El yoga me trajo un espíritu inmundo

Http://www.catholicnewsagency.com/mamaneedscoffee

¿Tiene la Iglesia Católica algo que decir acerca del yoga? Él me dirigió primero a un documento del Pontificio Consejo para la Cultura y del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso: Jesucristo, portador del agua de la vida bajo el entonces cardenal Ratzinger. De la sección 2.1:

"Algunas de las tradiciones que fluyen en la Nueva Era son: prácticas ocultas egipcias antiguas, cabalismo, gnosticismo cristiano temprano, sufismo, la tradición de los druidas, el cristianismo celta, la alquimia medieval, el hermetismo renacentista, el budismo zen, el yoga y así sucesivamente".

Y nuevamente en la sección 2.134:

"El yoga, el zen, la meditación trascendental y los ejercicios tántricos son pensados para conducir a una experiencia de auto-realización o iluminación".


La Iglesia aglutina el yoga con la espiritualidad de la Nueva Era. Pero ¿qué pasa con mi clase de yoga? Sabes, el tipo benigno practicado en 24 Hour Lifestyle o en la escuela de mi hijo? 

El P. Michael preguntó si realmente creía que mis intenciones (de no inmiscuirme en la faceta espiritual del yoga y sólo en la parte de ejercicio físico) podían despojar el significado inherente de una cosa. Hizo la analogía de ir a la Misa como un no creyente, imitando las posturas de genuflexión, haciendo el signo de la cruz, y tal vez incluso hacerlo por deseo de burlarse de la Misa. "¿Cambiaría lo que estaba sucediendo en el altar? ¿No existe allí alguna realidad espiritual, sea o no reconocida por el no creyente? "

Bueno sí. Pero tengo muchos amigos que practican un yoga decididamente no espiritual, donde no existe un indicio de hinduismo verías que era 100% sobre estiramiento sudar, relajación, sobre el alivio del estrés y una mente despejada.

Lo que me llevó a una segunda pregunta: ¿Qué pasa con una forma puramente física de yoga, cuando todas las partes involucradas son realmente sólo para la búsqueda y la práctica de ejercicio?

Su respuesta se mantuvo firme. Que no se puede alterar el significado intrínseco de algo simplemente por querer que sea diferente. Nuestros cuerpos físicos expresan realidades espirituales, que está en el corazón del mensaje de la Teología del Cuerpo de san Juan Pablo II. Pero ¿podría alguien practicar yoga con una intención absolutamente cero de adorar a un dios falso o participar en cualquier espiritualidad alternativa no cristiana y aún así ser afectado negativamente por la práctica ?
La respuesta fue, inequívocamente, "sí".

Sabía por mi propia experiencia que lo sería, pero tenía curiosidad por escuchar sus relatos de otras personas que habían experimentado efectos nocivos de una participación completamente benigna en el yoga no espiritual.

Me recordó que en su opinión, no había tal cosa como yoga no espiritual.
Entonces, ¿qué hace que el yoga sea diferente de otras prácticas culturales o artes que la Iglesia ha adoptado y "bautizado" como ciertas tradiciones navideñas y formas musicales?
"Es diferente porque es hinduismo". No es un árbol de Navidad. No se trata de integrar una hermosa tradición cultural o forma de arte en el culto cristiano, es adoración. De otros dioses. Y hay un solo Dios, y Él es el Dios de Isaac y Abraham y su Hijo unigénito es Jesucristo. Practicar otra forma de adoración es romper el Primer Mandamiento.

No fue hasta que el P Michael comenzó a practicar el ministerio de liberación que se dio cuenta del impacto del yoga en las almas de la gente, y los peligros que estaba introduciendo en sus vidas. "Ni siquiera estaba en mi radar, como sacerdote, hace cinco años. Y apostaría que no es en la mayoría de los radares de los sacerdotes, si nunca han visto cosas así.

En este punto creo que podría ser útil incluir un poco de mi propia historia, ya que lo que estamos entrando en es quizás territorio desconocido para gran parte de mi audiencia. El ministerio de liberación individual con un sacerdote y un equipo de oración tienen como fin abordar la aflicción espiritual más profunda, incluyendo la opresión demoníaca.
La mayoría de la gente está familiarizada con los exorcismos y el acoso demoníaco, aunque sólo sea en un nivel cultural pop. Lo que es menos conocido es que el acoso demoníaco y la opresión - no la posesión - son también aflicciones que la gente puede sufrir, ya sea por el resultado de una participación pasada en lo oculto o de una maldición. 

Pero, ¿dónde encaja el yoga en esto?


