Comisión secreta contra la Humanae Vitae




El plan de "reinterpretación" de la Humanae Vitae (traducción a grosso modo) 
https://www.corrispondenzaromana.it/il-piano-di-reinterpretazione-della-humanae-vitae/


(Por Roberto de Mattei) será Mons. Gilfredo Marengo (foto), profesor en el Instituto Pontificio Juan Pablo II, el coordinador de la comisión nombrada por Francisco para "reinterpretar" a la luz de Laetitia Amoris, la encíclica Humanae vitae de Pablo VI, con motivo del cincuenta aniversario de su promulgación, que será el próximo año.

Sobre los primeros rumores de la existencia de esta comisión, incluso "secreta", informó el corresponsal en el Vaticano Marco Tosatti, eran una buena fuente. Podemos confirmar que hay un comité compuesto por Mons. Pierangelo Sequeri, jefe del Instituto Pontificio JP II, el prof. Philippe Chenaux, profesor de Historia de la Iglesia en la Pontificia Universidad Lateranense, y por Mons. Angelo Maffeis decano del Instituto Pablo VI de Brescia. El coordinador es mgr. Gilfredo Marengo, profesor de Antropología Teológica del Instituto JP II y miembro del Comité Ejecutivo de la revista Estudios CVII-Vaticano II y Centro de Investigación.


La comisión nombrada por Francisco tiene la tarea de encontrar en los archivos del Vaticano la documentación de los trabajos preparatorios de la encíclica Humanae Vitae, que tuvo lugar en el transcurso de tres años, durante y después del Vaticano II. El primer grupo de estudio sobre el tema de "control de la natalidad" fue compuesto por Juan XXIII en marzo de 1963 y se expandió a 75 miembros con Pablo VI. En 1966, los "expertos" entregaron al Papa Montini sus conclusiones, que sugierían abrir las puertas a la anticoncepción artificial. En abril de 1967, el documento confidencial de la comisión (que debía servir para la reexaminación de la Encíclica)- apareció simultáneamente en Francia en Le Monde, Gran Bretaña en The Tablet, y en los Estados Unidos en el National Catholic Reporter.

Pero Pablo VI, después de dos años de vacilación, el 25 de Julio, 1968 publicó la encíclica Humanae Vitae, que reafirmó la posición tradicional de la Iglesia, que siempre ha prohibido el control artificial de la natalidad. Era, según el filósofo Romano Amerio, el acto más importante de su pontificado.

La encíclica Humanae Vitae fue objeto de un desafío sin precedentes, procedentes no sólo de teólogos y sacerdotes, sino también por algunas Conferencias Episcopales, empezando por la de Bélgica, encabezada por el cardenal primado Leo Suenens que en el Consejo, exclamó con vehemencia " seguimos el progreso de la ciencia. Os ruego, hermanos, que evitemos un nuevo proceso a Galileo. Con uno basta para la Iglesia ". Michele Pellegrino, arzobispo de Turín, llamó a la encíclica  "una de las tragedias de la historia papal."

En 1969, nueve obispos holandeses, entre ellos cardinale Alfrink, votaron a favor de la llamada Declaración de la Independencia, que llama a los fieles a rechazar la enseñanza de la encíclica Humanae Vitae. En la misma ocasión el Consejo Pastoral holandés con la abstención de los obispos se alineó a favor del Nuevo catecismo rechazando las correcciones sugeridas por Roma y pidiendo que la Iglesia quedara abierta a "nuevas aproximaciones radicales"  sobre los temas morales, no citados en la moción final pero que emergieron de los trabajos del Consejo, como relaciones prematrimoniales, uniones homosexuales, aborto y eutanasia "En 1968, recuerda el card. J. Francis Stafford algo terrible sucedió en la Iglesia. Dentro del sacerdocio ministerial, entre amigos, había grietas en todas partes que nunca serían reconstruidos, las lesiones siguen afectando a toda la Iglesia "(1968, el año de libertad condicional, en L'Osservatore Romano, 25 de julio de 2008) .

