Religión Digital descalifica a Burke

Se puso a rezar el rosario durante la homilía de la misa del domingo

El cardenal Burke estuvo en Fátima y no concelebró con Francisco

Concelebró con el obispo de Leiria-Fátima, monseñor Antonio Marto, el día 14


 
 El obispo de Braga, monseñor Cordeiro, que considera que la actitud del cardenal americano "atenta contra el criterio de la participación activa, consciente y fructuosa" en la eucaristía
BUrke pasea en los alrededores de Fátima/>

BUrke pasea en los alrededores de Fátima

  • BUrke pasea en los alrededores de Fátima
RELIGIÓN DIGITAL (José M. Vidal).- Pasa por ser el jefe de filas de los opositores a Francisco. El cardenal norteamericano, Raymond Burke se distingue, sobre todo, por los supuestos desplantes que le hace al Papa. El último fue el pasado día 13 de mayo en Fátima, donde estuvo el purpurado, pero no concelebró con Francisco la misa de la canonización de los dos pastorcillos. Lo cuenta Antonio Marujo en 'Expresso'.
Burke llegó a Fátima la tarde del día 12 de mayo, procedente de Roma, acompañando a un grupo de peregrinos de Estados Unidos. Al lado de ese grupo y mezclado entre la gente, asistió a la misa de la canonización de los pastorcillos, que presidió el Papa Francisco, el día 13, acompañado de 8 cardenales, 71 obispos y más de 2000 sacerdotes. En un claro gesto de distanciamiento de Francisco.
El domingo, día 14, en cambio, cuando el Papa ya había regresado e Roma, el purpurado americano sí se presentó en el altar del santuario, para concelebrar la eucaristía, presidida por el obispo de Leiria-Fátima, Antonio Marto.
Eso sí, Burke volvió a dar la nota: durante la homilía de monseñor Marto, el cardenal se puso a rezar el rosario, ante la sorpresa y el disimulado disgusto de los numerosos obispos y sacerdotes presentes en la eucaristía de acción de gracias.
Por ejemplo, el obispo de Bragança y presidente de la Comisión Episcopal de Liturgia de Portugal, monseñor Cordeiro, que considera que la actitud del cardenal americano "atenta contra el criterio de la participación activa, consciente y fructuosa" en la eucaristía, como recomienda la Sacrossactum Concilium del Vaticano II, la constitución de la Iglesia sobre liturgia.



Comentarios