Ob. Schneider y 10 elementos de renovación litúrgica



Su Excelencia, el Obispo Athanasius Schneider entrevistado por Steve Skojec



El obispo Schneider ofreció estos 10 puntos de aplicación que considera fundamentales para la renovación litúrgica 

1. El tabernáculo, donde Jesucristo, el Dios encarnado, está realmente presente bajo la especie de pan debe ser colocado en el centro del santuario, porque en ningún otro signo en esta tierra está Dios, el Emmanuel, tan realmente presente y tan cerca del hombre como en el tabernáculo. El tabernáculo es el signo que indica y contiene la Presencia Real de Cristo y por lo tanto debe estar más cerca del altar y constituir con el altar el único signo central que indica el misterio eucarístico. El Sacramento del Tabernáculo y el Sacrificio del Altar, por lo tanto, no deben estar opuestos o separados, sino ambos en el lugar central y cercanos en el santuario. Toda la atención de los que entran en una iglesia debe dirigirse espontáneamente hacia el tabernáculo y el altar.

2. Durante la liturgia eucarística - al menos durante la oración eucarística - cuando Cristo el Cordero de Dios es inmolado, el rostro del sacerdote no debe ser visto por los fieles. Incluso los Serafines cubren sus rostros (Isaías 6: 2) cuando adoran a Dios. En cambio, la cara del sacerdote debe girarse hacia la cruz, el icono del Dios crucificado.

3. Durante la liturgia, debe haber más signos de adoración - específicamente genuflexiones - especialmente cada vez que el sacerdote toca a la hostia consagrada.

4. Los fieles que se acercan a recibir al Cordero de Dios en la Sagrada Comunión deben saludarlo y recibirlo con un acto de adoración, arrodillándose. ¿Qué momento en la vida de los fieles es más sagrado que este momento de encuentro con el Señor?

5. Debe haber más espacio para el silencio durante la liturgia, especialmente en aquellos momentos que expresan más plenamente el misterio de la redención. Sobre todo cuando el sacrificio de la cruz se hace presente durante la oración eucarística.

6. Debe haber más signos exteriores que expresen la dependencia del sacerdote con Cristo, Sumo Sacerdote, que mostraría más claramente que las palabras que el sacerdote dice (es decir, "Dominus Vobiscum") y las bendiciones que ofrece a los fieles dependen y fluyen de Cristo Sumo Sacerdote, no de él, el hombre individual. 

No: te saludo" o "te bendigo" sino "Yo el Señor" digo estas cosas, Cristo. Tales signos podrían ser (como se a practicado durante siglos) el beso del altar antes de saludar al pueblo para indicar que este amor no fluye del sacerdote sino del altar; Y también antes de la bendición, besar el altar, y luego bendecir al pueblo. (Esto fue practicado durante milenios, y desafortunadamente en el nuevo rito ha sido abolido.) También, inclinándose hacia la cruz del altar para indicar que Cristo es más importante que el sacerdote. A menudo en la liturgia -en el antiguo rito- cuando un sacerdote expresaba el nombre de Jesús, tenía que volverse a la cruz y hacer una reverencia para mostrar que la atención debía estar en Cristo, no en él.

7. Debe haber más signos que expresen el insondable misterio de la redención. Esto podría lograrse a través del velado de los objetos litúrgicos, porque el velar es un acto de la liturgia de los ángeles. Velando el cáliz, velando la patena con el velo humeral, el velado del cabo, velando las manos del obispo cuando celebra una solemnidad, El uso de los carriles de la comunión, también, para velar el altar. También hacer signos de la cruz, el sacerdote y los fieles. Hacer señales de la cruz (el sacerdote) durante la oración eucarística y por los fieles en otros momentos de la liturgia; Cuando nos estamos persignando con la cruz es un signo de bendición. En la antigua liturgia, tres veces durante la Gloria, el Credo y el Sanctus, los fieles hacían el signo de la cruz. Estas son expresiones del misterio.

8. Debe haber un signo constante que exprese el misterio también por medio del lenguaje humano, es decir, el latín es un lenguaje sagrado exigido por el Concilio Vaticano II en la celebración de cada Santa Misa y en cada lugar, una parte de la plegaria eucarística debería decirse en latín.

9. Todos aquellos que ejerzan un papel activo en la liturgia, como los lectores, o los que anuncian la oración de los fieles, deben estar siempre vestidos con las vestimentas litúrgicas; Y sólo hombres, no mujeres, porque esto es un ejercicio en el santuario, cercano al sacerdocio. Incluso la lectura del leccionario se dirige hacia esta liturgia que celebramos a Cristo. Por lo tanto, sólo los hombres vestidos con vestimentas litúrgicas deben estar en el santuario.

10. La música y las canciones durante la liturgia deben reflejar mejor el carácter sagrado y deben parecerse al canto de los ángeles, como el Sanctus, para poder realmente cantar con una sola voz con los ángeles. No sólo el sanctus, sino toda la Santa Misa. Sería necesario que el corazón, la mente y la voz del sacerdote y de los fieles se dirijan hacia el Señor.




Y que esto se manifestaría por los signos exteriores también. Hay mucho para reflexionar aquí. Cada uno de estos diez puntos me parece, al menos, indispensable en nuestra búsqueda de la adoración verdaderamente reverente en nuestras iglesias. Ninguno de estos puntos es incompatible ni con la liturgia antigua de la Iglesia ni con la liturgia imaginada por los Padres conciliares en el Sacrosanctum Concilium. 

Sería una bendición tremenda si más obispos tomaran estos diez puntos como pautas esenciales para la liturgia en sus diócesis. Les animo a que los envíen a su propio obispo para su consideración. 


************

Entrevistador: También tuve la oportunidad de reunirme brevemente con el obispo al final de su charla. Cuando le di las gracias por su liderazgo en un tiempo en el que parece que muchos de nuestros pastores no están hablando claramente de las enseñanzas de la Iglesia, él me dijo: "Eres tú quien debe hacer esto. Vosotros los fieles, sus familias. Vosotros debéis  ser santos. Debéis enseñar la fe a vuestros hijos. Debéis inspirar a los sacerdotes ". En cuanto a las vocaciones, dijo que debemos ofrecer a nuestros hijos a Dios si deseamos que reciban una llamada. Parecería que con este consejo, nos está llamando a nosotros, los laicos, a comenzar una revolución de la santidad si deseamos ver la reforma de la Iglesia. 

Mejor que empecemos ya.


Comentarios