Bueno, en mi propia historia tuve una experiencia olvidada de yoga  (en los días de la universidad) (cuyas graves consecuencias) sólo se solucionaron después de meses de orar con un sacerdote y un equipo de oración  (No entraré en detalle aquí.) Yo no había practicado yoga en años. La última vez que lo hice fue durante mi segundo embarazo, usando un DVD de yoga prenatal en casa para los entrenamientos. No recuerdo tener ninguna reacción fuerte o  momento que indicara que yo necesitaba parar. Oí algunas cosas en contra del yoga y tiré el DVD y cambié a Pilates. (Aunque, por supuesto, el estiramiento de una manera que se asemeja a algunas posturas de yoga fuera del contexto de yoga es una cuestión completamente diferente.)
Después he leído mucho sobre yoga. He leído varios comentarios atribuidos al P. Gabriele Amorth, el ex exorcista de la diócesis de Roma, donde él es explícito en la identificación del yoga con la actividad demoníaca. He leído el citado documento del Vaticano y he descubierto otras fuentes, incluyendo este documento del Vaticano 1989: Carta a los Obispos sobre algunos aspectos de la Meditación Cristiana, que menciona el yoga en una nota final.

Pero la Iglesia no parece haber hablado con claridad y con una sola voz sobre el asunto. Si se va a un sacerdote diferente y obtendremos una respuesta diferente. Mucha gente practica yoga cada semana y no parece que le vaya mal.

Así que voy a contar mi historia.

Cuando yo era estudiante de segundo año en CU Boulder, tomé una clase de yoga en el centro de rec. Puede haber sido incluso una sola clase, si mi memoria no me falla. Y aunque había tomado varias clases antes, tanto en persona como por video, había algo un poco diferente en éste. El instructor estaba metido a fondo en ello. Había una presencia tangible espiritual en la habitación, detectable incluso a una joven como yo de 19 años de edad. Lo recuerdo claramente comenzando a cantar hacia el final de la clase e inmediatamente yo comencé  a rezar Avemarías en mi mente. Puede que haya sido una católica que se había apartado de la práctica religosa en ese momento de mi vida, pero percibí que había un elemento malévolo presente en esa clase y que cuando el instructor comenzó a clamar en poses (de yoga) y a cantar meditaciones, él estaba adorando alguna cosa. Y no era Dios.

Nunca volví a esa clase y no pensé más en ello durante más de una década. Pero durante una de nuestras últimas sesiones de oración con el sacerdote que nos guiaba por oraciones de liberación, me miró y me preguntó si alguna vez había practicado yoga. Yo estaba un poco sorprendida, pero le dije que sí.

Hay un espíritu que te está afligiendo que tiene algún tipo de afiliación con la espiritualidad oriental, algún tipo de maldición asociada con el yoga. ¿qué te viene a la mente cuando piensas cuando practicaste yoga en el pasado?

Inmediatamente mi mente volvió a la rec centro en CU, al instructor que cantaba, y a mi reacción visceral defendiéndome con Avemarías. 

Y así, en el nombre de Jesús, lo hice. Renuncié a cualquier apego y rompimos cualquier maldición que rodeaba ese encuentro, y sentí una ligereza inmediata y perceptiva en la atmósfera de la iglesia donde estábamos orando. Incluso mi marido, sentado a mi lado, y los miembros del equipo de oración al lado de nosotros, pudo percibirlo. El padre me sonrió y asintió con la cabeza, "eso era algo grande (un espíritu poderoso)".

Algo grande, y sin embargo algo que apenas había recordado, nunca había pensado desde el día en que sucedió, y no había consentido de ninguna manera. ¿Cómo podría ser esto?

Le pregunté cómo podría ser influenciada negativamente por algo que no había aceptado de ninguna manera, no había entrado con ninguna intención de participación.


Dijo que cuando hay peligros espirituales presentes, siempre existe el riesgo de verse afectado por algún tipo de apertura, el enemigo rondando como un león rugiente y todo eso. Él me preguntó "¿dirías que estabas en estado de gracia ese día, o hubo una apertura en tu vida en la que el Enemigo podría tener un punto de apoyo?

Me sonroje: le dije que no, que no estaba en estado de gracia. Y eso probaría que para mí, había sido el punto de entrada y el peligro.

Los meses transcurridos desde esta experiencia han sido marcados por una nueva ligereza de corazón, una conciencia más profunda de los movimientos del Espíritu Santo y un apetito mucho mayor por la oración y la lectura espiritual. Es casi como si estuviera luchando contra una alergia persistente y leve a la oración antes, a la lectura de las Escrituras, incluso a la Misa. Tuve que forzarme, arrastrarme. No oía al Señor, y estaba enojada por ello.

Bueno, ahora puedo oírlo. Y se está notando mucho. 

Escuché a un sacerdote decir al final de una charla sobre guerra espiritual y defensa: "Jesús quiere todo tu corazón. Si hay alguna posibilidad de que algo más tenga un pedazo de ella, incluso una pequeña pieza, ¿no querrías recuperar ese territorio para Él? Jesús quiere todo tu corazón ".

Comentarios