El Arzobispo Paglia en apuros


Miembro pro-aborto nombrado para la Academia: Katarina Le Blanc 

RLVL/en.news


El 13 de junio, la lista de los nuevos miembros de la Academia Pontificia para la Vida del arzobispo Vincenzo Paglia produjo un escándalo, ya que entre los nuevos miembros hay apologistas del aborto como el anglicano Nigel Biggar.

Paglia intentó justificarse afirmando en una entrevista con Vatican Insider, que Biggar (al menos) nunca había puesto sus posturas pro-aborto porescrito. La Nuova Bussola Quotidiana llama a esto "una mentira". En marzo de 2015 Biggar dijo en un artículo para el Journal of Medical Ethics, que tiene simpatía por los niños, y por los fetos  "de forma discutible", "al menos más allá de cierto punto de su desarrollo".

Este es el link (en inglés) en el que Biggar afirma sin rodeos que él acepta el aborto desde la concepción hasta los 18 semanas: porque después el feto ya  está desarrollado fisiológicamente y empieza la actividad cerebral:

Paglia también afirmó que con respecto al final de la vida, Biggar "tiene una posición que coincide absolutamente con la católica". La Bussola Quotidiana lo contradice de nuevo. En su libro "La ética del suicidio y la eutanasia" (2004), Biggar distingue entre una vida "biológica" y "biográfica" y admite la posibilidad de una eutanasia no voluntaria para las personas que están reducidas a una " vida biológica."

Por su parte dice  el Dr. Rev. Michael Northcott de Ética Cristiana en la Universidad de Edimburgo: .¿Qué ocurre cuando las circunstancias hacen que los agentes biológicos se vuelven incapaces de acciones responsables? Entonces, Biggar está dispuesto a admitir que la eutanasia o el suicidio asistido no necesariamente estarían equivocados. Él favorece el informe de la Iglesia de Inglaterra de 2000 sobre el bien morir, cuyos autores argumentaron que, en los casos en que la enfermedad terminal produce sufrimiento extremo, la "aplicación directa de la enseñanza de Jesús" al amar al prójimo "legitimaría al menos algunos casos de eutanasia" . 


Otro miembro pro-aborto nombrado para la Academia es Katarina Le Blanc, profesora de investigación clínica con células madre en el Instituto Karolinska de Suecia. Trabaja con células madre humanas derivadas de embriones.


Comentarios