Las buenas recomendaciones del cardenal Omella

ReL. 
Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, varios días antes de saber que sería cardenal, envió una carta a los diáconos y sacerdotes de la diócesis avisándoles de los cambios que llegarán y pidiendo que se signifiquen los que estén disponibles para llevar adelante cambios.

Por un lado, es una forma de exhortar y animar al clero de la diócesis. Por otra parte, la carta le sirve para recoger sugerencias, nombres e información. En tercer lugar, esta carta concede a los que no quieren cambios la posibilidad de "quedarse al margen"... pero eso potencia también a los clérigos más activos.

Se trata de un anuncio de reformas en una diócesis grande (2,6 millones de habitantes, el 80% bautizados católicos) y muy descristianizada (11% de bodas religiosas; la media en España es del 15%).


Incuye en su carta:

5 cosas que Juan Pablo II recomienda

A continuación, el arzobispo añade algunas recomendaciones. Por ejemplo, la importancia de cuidar la espiritualidad, citando un mensaje de 2001 de Juan Pablo II para jóvenes, pero aplicable a clérigos, que pide 5 cosas: "la oración personal, la lectura y meditación de la Palabra de Dios, la participación en la Santa Misa, la adoración de la Eucaristía y la frecuente participación en el Sacramento del Perdón". 


De lo contrario, avisa, hay riesgo de ser "como esos matrimonios que después de muchos años juntos no tienen nada que decirse y solo les queda soportarse mutuamente". 

Comentarios