¿Insinúa Francisco que se va?

Francisco parece que empieza a despedirse (leer homilía abajo). Hace unos meses salió una noticia según la cual los liberales que lo elevaron al papado querían retirarlo del escenario. Se filtró que el motivo era para evitar un cisma,  (no porque a los modernistas les importe la Iglesia sino porque la quieren compacta para ir adhiriendo a las demás denominaciones cristianas primero y después para formar una religión única mundial). Casi se aproxima el final del plazo de los 5 años que los liberales le dieron para modernizar la Iglesia.

Francisco, después de haber nombrado a cardenales y obispos defensores de herejías varias, a uno y otro lado del Atlántico, ya puede irse tranquilo pues los electores serán suficientes para elevar a otro modernista que siga con su trabajo de demolición en el próximo cónclave. Tengamos en cuenta que Francisco no fue el candidato del Espíritu Santo sino la consecuencia de la mafia de Danneels y compañía -como se ha explicado aquí muchas veces-, fraude destapado por el mismo Danneels y confirmado por numerosos testimonios de vaticanistas y jerarcas de la Iglesia.

Ya desde el inicio de su pontificado, pero sobre todo desde Amoris Laetitia comenzó a rodar cuesta abajo el alud destructor. Hoy las comuniones sacrílegas cuentan con el beneplácito del "papa" en varias diócesis del mundo, además del motu proprio para facilitar abusivamente las anulaciones de los matrimonios católicos, el guiño a las acciones homosexuales a través nombramientos de clero claramente prohomosexual, de documentos de conferencias episcopales como la irlandesa o el programa de educación sexual vaticano tan criticado destinado a menores,  el relativismo moral, por el que un pecado ya no lo es si la conciencia no te acusa, provocó no sólo la perplejidad del mundo católico informado sino la Dubia cardenalicia, hoy aparcada en la cuneta.

Si Bergoglio se va, el que tome el relevo dará entrada al Anticristo dentro del Vaticano. Que Dios tenga misericordia de su Iglesia pues como ya predijo la Virgen en la Salette, en Roma se perdería la fe y se convertiría en la sede del anticristo. 

Papa: El verdadero pastor sabe despedirse bien de su Iglesia


El Santo Padre Francisco celebra la Misa matutina en la capilla de la Casa de Santa Marta.
30/05/2017 12:30

(RV).- El verdadero pastor sabe despedirse bien de su Iglesia, porque sabe que no es el centro de la historia, sino un hombre libre, que ha servido sin componendas y sin apropiarse de la grey. Lo afirmó el Santo Padre en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta.
Un pastor debe estar preparado para despedirse
El Papa centró su reflexión en la primera Lectura tomada del libro de los Hechos de los Apóstoles, que, tal como señaló el Pontífice podría titularse: “La despedida de un obispo”. Y recordó que Pablo se despide de la Iglesia de Éfeso, que él había fundado. Sin embargo, dijo Francisco: “Ahora debe irse”:
“Todos los pastores debemos despedirnos. Llega el momento en que el Señor nos dice: ve a otra parte, ve allá, ven aquí, ven a mí. Y uno de los pasos que debe hacer un pastor también es prepararse para despedirse bien, no despedirse a medias. El pastor que no aprende a despedirse lo hace porque tiene algún lazo no bueno con su grey, un lazo que no está purificado por la Cruz de Jesús”.
Pastores sin componendas
Por lo tanto Pablo  – prosiguió explicando el Obispo de Roma –  llama a todos los presbíteros de Éfeso y en una especie de “consejo presbiteral” se despide. Además, el Papa destacó “tres actitudes” del Apóstol:
Ante todo afirmó que nunca se echó para atrás: “No es un acto de vanidad”, “porque él dice que es el peor de los pecadores. Lo sabe y lo dice”. Y sencillamente “relata la historia”. Además, “una de las cosas que dará tanta paz al pastor cuando se despide –  explicó el Papa – es acordarse de que jamás fue un pastor de componendas”, sabe “que no ha guiado a la Iglesia con componendas. No se echó para atrás”. “Y para esto se necesita valor”.
Pastores que no se apropian de la grey
Segundo puntoPablo dice que va a Jerusalén “obligado por el Espíritu”, sin saber lo que le sucederá allá”. Obedece al Espíritu. “El pastor sabe que está en camino”:
“Mientras guiaba a la Iglesia lo hacía con la actitud de no hacer componendas. Ahora el Espíritu le pide que se ponga en camino, sin saber qué cosa sucederá. Y continúa porque él no tiene nada propio, no hizo de su grey una apropiación ilícita. Ha servido. ‘¿Ahora Dios quiere que yo me vaya? Me voy sin saber qué me sucederá. Sólo sé – el Espíritu se lo había hecho saber – que el Espíritu Santo de ciudad en ciudad me confirma que me esperan cadenas y tribulaciones’. Eso lo sabía. No voy a jubilarme. Voy a otro sitio a servir a otras Iglesias. Siempre el corazón abierto a la voz de Dios: dejo esto, veré qué me pide el Señor. Y aquel pastor sin componendas ahora es un pastor en camino”.
Pastores que no se creen el centro de la historia
El Papa Francisco explicó el motivo por el que no se apropió de la grey. Tercer puntoPablo dice: “No considero preciosa mi vida”: non es “el centro de la historia, de la historia grande o de la historia pequeña”, no es el centro, es “un servidor”. Y citó el dicho popular que dice: “Como se vive, se muere; como se vive, nos despedimos”. Y Pablo se despide con una “libertad sin componendas” y en camino. “Así se despide un pastor”:
“Con este ejemplo tan hermoso oremos por los pastores, por nuestros pastores, por los párrocos, por los obispos, por el Papa, para que su vida sea una vida sin componendas, una vida en camino, y una vida en la que ellos no se crean el centro de la historia y así aprendan a despedirse. Oremos por nuestros pastores”.
(María Fernanda Bernasconi - RV).

