Jesuita apoyará la anti inmigración musulmana de Orban


Ex-jefe de Caritas para Egipto y ex Consejo de "Caritas Internationalis" para África del Norte y Oriente Medio: "Occidente y el Papa no conocen la verdadera naturaleza del Islam"

Budapest-Wien (kath.net/KAP) El renombrado jesuita Henri Boulad ha sido una de las voces, que, durante años, ha advertido contra el Islam. Hace unas semanas, el antiguo Provincial Jesuita egipcio y director del Centro Cultural Jesuita en Alejandría ha aceptado la ciudadanía húngara. Con el fin de apoyar la política migratoria restrictiva del jefe húngaro de gobierno, Viktor Orban, y ejercer una influencia correspondiente en la política europea de inmigración. Esto es lo que el jesuita de Alejandría de 85 años declaró en una entrevista para el semanario húngaro "Heti Valasz", cuyo texto fue publicado por la revista austriaca "Kirche In" en su edición de mayo en alemán.

Durante una visita egipcia al viceprimer ministro húngaro, Zsolt Semjen, Boulad dijo que quería obtener la ciudadanía. La solicitud se hizo por decreto. A mediados de marzo, el jesuita pronunció el juramento en una ceremonia en el Parlamento de Budapest. Con la asunción de la ciudadanía húngara, quiso "señalar que el país encabezado por Viktor Orban ha tomado la decisión correcta sobre el tema de la crisis migratoria que amenaza la existencia de Europa", dijo Boulad. "Me gustaría (...) luchar por el futuro y por los valores cristianos del lado de los húngaros y Viktor Orbans", explicó el jesuita.

En principio, el apoyo a los refugiados y pobres es "correcto y bueno", dijo Boulad. "La Iglesia se había adaptado a las opiniones del islamólogo francés Louis Massignon (1883-1962), para quien el sufismo místico había significado la esencia del Islam. El Islam, sin embargo, no eligió históricamente el camino de la "Meca", sino de "Medina", que todavía lo determina: "Las sorpresas del Corán, que trata a los no creyentes (en el Islam) con violencia y jihad, Roma, dijo Boulad, no las entiende  y a los cristianos de Oriente, que conocen el islam desde el interior, no se les pregunta sino que se les deja de lado.

 "Según el jesuita, la Iglesia Católica se basa en la experiencia de los " expertos en París, Berlín o América, que son considerados como grandes estudiosos islámicos, cuyos puntos de vista son puramente académicos ", y así " cayó en la trampa del diálogo cristiano-islámico, que en realidad se asemeja a un diálogo de besugos. "Boulad dice que este diálogo, incluso después de 50 años, "todavía está en su punto de partida". Los grandes anuncios sobre las reformas en el Islam prácticamente no han tenido ninguna consecuencia.

El jesuita también se quejó de que hay poco diálogo con él, y los obispos franceses y canadienses le han prohibido entrar en sus países. "Muchos musulmanes moderados e inteligentes piensan como yo, están tratando de destruir el Islam  para salvar a los musulmanes", dijo Boulad en la entrevista.

Trans: Tancred vekron99@hotmail.com

Comentarios