lunes, 15 de mayo de 2017

Müller: Cristo no quiso ir a la Cruz


http://novusordowatch.org/2017/05/cardinal-muller-christ-did-not-want-cross/
15 de mayo de 2017 

El guardián de la ortodoxia vuelve a atacar ...Mientras defiende el matrimonio ortodoxamente, desliza una frase susceptible de mal interpretarse:

 "Cardenal" Muller: "Cristo no quiso ir a la Cruz”

El "ejecutor de la ortodoxia" del Vaticano, el "Cardenal" Gerhard Ludwig Muller, ha dado una entrevista a la revista en línea al Observador de Portugal.  Quizá tendría que haber añadido a la frase anterior, que Jesús también dijo: Lucas 12 "Con un bautismo tengo que ser bautizado, ¡y qué angustia sufro hasta que se cumpla!

Respondiendo a una pregunta sobre cómo tratar a los que están en una unión adúltera pero que buscan ser activos en la vida de la iglesia, el prefecto de la "Congregación para la Doctrina de la Fe” dice acertadamente:

No es posible tener dos tipos de cristianismo: uno para la élite, que respeta la Palabra de Dios, y el otro para el resto, a quien concedemos sólo ciertos derechos y sacramentos, dejando que la vida siga su curso. Jesús vino a cambiar el viejo mundo pecaminoso, del cual el divorcio era parte. Jesús lo explicó muy claramente. No es tan fácil cumplir la voluntad de Dios. Jesús no quiso ir a la Cruz.  


Podemos decir que era necesario que Jesús muriera por nuestros pecados, pero esto no depende de nuestra voluntad personal, de nuestra propia opinión. 
Cuando la gente dice sí a una persona, para la vida, y Dios les concede el vínculo matrimonial, establece una alianza entre estas dos personas. Debemos respetar la realidad del sacramento que recibimos. Seguramente para muchos en el mundo esto es extraño. Muchas personas son incapaces de entender esto y buscan formas de escapar de esta realidad. Pero si somos bautizados, somos bautizados, somos cristianos. No podemos decir, "Ah, yo vivo en un mundo de musulmanes, voy a la mezquita, porque podemos alabar a Dios en todas partes". Si somos cristianos, somos cristianos. Debemos aceptar las consecuencias. Si nos casamos como cristianos, tenemos que soportar las consecuencias. No podemos decir: "Primero me casé, tuve dos hijos y luego me casé con otra persona, tuve otros hijos y ahora no quiero tener nada que ver con los primeros". Hay obligaciones que resultan del matrimonio y deben ser reconocidos.

(Entrevista a Rita García, "Cardenal Müller:" Como las autoridades de la Iglesia son el único grupo que lucha absolutamente contra el abuso de los menores ", Observador, 9 de mayo de 2017.)

Eche un vistazo a la frase subrayada: "Jesús no quiso ir a la Cruz"! Probablemente pasará desapercibida para la mayoría de los bloggers y periodistas que se espera que se concentren en la valiente defensa de Muller del vínculo matrimonial.

Pero esto no es poca cosa: decir que Cristo no quiso ir a la Cruz, sin más elaboración y distinciones necesarias, es altamente engañoso. Muller está dando la impresión de que la voluntad humana de Cristo no deseaba realmente la Cruz, haciendo aparecer como si la voluntad humana de nuestro Señor fuera contraria a Su voluntad divina, lo cual es herejía:

Y así proclamamos dos voluntades naturales en Él [es decir, una según su naturaleza divina y otra según su naturaleza humana), y dos operaciones naturales de manera indivisible, inconvertible, inseparable, según la doctrina del Santo Padre, y dos voluntades naturales no contrarias, (...) la voluntad humana siguiendo y no resistiendo o vacilando, sino más bien sometiéndose a Su voluntad divina y omnipotente.

(Tercer Concilio de Constantinopla, Denz. 291, subrayado añadido).


Es muy importante comprender la gratuidad de la Redención de nuestro Señor Bendito porque demuestra su gran amor hacia nosotros, aun siendo nosotros sus enemigos (Romanos 5: 6-9). Esto se ve, por ejemplo, en los siguientes pasajes:

-"Como un cordero al degüello era llevado, y como oveja que ante los que la trasquilan está muda, tampoco él abrió la boca".  (Isaias 53: 7) 

-"Por eso me ama el Padre, porque doy mi vida, para recobrarla de nuevo. Nadie me la quita; yo la doy voluntariamente. Tengo poder para darla y poder para recobrarla de nuevo; esa es la orden que he recibido de mi Padre.»" 
 (Juan 10: 17-18)

".El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre; y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz." 
(Filipenses, 2 )- 

-“Fijos los ojos en Jesús, el que inicia y consuma la fe, el cual, en lugar del gozo que se le proponía, soportó la cruz sin miedo a la ignominia y está sentado a la diestra del trono de Dios. 3.Fijaos en aquel que soportó tal contradicción de parte de los pecadores" 
(Hebreos, 12)


Está completamente claro que nuestro Señor dio Su vida voluntariamente, personal y libremente, escogiendo la muerte de Cruz, en obediencia amorosa y perfecta pero libre a la voluntad del Padre, por la cual Él fue glorificado por Él.


(...) y así permitió que su naturaleza humana fuera tomada por el miedo y la pena en este jardín de Getsemaní.
En agonía. Esta palabra griega significa una contienda o combate; No que pudiera haber oposición o contrariedad en el interior de Cristo, cuya voluntad humana estaba siempre perfectamente sujeta a su voluntad divina, y la parte sensible a la razón; sin embargo, en cuanto era verdaderamente hombre, su naturaleza humana temía todos esos sufrimientos Que en ese momento se le representaba a su alma, y que en unas horas debía sufrir. (Witham)

(Comentario de Haydock sobre Lucas 22:43, subrayado añadido.)