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Y uno de los pasos que debe hacer un pastor también es prepararse para despedirse bien, NO DESPEDIRSE A MEDIAS. El pastor que no aprende a despedirse lo hace porque tiene algún lazo no bueno con su grey, un lazo que no está purificado por la Cruz de Jesús”.

Se refiere al papa legítimo Benedicto XVI, por su intervención halagando al cardenal Sarah. Le ha molestado que señale al cardenal como el que imparte doctrina fiable.

Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
El impostor muestra la hilacha. Porque bien sabe que Benedicto XVI "se despidió" de su ministerio episcopal pero NO DEL MINISTERIO PETRINO.

Ahora habrá que ver cómo deja su falso gobierno en manos del Falso Profeta. Ese será el último acto de su traición y de su impostura.
Benedicto XVI se levantará para proclamar el Quinto Dogma Mariano y ahí vendrá el Gran Cisma profetizado.

FIN
Anónimo ha dicho que…
JAJAjaja tomátelas anónimo fin que novelexco jajajajaj
tu novelita a tu medida, la medida de los modernistas, ratzinger es parte del juego dialéctico hegeliano, ratzinger del ala modernista moderada tipo menchevique que quiere los cambios despacio para no arruinar la obra, dicho por él mismo, y bergoglio el bolche que quiere los cambios de golpe!!!
Anónimo ha dicho que…
https://es.scribd.com/document/170913964/Precursores-y-Peritos-Del-Concilio
estudien chirusos ingenuos
ratzinger es tan hereje como bergoglio.
Anónimo ha dicho que…
http://cartaalobispo.blogspot.com.ar/2013/09/los-peritos-del-concilio.html



Pero. ¿Quienes eran esos "expertos de renombre", tan queridos por el "Papa Bueno" y por quienes el Obispo de Hierro sentía recelo?


Yves Congar O.P.
neomodernismo extremista

Fue uno de los artífices intelectuales del Concilio Vaticano II
Nació en 1904 en Francia. Ordenado sacerdote en 1930, manifestó tendencias ecumenistas, y en 1937, después de haberse comprometido prácticamente en la “renovación” litúrgica, escribió su primer libro: Chrétiens désunis [Cristianos desunidos]. Comenzó a enseñar en 1945, en Le Saulchoir. Roma le prohibió, en 1948, que participara en la Semana Ecuménica de Amsterdam; después L’Osservatore Romano atacó su Chrétiens désunis, obra que criticaba la estructura jerárquica y piramidal de la Iglesia. En 1950 la encíclica Humani Generis le aludió al condenar su “imprudente irenismo”. Fue apartado de la docencia en 1954. Juan XXIII lo nombró consultor de la Comisión Preparatoria del Concilio, donde se ocupó del documento sobre la Iglesia Lumen Gentium , así como de la Gaudium et Spes (relaciones con el mundo moderno), de la Dei Verbum (revelación divina), de la Dignitatis Humanae (libertad religiosa), de la Nostra Aetate (relaciones con el judaísmo y las demás religiones acristianas) y de la Unitatis Redintegratio (ecumenismo). Pablo VI dijo de él que era el teólogo que más había trabajado en la elaboración de los textos del Vaticano II. Juan Pablo II le creó Cardenal. Murió en 1995.


Henri de Lubac S.J.
neomodernismo moderado

Nació en 1896 en Francia. Se hizo jesuíta en 1913. Fue profesor de teología en el escolasticado de Lyon-Fourviére de 1929 a 1950, año en que se le removió de la docencia a causa de la condena implícita de su libro Le surnaturel [Lo sobrenatural] (1946) en la encíclica Humani Generis de Pío XII (12 de agosto de 1950). Juan XXIII lo readmitió en la docencia en 1960 y lo nombró perito del Concilio. Juan Pablo II lo nombró cardenal en 1983. Murió en 1990.


Karl Rahner S.J.
postmodernismo radical

Nació en 1904, en Alemania. Se incorporó a los jesuítas en 1922. Entre 1924 y 1927 estudió el “tomismo trascendental” con el padre Joseph Maréchal, o sea, aplicó al tomismo la filosofía trascendental y subjetivista kantiana. Se ordenó de sacerdote en 1932. De 1934 a 1936 estudió filosofía en Friburgo con Heidegger, e intentó renovar la Escolástica ni más ni menos que dejando atrás a Kant y dialogando con el pensamiento existencialista postmoderno. Se le había prohibido escribir a finales de la década de los cincuenta, mas Juan XXIII lo invitó al Concilio en calidad de perito y así lo “rehabilitó”. Fundó la revista Concilium en 1963, en compañía de Schillebeeckx, Metz, Congar y Küng. Pablo VI lo nombró, en 1969, miembro de la Comisión Internacional de los Teólogos Católicos. Murió en 1984.

Rahner hizo de puente, junto con Schillebeeckx, entre los teólogos neo-modernistas que prepararon e hicieron el Vaticano II (De Lubac, Chenu y Daniélou) y los teólogos postconciliares o postmodernistas, quienes asumen no solo la filosofía moderna (de Descartes a Hegel) sino también la postmoderna o nihilista (de Nietzsche al existencialismo).