martes, 16 de mayo de 2017

Procrear: el fin primario del matrimonio


DEACON JIM RUSSELL http://www.crisismagazine.com/


En 1961, J Noonan fue invitado a unirse a la facultad en la Escuela de Derecho de Notre Dame (universidad Católica, comprada por Rockefeller que puso al frente de la parte religiosa católica a un cura vendido al enemigo: el Reverendo Theodore Hesburgh. Noonan fue nombrado, en gran parte a causa de su libro Anticoncepción: Una historia de su tratamiento por los teólogos y canonistas católicos (1965), como consultor histórico de la comisión papal establecida por el Papa Pablo VI, cuya recomendación era relajar la prohibición del control de la natalidad 
**************************************************************

El fin primario del matrimonio es la procreación y educación de los niños; Su final secundario es la ayuda mutua y el alivio de la concupiscencia. "(Canon 1013, 1917 Código de Derecho Canónico)


J. Noonan escribió un estudio pro anticoncepción y fue invitado al CV II y entregó algunas de sus conclusiones durante el período conciliar y respecto a la Humanae Vitae. Él se persuadió erróneamente -y tantos otros con él- de que el Concilio Vaticano II había «evolucionado» realmente en la doctrina de la Iglesia sobre los «fines» del matrimonio, de modo que la Iglesia ya no enseñaba que la procreación y la educación de los niños eran realmente el fin primario del matrimonio. Cincuenta años más tarde, este único aspecto de los debates sobre la anticoncepción ha tenido un impactante impacto negativo en la vida de la Iglesia.

Los pensadores pro-anticonceptivos sabían rápidamente que la única manera de lograr un cambio en la enseñanza de la Iglesia sobre la anticoncepción era evadir la ley natural y el fin primario del matrimonio. El lenguaje personalista se convirtió en un caballo de Troya para promover la anticoncepción como un "valor" potencial para la persona humana, a pesar de que la anticoncepción es una clara violación del "acto" de las relaciones matrimoniales.

En mi opinión, en gran parte, el lenguaje personalista (no el lenguaje técnicamente preciso y claro de la ley natural) ganó el día en los documentos aprobados del Vaticano II, a pesar de los numerosos debates de los Padres conciliares. El resultado permitió suficientemente a aquellos que continuaron afirmando que el Vaticano II había rechazado el viejo y anticuado pensamiento sobre el matrimonio, adoptando, en cambio la prevalencia del "amor" sobre la "reproducción". El "amor mutuo" antes considerado como algo secundario, estaba ahora en pie de igualdad con la "procreación "Y podría ser buscado por sus propios méritos, incluso de manera que sometiera el fin de la procreación al del amor mutuo. La anticoncepción ya no iba a ser vista a través de la lente anticuada de la ley natural de "mal intrínseco"!
(...)

Un punto de referencia muy importante es un texto raramente considerado de 1944, el mismo año en que el Papa Pío XII confirmó magistralmente que, sí, la procreación es el fin primario del matrimonio, con fines secundarios subordinados a él. La Sagrada Rota Romana escribió con cierta profundidad sobre cómo debemos entender los fines del matrimonio.

Su tratamiento de los fines del matrimonio afirma que Dios ciertamente es el autor del matrimonio y que el matrimonio tiene por su propia naturaleza, independiente de las intenciones de los cónyuges, sus propios fines dados por Dios. Es importante destacar que el texto aclara que "fin" es un término jurídico preciso, técnico y natural definido como "un beneficio que se pretende obtener tanto por parte de la naturaleza como por intención deliberada del agente". Incluso cuando el "agente" -el cónyuge- no pretende los fines del matrimonio (procreación, ayuda mutua, remedio para la concupiscencia), esos fines son parte inmutable de la naturaleza del matrimonio. Violar estos fines siempre está mal.

Completamente pasado por alto en el debate de la anticoncepción, pero declarado claramente por el texto romano de Rota, es el hecho que la ley natural requiere que el objeto bajo consideración tenga un final primario. (...) Mientras que algo puede tener más de un fin, todos los demás fines están necesariamente subordinados a lo que es el fin primario. Por lo tanto, parece imposible que la Iglesia cambie o suprima el fin primario del matrimonio que surge de la ley natural misma.

También es falso enmarcar el debate sobre los fines como: el "amor" (ayuda mutua) en oposición a la "reproducción" (procreación). El término "procreación" (piensa pro-creación) es también un término técnico con un significado especial. La razón de que el fin primario sea la procreación y la educación de los niños es porque el papel parental del "pro-creador" no es meramente biológico, sino que es vitalicio. Así como Dios nos crea y nos sostiene en la existencia como nuestro creador, los padres como pro-creadores tienen la vocación de formar a sus hijos y sostenerlos en su existencia. Así, "pro-creación" significa mucho más que meramente la concepción o la reproducción.

Pro-Creación: La solución, no el problema

Cuando se ve con claridad y precisión, la enseñanza inmutable de la Iglesia de que el fin primario del matrimonio es la procreación no debe servir para alarmar al fiel católico. Por el contrario, debe tranquilizarnos y ayudarnos a ver el papel de esposo o esposa en su propia luz. Hacerlo requiere la gracia del matrimonio mismo, para que podamos resistir contra la afirmación constante de la cultura de que los niños son el problema, no el premio, del matrimonio.

Mientras que el difunto John Noonan y tantos otros católicos de su generación desarrollaron esta cuestión incorrectamente, cada uno puede hacer nuestra parte para hacer eco de la sabiduría de la Iglesia y de la ley natural que el sexo es para el matrimonio, con fines a la descendencia. En nuestra época de desenfrenada confusión sexual y trágica "redefinición" secular del matrimonio, vemos la consecuencia de no reclamar la procreación como el fin primario del matrimonio.

Ha llegado el momento de cambiar la marea. De hecho, los niños son el "regalo supremo" del matrimonio: no debemos disminuir nunca esta hermosa, dadiva de  Dios, ni tampoco la verdad sobre quiénes somos como maridos y esposas, y cómo debemos actuar.

No hay comentarios:

Nueva Evangelización creativa en España

La parroquia es mucho más que un edificio. (...), cada vez más parroquias españolas se están atreviendo a cruzar la calle para b...