Bergoglio a Benedicto: Aprende a decir adiós



De Christopher A. Ferrara 8 de junio de 2017 http://www.fatimaperspectives.com/

Durante los últimos cuatro años, los fieles católicos se han acostumbrado a un espectáculo continuo y sin precedentes en la historia de la Iglesia: un Papa que casi todos los días usa su púlpito para lanzar un suministro aparentemente inagotable de epítetos a los católicos ortodoxos que son justamente perturbados por el curso de su pontificado: «rigoristas», «rígidos», «legalistas», «fariseos», «hipócritas», «neo-pelagianos prometeos absorbidos», etc. El Papa Bergoglio no muestra signos de cansancio en su repetición del mismo tema, día tras día durante años, como una aguja de fonógrafo pegada en el mismo surco del mismo disco.

Pero en el mes de marzo, como señala Antonio Socci en una columna que no ha recibido suficiente atención, el Papa Bergoglio introdujo a un nuevo villano desde el púlpito de Santa Marta: el pastor "que no sabe despedirse y piensa que es el Centro de la historia ", el pastor que no sabe que" debe abandonar por completo, no a medio camino ... y sin apropiarse de las ovejas ".

¿A quién podría tener en mente aquí el Papa Bergoglio? Tenemos una muy buena idea, pero Vatican Insider, que Socci llama "el sitio web ultrabergogliano", no dejó nada a la imaginación. Su informe sobre este sermón incluyó una fotografía del Papa Benedicto XVI partiendo del Vaticano en un helicóptero que se dirigía a Castel Gandolfo el día en que su misteriosa "renuncia" al "ministerio del obispo de Roma" se hizo efectiva.

El hecho de que el Papa Bergoglio estuviera dirigiéndose a Benedicto es obvio, dado que esta denuncia siguió casi inmediatamente después de la aparición del libro del Cardenal Sarah sobre el estado de la liturgia, titulado "El Poder del Silencio: Contra la Dictadura del Ruido", al que Benedicto, Papa Emérito ", escribió un posdata algo devastadora. Benedicto declara que con Sarah como cabeza de la Congregación para el Culto Divino "la liturgia está en buenas manos". Sin embargo, como sabemos, el Papa Bergoglio ha despedido a todos los miembros de la Congregación excepto Sarah, y desde entonces lo ha rodeado con progresistas litúrgicos como reemplazos precisamente para dejar a Sarah en un aislamiento sin poder, para que la incesante decadencia de la liturgia de Novus Ordo pueda continuar sin cesar.

Como lo señala Socci, la aparición del post-scriptum de Benedicto hizo que el animador bergogliano Andrea Grillo declarara que Benedicto había "renunciado a su renuncia" y que ahora se estaba metiendo "en las decisiones de su sucesor" -es decir, la decisión de neutralizar al Cardenal Sarah sin despedirlo. De ahí la introducción del Papa Bergoglio de una nueva categoría de villano cobarde que se interpone en el camino de su "reforma irreversible" de la Iglesia, incluyendo la Santa Comunión para los adúlteros públicos: el pastor que no se despide.

Aquí, como de costumbre, tenemos la torsión bergogliana de la Escritura para satisfacer las necesidades retóricas del momento. En su sermón polémico, el Papa Bergoglio cita el episodio de San Pablo partiendo de Éfeso como un ejemplo del pastor que sabe decir adiós y no intenta llevarse las ovejas con él.

Pero al citar el ejemplo de San Pablo en Efeso, Socci señala, el Papa Bergoglio ha marcado un gol espectacular contra sí mismo, porque San Pablo fue expulsado de Éfeso por un motín "orquestado por los orfebres que se estaban beneficiando de la fabricación de ídolos", y San Pablo advirtió que después de su partida "lobos rapaces" entrarían en su rebaño, introduciendo "doctrinas perversas para atraerse discípulos".

Bergoglio una vez más se señala a sí mismo mientras lanza acusaciones a otros - esta vez a su propio predecesor en el cargo. Es otro signo de que el pontificado bergogliano es muy probablemente el estadio terminal de una crisis eclesial cuya resolución deberá implicar una intervención divina de carácter súmamente dramático.

Comentarios