Sin embargo, no sea como yo quiero, sino como tú quieres. Aquí está claro, que hay dos voluntades en Cristo: no sólo la divina, sino la voluntad que tenía como hombre, por la cual obtuvo nuestra redención . El Sexto Sínodo (Hechos 4 y 10) demuestra que había en Él dos voluntades, y que la humana estaba sujeta a la divina por obediencia; Y esto bajo la autoridad de Atanasio, Agustín, Ambrosio y León. Más bien, si bien la voluntad humana era en sí misma una, pero en su poder y acción era doble, la natural, con la cual se encogía ante la muerte; la otra, racional y libre, con la cual se sujetó a la voluntad de Dios. 

 Por mi voluntad racional Yo someto mi voluntad natural a ti, oh Padre, y que sólo se haga lo que tú quieras. Y, en consecuencia, la voluntad natural de Cristo era condicional y no servía, porque deseaba escapar a la muerte sólo bajo la condición de que complaciera a Dios. Pero su voluntad racional fue absoluta y efectiva, porque abrazó a la muerte por la misma razón que Dios lo quiso, es decir, para la redención del hombre. Pero la voluntad natural de Cristo parecía materialmente contraria a la voluntad divina. Pero por la regla de la subordinación era conforme a ella, como sufriendo por ser guiada por la voluntad racional y, por tanto, por la voluntad divina; 

Y, por otra parte, la voluntad de Dios, así como la voluntad racional de Cristo, desean en forma deliberada y justa que su voluntad natural exprese este miedo natural a la muerte. En ambos aspectos, por lo tanto, fue la voluntad de Cristo en todos los aspectos conforme a lo Divino. 

Cristo aquí nos enseña, como un deber moral, que nuestro único remedio en la aflicción es la sumisión a la voluntad divina, y que en toda tentación debemos tomar la ayuda de Dios, quien solo puede liberarnos de ella o fortalecernos  si nos sometemos humildemente, reverentemente y amorosamente a Su voluntad.

 "Esta voz de la Cabeza (Cristo)", dice S. León, "es la salvación de todo el cuerpo. Enseñó a los fieles, inspiró a los confesores, coronó a los mártires. Porque ¿quién podría vencer el odio del mundo, los torbellinos de las tentaciones, los terrores de la persecución, no había Cristo en todos y para todos dijo en la sumisión a su Padre, Hágase tu voluntad?

(El Gran Comentario de Cornelius à Lapide, Vol. 3, traducción de Thomas W. Mossman, 5a edición [Londres: John Hodges, 1908], pp. 208-209).

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Es un demonio. Si fuera de Cristo y tuviera FE, sólo le bastaría recurrir a la mismísima Palabra dicha por Jesús y que todos los Evangelios contienen:

"ET EGO SI EXALTATUS FUERO A TERRA OMNIA TRAHAM AD MEIPSUM"

"Y CUANDO YO SEA LEVANTADO SOBRE LA TIERRA TODO LO ATRAERÉ HACIA MÍ"

Con éstas palabras Jesús enseñó que Él venía a morir en la Cruz para, una vez allí, atraer a todos hacia Él.

Müller MIENTE ASQUEROSAMENTE. Y tal como dijo San pablo, "Y si alguno de nosotros o incluso un Angel bajado del Cielo os enseñare un Evangelio distinto al que hemos recibido, SEA ANATEMA"

Ergo, Múller es un MALDITO.

Anónimo dijo...

El Cardenal Muller dice bien. El Señor no quiso ir a la Cruz. Lo dice expresamente en el Huerto de los Olivos: Padre, si es posible aparta de mí este cáliz...
Pero la salvación del género humano exigía su sacrificio. El Padre Eterno quiso el sacrificio de su Cordero Santo. Y el Señor obedeció. El Cardenal no ha dicho nada incorrecto. La frase del titular (Muller... desliza una frase susceptible de mal interpretarse) es engañosa. Si vas con mala voluntad, hasta lo bueno interpretarás torcidamente. No seáis tiquismiquis. Ese hombre Muller no se ha separado del depósito de la fe.

Anónimo dijo...

Muller niega la transubstanciaciòn, luego es un hereje igual que Bergoglio.

Anónimo dijo...

15 may. 2017 14:08:00

"Ese hombre Muller no se ha separado del depósito de la fe."

Ése hombre Müller, se ha separado de la fe, de la Iglesia y de Jesucristo porque, nadie mejor que él sabe que Benedicto XVI nunca renunció al papado. Nadie mejor que él sabe que un Papa Emérito sigue siendo Papa hsta su muerte, Y NO PUEDE HABER DOS.
Ergo, Müller sigue y sirve a un impostor, a un usurpador de la Silla de Pedro.

Müller, que no fue capaz de responder ni de exigir al que llaman "papa" que respondiera las Dubbias de los cuatro cardenales, no tiene autoridad moral para pretender enseñar lo que Jesús hablaba con Su Padre en Getsemaní.

Esa es una falsa iglesia, manejada por una falsa jerarquía, que enseña una falsa doctrina.

Raza de víboras que no podrán escapar de la Ira de Dios que ya les llega.

Anónimo dijo...

La Stma Virgen en la Salette: "Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del Anticristo".

Nueva Evangelización creativa en España

La parroquia es mucho más que un edificio. (...), cada vez más parroquias españolas se están atreviendo a cruzar la calle para b...