Bárcena: inauditas las declaraciones del card Ravasi

'En el arco parlamentario no hay un partido en el que no haya masones'

El profesor Alberto Bárcena, experto en masonería, pone al descubierto los peligros de esta secta y señala que 'el satanismo está presente en Europa como no lo había estado nunca'.
L.G.

Se inauguró en Suiza el túnel de San Gotardo, considerado el más largo del mundo con 57,1 kilómetros de longitud. Durante la ceremonia de inauguración- y ante la presencia de los principales líderes europeos- se produjo una actuación que tuvo como protagonistas figuras demoníacas. "Ese túnel fue inaugurado con un espectáculo que era un ritual claramente satánico", afirma Alberto Bárcena, profesor de la Universidad San Pablo CEU y experto en masonería, quien explica que gracias a la acción de esta secta el culto demoníaco se ha normalizado en Occidente hasta el punto de llevarse a cabo en actos públicos.

Durante una conferencia sobre la doctrina de la Iglesia católica y la masonería impartida en Madrid, Bárcena no ha dudado en afirmar que la masonería ha marcado la historia de Europa y el pensamiento occidental de los últimos tres siglos y es en gran parte responsable de que "el satanismo esté ahora presente en Occidente como no lo había estado nunca".
"A mí me han llegado a decir que hiciera el favor de respetar a Lucifer aunque sólo fuera por toda esa gente que le adora", ha relatado este profesor de la Universidad San Pablo CEU que ha puesto de manifiesto el "vínculo fortísimo" entre masonería y posesión diabólica. "La masonería es el bando de Satanás y me consta que la adoración a Satanás (en este ámbito) es un hecho", ha concluido.
Este experto en masonería también ha culpado a la asociación de haber impuesto el dogma del relativismo "que pone bajo sospecha a todo el que se adhiera a la verdad". Gracias a este dogma, la libertad de expresión ha quedado totalmente negada y es perseguido quien se atreve a criticar, por ejemplo, la ideología de genero. "La ideología de género es el gran instrumento utilizado por los masones para arrancar lo que quede en la sociedad de cristianismo", defiende Bárcena.

'En Occidente se está legislando contra la fe y la razón'

Sin embargo, el peligro de la masonería no se reduce a su relación con el culto a Satanás, sino que esta secta está detrás del intento de destruir "todo el orden religioso y civil" y los principios cristianos que han contribuido a forjar la civilización occidental, tal y como señala este experto. "Han conseguido destruir la ley natural y apartarla del espacio público y en Occidente se está legislando no sólo contra la fe, sino también contra la razón", sostiene.
Según Bárcena, la destrucción del orden cristiano de Occidente pasa por acabar con la familia, y este es el motivo de los continuados ataques que esta institución ha recibido en los últimos años. De este peligro ya advertía el papa León XIII en el siglo XIX, cuando hizo pública su condena a la masonería poniendo al descubierto la intención de sus miembros de atacar a la familia. 
"Todas las leyes contra la familia y la vida estaban pensadas en las logias antes de ir al parlamento", sostiene Bárcena basándose en el testimonio de un ex masón francés, quien cuenta cómo las leyes del aborto y el matrimonio homosexual estaban perfectamente definidas antes de llegar al Parlamento de Francia.
Este ex masón francés también desvelaba cómo la mayoría de los ministros desde hace años son masones y promueven leyes que regulan el aborto o la ideología de género. En el caso de España,"en el arco parlamentario no hay ningún partido en el que no haya masones", asegura Bárcena, al tiempo que defiende que las organizaciones internacionales están controladas por la masonería y que la candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, no ha dudado en asegurar que los gobiernos deben usar la fuerza coercitiva para redefinir los dogmas de la religión.
El plan masónico para establecer un nuevo orden mundial, según advierte este experto, también cuenta con obtener el control de la enseñanza. Controlar las aulas y la formación de los jóvenes es indispensable para la ingeniería social que promueve la masonería. La actual legislación y el pensamiento relativista impuesto como dogma han provocado que "todo el concepto de familia se derrumbe" y este hecho supone el "triunfo de la masonería sobre la tradición cristiana".

Condena de la Iglesia: No se puede ser católico y masón

Bárcena también ha recordado las sucesivas condenas realizadas por la Iglesia católica a la masonería durante los últimos siglos. En los últimos trescientos años, la doctrina pontificia ha sido muy clara y ha señalado en repetidas ocasiones que no se puede ser católico y masón, "al tratarse de una secta que no sólo busca la destrucción de la Iglesia, sino que empuja al ser humano a su extrema ruina".
En 1738 aparece la primera condena de la Iglesia a la masonería de la mano de Clemente XII, pontífice autor de la bula In Eminenti. En esta bula se condena y prohíbe "una secta recién creada" cuyos miembros se conocen como francmasones y que pone en peligro la seguridad de los estados y la salvación de las almas. También se advierte a los fieles que "alistarse en estas sociedades es contaminarse con la perversión" y se prohíbe bajo pena de excomunión. 
La segunda condena llegó en 1751 con la constitución apostólica Providas de Benedicto XIV, que instó a los gobernantes a defender a las naciones del ataque de la secta. Pío IX, por su parte, en su encíclica Qui Pluribus advirtió que la masonería había "desencadenado una guerra cruel contra todo católico", extendiendo "monstruosos errores".
Pero quien hizo una condena más completa de la masonería, según argumenta Bárcena, fue el papa León XIII, quien en la Humanum Genus aseguró que existen dos bandos: uno que combate por la verdad y la virtud, que es el Reino de Dios en la tierra, y el otro es el reino de Satanás de los que rehúsan obedecer la ley divina. León XIII advierte en el documento, asimismo, que los masones quieren despojar a los pueblos cristianos de "los beneficios conquistados por Jesucristo" y que logran escapar al castigo de la Justicia por sus conexiones.
Durante la conferencia, Bárcena ha hecho referencia al cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, quien el pasado mes de febrero escribió un artículo publicado en la prensa italiana y titulado "Queridos hermanos masones". En el artículo, Ravasi se abría al diálogo con la masonería y defendía la existencia de puntos de encuentro con el cristianismo.
"Que esto venga de un príncipe de la Iglesia es especialmente grave, el grado de confusión y relativismo es difícilmente superable", ha denunciado Bárcena, al tiempo que ha asegurado que Ravasi está "faltando a la verdad" ya que en su artículo señala que el deísmo podría ser un punto de encuentro con la masonería, mientras muchos papas han utilizado ese argumento para condenar las logias.  
Este experto defiende que "el artículo de Ravasi entra en contradicción con toda la doctrina pontificia" y que los obispos alemanes en los años setenta ya concluyeron tras mantener reuniones con las logias que la pertenencia a la masonería es incompatible con la pertenencia a la Iglesia católica.
Asimismo, en 1983 el cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe confirmaba que el juicio negativo de la Iglesia católica se mantenía sin cambios. Ratzinger señalaba que los principios de la masonería eran irreconciliables con el catolicismo y que todo aquel fiel que se inscriba en una logia estará en pecado grave sin poder acceder al Sacramento de la comunión.

Comentarios