Las puertas se cerrarán para los que defienden la verdad

Queridos hijos, recordad hoy Mi Presencia en la Cova de la Iria y los Llamados que hice a la humanidad. Os pido que mantengáis encendida la llama de vuestra fe. Si los hombres escuchasen Mis Llamados, la humanidad estaría curada espiritualmente. 
Los hombres se cerraron a la Gracia de Dios y se volvieron ciegos espiritualmente. 

Sufro por aquello que viene para vosotros. Doblad vuestras rodillas en oración. 
Valorad la oración en familia. Rezad el Rosario. 

Vosotros, Sacerdotes de Mi Hijo Jesús, estad atentos. Vosotros habéis sido escogidos por Mi Hijo Jesús y no por hombres. Asumid vuestra responsabilidad por la salvación de las almas. Anunciad la verdad, corrigid los errores. En vuestra vida y misión, Dios debe ocupar el primer lugar. Alejad a Mis pobres hijos de las tinieblas de las falsas doctrinas. Amad y defended la verdad. Si queréis vuestra salvación, debéis obedecer a Dios y no a los hombres. No dejéis espacio a la media verdad. No os olvidéis: A quien mucho se le ha dado, mucho será cargado. Coraje. 
Mirad el ejemplo de Natan y dejaros conducir por la Acción de Dios. 

La humanidad se volvió pobre espiritualmente porque los hombres se cerraron a la verdad. 
Adelante. Yo soy vuestra Madre y vine del Cielo para reclamar aquello que es de Dios. No retrocedáis. Yo rogaré a Mi Jesús por cada uno de vosotros. Huid del pecado y sed del Señor. Con vuestros ejemplos y palabras, mostrad al mundo que sois Pertenencia del Señor. Las puertas se cerrarán para todos aquellos que defienden la verdad, pero el Señor no abandonará a Sus Escogidos. Muchos escogidos para defender la verdad serán contaminados por las falsas ideologías y el dolor será grande para los hombres y mujeres de fe. 
Volved. He aquí el tiempo de la gracia para vuestras vidas. 

Este es el mensaje que hoy os transmito en nombre de la Santísima Trinidad. Gracias por haberme permitido reuniros aquí una vez más. Yo os bendigo, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Quedad en paz.

Comentarios