoles realizarían

*En el versículo 15 del capítulo 3 del Génesis Dios profetiza que la Virgen aplastará la cabeza de la serpiente Satanás

"Génesis, 3 

1.La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que Yavé Dios había hecho. Dijo a la mujer: «¿Es cierto que Dios les ha dicho: No coman de ninguno de los árboles del jardín?» 2.La mujer respondió a la serpiente: «Podemos comer de los frutos de los árboles del jardín, 3.pero no de ese árbol que está en medio del jardín, pues Dios nos ha dicho: No coman de él ni lo prueban siquiera, porque si lo hacen morirán.» 4.La serpiente dijo a la mujer: «No es cierto que morirán. 5.Es que Dios sabe muy bien que el día en que coman de él, se les abrirán a ustedes los ojos; entonces ustedes serán como dioses y conocerán lo que es bueno y lo que no lo es.» 6.A la mujer le gustó ese árbol que atraía la vista y que era tan excelente para alcanzar el conocimiento. Tomó de su fruto y se lo comió y le dio también a su marido que andaba con ella, quien también lo comió. 7.Entonces se les abrieron los ojos y ambos se dieron cuenta de que estaban desnudos. Cosieron, pues, unas hojas de higuera, y se hicieron unos taparrabos. 8.Oyeron después la voz de Yavé Dios que se paseaba por el jardín, a la hora de la brisa de la tarde. El hombre y su mujer se escondieron entre los árboles del jardín para que Yavé Dios no los viera. 9.Yavé Dios llamó al hombre y le dijo: «¿Dónde estás?» 10.Este contestó: «He oído tu voz en el jardín, y tuve miedo porque estoy desnudo; por eso me escondí.» Yavé Dios replicó: 11.«¿Quién te ha hecho ver que estabas desnudo? ¿Has comido acaso del árbol que te prohibí?» 12.El hombre respondió: «La mujer que pusiste a mi lado me dio del árbol y comí.» 13.Yavé dijo a la mujer: «¿Qué has hecho?» La mujer respondió: «La serpiente me engañó y he comido.» 
14.Entonces Yavé Dios dijo a la serpiente: «Por haber hecho esto, maldita seas entre todas las bestias y entre todos los animales del campo. Te arrastrarás sobre tu vientre y comerás tierra por todos los días de tu vida. 

15.Haré que haya enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya. Ella te pisará la cabeza mientras tú herirás su talón.»" 
*Pero también en la obra masónica Amoris Laetitia, se usa este número pero al revés, como muchas cosas relativas al satanismo en las que se les da la vuelta (lenguaje revertido en la música rock/pop, la inversión de los 10 mandamientos en la Biblia satánica) 
El número se transforma en el fatídico pie de página 351 número que abre la puerta a l la profanación y sacrilegio de Cristo Dios en la Eucaristía
En el punto 305 de Amoris L, Francisco dice lo siguiente: "Un pastor no puede sentirse satisfecho sólo aplicando leyes morales a quienes viven en situaciones «irregulares», como si fueran rocas que se lanzan sobre la vida de las personas. Es el caso de los corazones cerrados, que suelen esconderse aun detrás de las enseñanzas de la Iglesia «para sentarse en la cátedra de Moisés y juzgar, a veces con superioridad y superficialidad, los casos difíciles y las familias heridas»[349]. En esta misma línea se expresó la Comisión Teológica Internacional: «La ley natural no debería ser presentada como un conjunto ya constituido de reglas que se imponen a priori al sujeto moral, sino que es más bien una fuente de inspiración objetiva para su proceso, eminentemente personal, de toma de decisión»[350]. A causa de los condicionamientos o factores atenuantes, es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado -que no sea subjetivamente culpable o que no lo sea de modo pleno- se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda crecer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia[351].
Y la nota 351, dice esto. Precisamente esto:

[351] En ciertos casos, podría ser también la ayuda de los sacramentos. Por eso, «a los sacerdotes les recuerdo que el confesionario no debe ser una sala de torturas sino el lugar de la misericordia del Señor»: Exhort. ap. Evangelii gaudium (24 noviembre 2013), 44: AAS 105 (2013), 1038. Igualmente destaco que la Eucaristía «no es un premio para los perfectos sino un generoso remedio y un alimento para los débiles» ( ibíd, 47: 1039).


*Y 153 días pasaron desde el 13 de mayo de 1917 (1ª aparición de Fátima) hasta el milagro del Sol de Fátima el 13 de octubre de 1917

18mayo+30junio+31julio+31agosto+30septiembre+13octubre= 153


Comentarios