La no respuesta a la Dubia: una catástrofe para la Iglesia


http://catholicherald.co.uk/commentandblogs/2017/06/20/if-the-dubia-go-unanswered-the-consequences-could-be-catastrophic/

Por el P. Alexander Lucie-Smith

Los Cuatro Cardenales no se dan por vencidos, y tampoco deberían. En este punto es útil presentar una cronología de los Cuatro Cardenales y la dubia:

El 19 de septiembre de 2016, cuatro Cardenales - Caffarra, Burke, Brandmueller y Meisner - presentan 5 dubia o peticiones de aclaraciones al Papa sobre ciertas ambigüedades en Amoris Laetitia.
El 19 de noviembre de 2016, al no haber recibido respuesta, los cuatro Cardenales publican su dubia.
El 25 de abril de 2017, los cuatro cardenales escriben al Papa pidiendo una audiencia, adjuntando una "hoja de audiencia" fijando lo que desean discutir con él.
El 19 de junio de 2017, se publica la carta de los cuatro Cardenales, ya que no ha recibido respuesta.

Entonces, ¿qué está pasando aquí? Es realmente muy simple. El Papa no quiere responder a las cinco dubia, las cuales son simples respuestas de sí o no. La razón de esto es igualmente simple. Si el Papa responde en una dirección, contradice el Magisterio de sus predecesores. Si responde de otra manera, efectivamente destruye lo que ha tratado de hacer con Amoris Laetitia, es decir, introduce un cambio de práctica en la Iglesia que per se significa un cambio de doctrina. Por lo tanto, el Papa sigue sentándose en la valla, tratando de continuar en su ambigüedad de doble discurso, mientras que los cuatro cardenales tratan de empujarlo hacia una posición u otra, esperando o sabiendo que si se le saca de la cerca sólo puede saltar hacia uno de los lados.

Curiosamente, al negarse a responder a la dubia, el Papa ha dado en cierto sentido una especie de respuesta. Su negativa a responder eficazmente significa que no está apoyando, al menos no oficialmente, las directrices de los obispos malteses y de los otros. Lo que dicen los obispos malteses sigue siendo un pronunciamiento local, no la enseñanza oficial de la Iglesia, aunque pueda haber sido publicada en el Periódico oficial del Vaticano el Osservatore Romano. Lo que los obispos malteses enseñan en sus directrices puede ser anulado por el Papa o sus sucesores en la Cátedra de Pedro.

Pero aquí nos topamos con la principal preocupación de los cuatro cardenales. Es confuso, incluso más que confuso, es intolerable, porque es peligroso para la credibilidad de la Iglesia, que lo que se considera moralmente bueno en Alemania no lo es en Polonia. Esto no es catolicismo, sino iglesias nacionales en el modelo anglicano o ortodoxo. Si se permite que esta ambigüedad continúe, las consecuencias serán catastróficas.

Además, simplemente no puede aprobarse esta situación, ya que nunca ha sucedido que un Papa contradiga el Magisterio de sus predecesores. Amoris Laetitia tiene que ser leído en continuidad con Familiaris Consortio y Veritatis Splendor. Si de algún modo "reemplaza" a Familiaris Consortio y Veritatis Splendor, cómo personas como yo, cuya enseñanza en el seminario se basaba en esos dos documentos, ahora debería ignorarlos y "desaprenderlos"? ¿Se han corregido? ¿Fueron (válidos) sólo por un tiempo? ¿O tenían un significado permanente? Pero si Amoris Laetitia va a reemplazar los documentos magistrales anteriores, ¿qué puede reemplazar a Amoris Laetitia dentro de veinte años?

Como aclara la dubia, cierta interpretación de Amoris Laetitia golpea el corazón de la enseñanza moral católica como en todas partes y siempre se ha aceptado. En cierto sentido, sólo puede haber una respuesta a la dubia, es decir, que la enseñanza tradicional debe mantenerse, y que Amoris Laetitia debe leerse sólo a la luz de esa enseñanza.

Cualquiera que haya estado leyendo lo que he escrito sobre este tema sabe ahora que estoy con los cuatro Cardenales. También lo hacen muchos otros, cardenales, obispos, sacerdotes, diáconos y laicos.

¡Santo Padre, responda a la dubia! Por el bien de la Iglesia, y por el bien de la oficina papal, por favor, responda a la dubia!

Comentarios