Filipinas retira la prohibición de los rosarios en los coches





Filipinas suspende prohibición de Rosarios y Estatuas Sagradas en los tableros del automóvil

MANILA (ChurchMilitant.com) - Una nueva ley en Filipinas que prohíbe los rosarios que cuelgan en los (retrovisores) de los coches tomó efecto el 18 de mayo, y sólo cuatro días más tarde se ha suspendido, después de la reacción de la gente. Conocido como RA 10913, el fundamento de la prohibición del Rosario es una presunta preocupación de seguridad por parte del gobierno, que afirma que elementos como los rosarios colgantes obstruyen la visión de los conductores. Los legisladores planean ahora difundir información relacionada con la ley antes de su plena implementación.

La mayoría de los filipinos - el 80 por ciento de la población - se identifican como católicos.

Secretario Ejecutivo de la Conferencia Episcopal de Filipinas, el P. Jerome Secillano, cree que la ley es una extensión. "Estoy de acuerdo con la prohibición del uso de los teléfonos durante la conducción", dijo el padre. Dijo Secillano, "pero están perdiendo totalmente el punto al prohibir la exhibición de pequeñas imágenes religiosas en los coches".

"No son los Rosarios los que causan accidentes, sino sobre todo  los problemas mecánicos y la ignorancia y el comportamiento abusivo de los conductores en las carreteras".


Hace décadas, la fe católica en Filipinas era una parte tan visible de la vida cotidiana de los filipinos que todos, desde la televisión y la radio hasta los tribunales de tránsito y civiles, hacían una pausa para el Angelus al mediodía todos los días. Los recientes acontecimientos históricos importantes en Filipinas también atestiguan la importancia de la fe de los católicos. Un ejemplo es la Revolución del Poder Popular orquestada por Cdl. Jaime Sin en 1986, resultando en el derrocamiento no violento del presidente Ferdinand Marcos.

En marzo, los obispos filipinos emitieron una carta pastoral dirigida a la llamada "guerra de vigilantes contra las drogas" del presidente Rodrigo Duterte, que ha costado la vida de 7.500 personas en menos de un año. "Este tráfico de drogas ilegales necesita ser detenido y superado", dice la carta, "pero la solución no radica en el asesinato de sospechosos de drogadictos y traficantes".

En enero, Duterte, un autoproclamado "dictador", firmó una orden ejecutiva en la que se pedía la implementación de lo que se denomina Proyecto de Ley de Salud Reproductiva. El aborto es ilegal en Filipinas, y el país sigue siendo el último en el mundo que prohíbe el divorcio. La anticoncepción, sin embargo, está permitida.

Duterte ha llamando a la Iglesia: la "institución más hipócrita". También ha desechado la enseñanza de la Iglesia sobre la anticoncepción.

"Destruiré a la Iglesia", dijo, "y el estado actual de tantos sacerdotes y lo que están haciendo." Ustedes, sacerdotes, obispos, ustedes me condenan y sugieren que me retire, pero entonces comenzaré a abrir la boca. Son tantos secretos que guardamos siendo niños, no me fuercen a hablar porque esta religión no es tan sagrada ".

En enero, Duterte comentó que la Iglesia Católica está "llena de m ***".

Filipinas tiene un 5 por ciento de población musulmana, y un 2,5 por ciento de la población afiliada con el grupo conocido como "Iglesia Ni Cristo", un culto fundado en Filipinas en 1914, que no cree en la Santísima Trinidad.

Comentarios