El silencio fortalece a los enemigos de la Iglesia


Queridos hijos, sed fieles a Jesús y al Verdadero Magisterio de Su Iglesia. La cizaña crece en medio del trigo, sofocando a Mis pobres hijos. Dobld vuestras rodillas en oración. He aqui el tiempo de la gran confusión espiritual. El demonio quiere alejaros de la verdad sembrando el veneno mortal de las falsas doctrinas. Estad atentos. La Victoria Final será de Mi Hijo Jesús, pero vosotros debéis mantener vuestra fidelidad si queréis la Salvación. Sed valientes y luchad contra los enemigos. Vuestra arma de defensa es la verdad. Buscad siempre la verdad en las Palabras de Mi Jesús y en las Enseñanzas de Su Iglesia. 

No temáis. Mirad el ejemplo de fe y valor de Débora; Ella defendió a su pueblo de las acciones de los enemigos y fue victoriosa. Creed en las Sagradas Escrituras; En ella encontraréis grandes tesoros para vuestra vida espiritual. Dejadlos guiar por las Manos del Señor y seréis conducidos a la victoria. Los enemigos actuarán y causarán grandes estragos espirituales, pero vosotros podéis cambiar toda esta situación permaneciendo fieles a Aquel que es vuestro Único Camino, verdad y Vida. Adelante en la verdad. Este es el mensaje que hoy os transmito en nombre de la Santísima Trinidad. Gracias por haberme permitido reuniros aquí una vez más. Yo os bendigo, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Quedad en paz.
Queridos hijos, animaos y com valor defended a Mi Hijo Jesús. El silencio de los justos fortalece a los enemigos de Dios. Nadie está por encima de Mi Hijo Jesús. En Él está toda Autoridad; En la Tierra todos son siervos. No permitáis que la verdad sea despreciada. En Dios no hay media-verdad. Los reyes de la Tierra deben inclinarse ante Aquél que es el Rey del Universo. Mirad el ejemplo de valor de Ester: Ante el Rey defendió a su pueblo. 

Defended la verdad y no permitáis que los hombres os aparten del camino de la salvación con sus falsas enseñanzas. Escuchad a Mi Hijo Jesús y permaneced firmes en el camino que os señalé. Tiempos vendrán en que las falsas ideologías serán destacadas. Muchos serán contaminados y la humanidad beberá el cáliz amargo del sufrimiento. Orad. Sólo por la fuerza de la oración podéis alcanzar la victoria. Yo soy vuestra Madre y os amo. No os quedéis de brazos cruzados. Adelante en la verdad. Este es el mensaje que hoy os transmito en nombre de la Santísima Trinidad. Gracias por haberme permitido reuniros aquí una vez más. Yo os bendigo, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Quedad en paz.

Comentarios