Listas negras e hipocresía de Francisco



Las palabras que Fco. pronunció ayer, 4 de junio, en la Plaza de San Pedro el domingo de Pentecostés me parecieron muy interesantes. Se dirigió a todos los católicos y dijo:

"Para que esto suceda, debemos evitar dos tentaciones recurrentes. La primera tentación busca la diversidad sin unidad. Esto sucede cuando queremos separarnos, cuando tomamos partido y formamos partidos, cuando adoptamos posiciones rígidas y herméticas, cuando nos encerramos en nuestras propias ideas y maneras de hacer las cosas, tal vez incluso pensando que somos mejores que otros, o siempre hacemos lo correcto. Cuando esto sucede, elegimos la parte sobre el conjunto, perteneciente a este o aquel grupo antes de pertenecer a la Iglesia. Nos convertimos en partidarios ávidos de un lado, en lugar de hermanos y hermanas en un solo Espíritu. Nos convertimos en cristianos de "derechas" o de la "izquierda", antes de estar al lado de Jesús, inflexibles guardianes del pasado o vanguardistas del futuro, antes de ser hijos humildes y agradecidos de la Iglesia. El resultado es diversidad sin unidad. La tentación opuesta es la de buscar la unidad sin diversidad. Aquí, la unidad se convierte en uniformidad, donde todo el mundo tiene que hacer todo juntos y de la misma manera, siempre pensando por igual. La unidad termina siendo homogeneidad y no libertad. "

                                                               *********

Pensé que sería más fácil apreciar estas palabras si se supieran algunas cosas (de Francisco y los suyos) que de alguna manera conozco por casualidad. Algunas son públicas, otras no. Esas cosas públicas son: la decisión de no responder en un diálogo abierto y factual a las solicitudes de aclaración, por ejemplo, como las presentadas por cuatro cardenales, -la dubia-, y apoyada por muchos otros: cardenales, obispos, simples sacerdotes, laicos, también por peticiones y cartas abiertas. Y en lugar de responder a ellos, [el Papa] los describe como rígidos; 
Y luego están todos los otros insultos de los que hemos oído hablar en estos últimos años. 
Pero entonces: recompensar sólo y siempre a los sacerdotes cuya orientación va en una dirección determinada, aunque cuestionable, elevándolos al cargo de obispo, o incluso entregándoles el sombrero rojo cardenalicio; Descartando a otros, aunque no lo merezcan debido a su santidad de vida, imparcialidad y fervor de sus obras; O penalizar a toda una conferencia de obispos, juzgada demasiado estrechamente vinculada a la tradición de la Iglesia.

Otra información que conozco es confidencial, pero siento que tengo que denunciar y es  la sugerencia mundial de evitar colocar a los sacerdotes de ciertas realidades eclesiales -consideradas demasiado conservadoras- en la lista de candidaturas episcopales. O incluso, en el caso de algunas grandes conferencias episcopales, la creación de una especie de lista de prohibición -por supuesto no pública- para excluir de las consultas, reuniones, etc., a una serie de cardenales y obispos; Y estrictamente no aceptar a cualquiera de estos candidatos para el episcopado.

Aquí, a la luz de todo esto, (la homilía) de Pentecostés me suena un poco extraña . Aunque siempre es posible, me parece difícil de creer, que algunas operaciones sean manejadas sin el conocimiento del Pontífice, por los personajes que gravitan en su círculo de poder.


Originalmente publicado en Marcotosatti.com

Comentarios

nazareusrex ha dicho que…
El mason Bergoglio ataca los dogmas, ataca la tradición de la Iglesia [inflexibles guardianes del pasado , con la misma astucia como presenta el Islam para desnaturalizarlo, extremistas vs el Islam, (cuando sabemos que el origen del Islam siempre ha buscado o la conversión o el exterminio de los cristianos) ahora resulta que la Iglesia de siempre es de derecha y los herejes son de izquierda. Bergoglio mismo hace esa clasificación a la que supuestamente rechaza para pedir la unidad en la herejía. Que la Iglesia se le una a los herejes.
Anónimo ha dicho que…
Qué pena que se refieran al Papa de esa manera
Anónimo ha dicho que…
BerGOGlio no es papa.