Lucía de Fátima y el Dogma de Maria Corredentora


Santuario de Jacareí, Brasil
MENSAJE DE SOR LUCÍA DE FÁTIMA


“Amados hermanos Míos, Yo, Lucía del Corazón Inmaculado de María, Me alegro por venir hoy una vez más para bendecir a todos ustedes y decir: “Luchen por la Inmaculada.”

Sean verdaderos apóstoles y soldados de la Inmaculada, anunciando los Mensajes de Ella por todas partes.

Sean los soldados de la Inmaculada, enseñando por todas partes que el tiempo llegó, el Reino de los Cielos está próximo y todo árbol que no dé buen fruto, será cortado y arrojado en el fuego. Por eso, que todos se conviertan y den los frutos sabrosos de la santidad, del amor para la mayor gloria del Señor.

Sean los verdaderos soldados de la Inmaculada, proclamando por todas partes que Ella es la Medianera, Abogada y Co-Redentora de toda la humanidad. Porque ese Dogma de la Madre de Dios no fue reconocido ni enseñado por la Iglesia, las almas no conocen a la Madre de Dios, no saben lo que deben a Ella por haber sufrido tanto con Jesucristo por la salvación de toda la humanidad. Por eso, es que Ella Me apareció a Mí y a Mis primos en Fátima con Su Corazón Inmaculado coronado de espinas, para enseñar al mundo que Ella es la Co-Redentora de la humanidad, que ofreció Sus sufrimientos junto con Jesús por la salvación de todos. 

Cuando la humanidad conozca el Dogma de la Co-Redención de Ella, sentirá la necesidad de conocerla, de amarla, de corresponder a Su Amor Materno y de todos ser los verdaderos hijos de Ella, y como dijo San Luis de Montfort: “Cuando todos fueren verdaderos hijos de María, todos serán verdaderos hijos de Dios y cuando María reine en todos los corazones, Jesucristo también reinará en los corazones de todos los hombres.”

Vayan y enseñen a todos el Dogma de la Co-Redentora, hagan a todos comprender cuánto deben a Ella, a esta Madre, por haber sufrido tanto por la salvación de la humanidad y enseñen a todos a amar este Corazón Doloroso e Inmaculado, haciendo a todos entender que la mayor reparación que Ella quiere, a parte de los cinco primeros sábados, es la reparación del amor, Ella quiere un Amor-Filial, profundo, verdadero, sincero, desinteresado, que todos Sus hijos la amen justamente por eso, porque es la Co-Redentora de la humanidad, que por todos sufrió los mayores dolores con Cristo y por eso merece todo amor, toda obediencia, toda alabanza de todos Sus hijos.

Si ustedes hicieren eso, serán verdaderos soldados de la Inmaculada, de la Bella Señora de la encina y entonces, el Corazón Inmaculado de Ella triunfará y la tarea, la misión profética de Fátima se cumplirá culminando aquí con el triunfo del Inmaculado Corazón de Ella. 

Continúen rezando el Santo Rosario todos los días. Yo Me torné Santa por el Santo Rosario y por ello también ustedes se tornarán Santos como Yo y Mis primos Francisco y Jacinta.

A todos Yo bendigo con amor y especialmente a ti Marcos y a Mi amadísimo hermano Carlos Tadeo, a quién también mucho amo y por el cual todos los días rezo en el Cielo, y a todos que tienen como tú Marcos un corazón fatimista, lleno de amor por el Mensaje de Fátima y son los soldados de la Señora más brillante que el sol, a todos bendigo con amor: de FÁTIMA… de COIMBRA… de PONTEVEDRA... de TUY… y de JACAREÍ.”

Comentarios