La «cinta de la Virgen» recorre España

... durante su Año Jubilar

En este relicario se guarda una de las partes de la Santa Cinta de la Virgen
Este 2017 se celebra el Año Jubilar de la Virgen de la Cinta, cuya antiquísima devoción tiene como origen Tortosa, que además es sede episcopal. En la capilla de la Virgen de la catedral de esta localidad tarraconense se conserva, según la tradición, un cinturón (cinta) que María llevaba puesto y entregó a un sacerdote en el siglo XII tras aparecérsele.
Desde entonces esa devoción creció en Tortosa y también en otros puntos de España y ahora que es año jubilar, esta reliquia, que quedó dividida en dos, ha recorrido distintos puntos de España, el último ha sido Ávila y en los próximos meses visitará otras ciudades donde existe gran devoción por esta advocación.
Una historia que se remonta al siglo XII
La historia se remonta a la noche del 24 al 25 de marzo de 1178, treinta años después que el conde Ramón Berenguer IV ocupara la ciudad de Tortosa. En ese momento la Virgen María, acompañada por san Pedro y san Pablo y un séquito de ángeles se apareció a un sacerdote que acudía a la catedral para el rezo de maitines.
La Virgen se dio a conocer a este clérigo que quedó asombrado y le hizo entrega del fajín o ceñidor que llevaba sobre su vestido. María le explicó que lo hacía como signo de afecto a los tortosinos, que habían sido muy buenos cristianos.
El obispo, los canónigos y el clero de Tortosa recibieron aquel obsequio, -una cinta tejida a mano al estilo antiguo, de doce palmos de larga- la resguardaron en una caja de madera cerrada con llave, y, desde aquel momento, le rindieron veneración y culto. Fue el pueblo quien le dio en nombre que ahora tiene, la “Santa Cinta”, y recuerda a la Virgen bajo esta advocación: la Madre de Dios de la Cinta.
Muy relacionada con la maternidad
Esta advocación está muy relacionada con la maternidad y los embarazos y desde sus inicios se convirtió en una tradición rodear el vientre de las mujeresembarazadas o que quieren concebir con esta cinta y aunque para preservar la reliquia ya no se hace, muchas mujeres a lo largo de estos siglos han rezado ante esta reliquia.
Como curiosidad, cabe destacar que todos los Reyes de España desde Felipe V han sido miembros de la cofradía fundada en 1617 y durante los embarazos de las reinas les era enviada la reliquia de la Santa Cinta.
La santa cinta está hecha de seda blanca e hilo de plata y está actualmente dividida en dos partes. Una está actualmente en el relicario de la Capilla de la cinta de la catedral y la otra más pequeña, que fue dividida de la principal para llevarla a los enfermos, está en otro relicario de la capilla de la sacristía mayor.
Otros cintos de la Virgen, pero de un origen muy distinto
Existen otras reliquias con el cinturón de la Virgen, como las que se conservan en el monasterio de la Anunciación de Vatopedy, el segundo en rango de los que pueblan el Monte Athos, en Grecia, o en la catedral de Prato, en Italia.
Sin embargo, hay una gran diferencia entre estas dos reliquias y la conservada en Tortosa. Mientras que las dos primeras habrían sido de la Virgen María en vida y habrían pasado de generación en generación desde los apóstoles, la de Tortosa viene de una aparición de la Virgen y un regalo al sacerdote anteriormente mencionada.

Comentarios