En el tema de la anticoncepción, Pablo VI se expresó con la Humanae Vitae de manera que los teólogos juzgaron infalible y por lo tanto inmutable, no porque el documento tuviese en sí mismo los requisitos de la infalibilidad, sino porque reafirmaba una doctrina propuesta desde siempre del Magisterio perenne de la Iglesia . Teólogos jesuitas como Marcelino Zalba, John Ford y Gerald Kelly, filósofos Arnaldo Xavier da Silveira y Germain Grisez, y muchos otros autores, explicaron cómo la doctrina de la Humanae Vitae debe considerarse infalible, no en virtud de su acto de promulgación, sino porque confirma el magisterio ordinario universal de los papas y obispos en el mundo.

Mons. Gilfredo Marengo, el prelado al que Francisco ha confiado la tarea de volver a leer la Humanae Vitae, en cambio, pertenece a la categoría de los prelados que están convencidos de que son capaces de reconciliar lo irreconciliable. Desde septiembre de 2015, al comentar en  Vatican insider sobre el Sínodo de la familia, los invitó a "abandonar una concepción del patrimonio doctrinal de la Iglesia como un sistema cerrado, impermeable a las preguntas y provocaciones del aquí y ahora en que la comunidad cristiana está llamada a dar razón de su fe, como anuncio y testimonio ".



En un artículo más reciente en el mismo periódico, Marengo escribió con el significativo título: Humanae Vitae y Laetitia Amoris: historias paralelas (Vatican
Insider 23 de marzo, 2017), Marengo dice que el controvertido juego de píldora (anticonceptiva) sí -  píldora no, es como la comunión de hoy: para divorciados sí - comunión para divorciados no, (---)




"(...)en efecto "siempre que la comunidad cristiana cae en el error de proponer modelos de vida que  presentan unos ideales teológicos del matrimonio demasiado abstractos, construidos casi artificialmente, concibe su acción pastoral como la esquemática aplicación de un paradigma doctrinal,lejos de la situación concreta y las posibilidades reales de las familias como son. Esta idealización excesiva, especialmente cuando no hemos despertado confianza en la gracia, no causa que el matrimonio sea más deseable y atractivo, sino todo lo contrario "(Marengo cita aquí a Francisco) .

*********

Pero si su antítesis" píldora sí -píldora no " así como la de comunión para divorciados sí - comunión para divorciados no, 'es sólo' un juego polémico 'el mismo principio se puede aplicar a todos los grandes temas de la fe y la moral,' aborto sí - aborto no", pero también "resurrección sí - resurrección no", "pecado original si - el pecado original no" y así sucesivamente. 


El mismo contraste entre la verdad y el error, y el bien y el mal se convierte, en este punto, en "un juego polémico' .


Marengo no propone leer Amoris Laetitia en la hermenéutica de la línea de continuidad. Él no niega la existencia de una contradicción entre ambos documentos: Amoris Laetitia autoriza lo que prohíbe la Humanae Vitae. 

Pero cree que toda antítesis teológica y doctrinal debe ser relativizada y superada en una síntesis que es capaz de conciliar la verdadera dicotomía entre lo opuesto. 

La verdadera dicotomía es entre abstracto y lo concreto, entre la verdad y la vida. Lo que importa, para Mons. Marengo, es sumergirse en la práctica pastoral, sin caer a los "ideales teológicos demasiado abstractos y construidos artificialmente." Será la práctica, no la doctrina, la que indicará  las líneas de acción. 

El comportamiento se deriva del hecho de comportamiento. Y ningún comportamiento puede ser sometido a evaluaciones teológicas y morales abstractas. No existen "modelos de vida", existe el fluir de la vida, que da la bienvenida a todos, lo justifica todo, lo santifica todo. 

********
 El principio de inmanencia, fulminado por san Pío X en la encíclica Pascendi (1907), es repropuesto de manera ejemplar. ¿Habrá algún pastor o teólogo que frente a este programa de "renterpretación" de la Humanae Vitae tenga el ánimo de pronunciar la palabra "herejía?" ,



 Roberto de Mattei,  (Roberto de Mattei)




Comentarios