Sarah se opone a los jerarcas homosexualistas


Cardenal Sarah: los obispos, y los sacerdotes no pueden tener miedo de los "duras palabras" sobre la homosexualidad
https://www.lifesitenews.com/news/cardinal-sarah-bishops-priests-cannot-shy-away-from-hard-sayings-on-homosex

El cardenal Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos del Vaticano, emite tanto una amonestación impresionante como una apasionada súplica a sus compañeros obispos y sacerdotes en su prefacio a Why I Do not Call Myself Gay. (Porque no me llamo gay)

Primero emite un fuerte reproche llamando la atención sobre el hecho de que la Iglesia enseña "... cosas en el Catecismo sobre la homosexualidad que algunos miembros del clero optan por no citar, incluyendo la clara advertencia:" bajo ninguna circunstancia los actos [homosexuales] pueden ser aprobados "(CCC 2357). El respeto y la sensibilidad con los que el Catecismo nos llama a actuar con razón, no nos da permiso para privar a los hombres y mujeres que experimentan la SSA (atracción por el mismo sexo) de la plenitud del Evangelio. Omitir las 'palabras duras' de Cristo y su Iglesia no es caridad ".

Su advertencia de no "esconder" el Evangelio a los que tratan con la SSA llega en un momento crítico de la vida de la Iglesia con la publicación del libro de P.  James Martin  pro-LGBT, Building a Bridge (construyendo un puente)


En noviembre pasado, el p. Martin, SJ, recibió un premio de New Ways Ministry, un grupo LGBT previamente condenado por representarse como una organización católica. Su discurso de aceptación se convirtió en el esquema general de su nuevo libro. De hecho, el nombre del premio que recibió es "New Ways Ministry's Bridge Building Award". (El premio de NWM "Construir un puente")

Fr. Martin también fue recientemente nombrado por el Vaticano como consultor de comunicaciones de la Secretaría de Comunicaciones de la Santa Sede.

La publicación del libro gay-friendly de Martin ha producido brillantes comentarios de reconociminto de altos funcionarios del Vaticano y de la Iglesia de EEUU que apoyan al P. Martin y su mensaje 'pro-'gay'.

El mes pasado, el cardenal Joseph Tobin, nombrado por el Papa Francisco, recibió personalmente a los homosexuales en la Catedral Basílica del Sagrado Corazón en Newark, Nueva Jersey, como parte de una llamada "peregrinación LGBT".

El cardenal Kevin Farrell, nombrado recientemente por el papa Francisco para dirigir la oficina del Vaticano en asuntos de laicos, familia y vida, dijo que el libro "gay" de Martin ayudará a los obispos, sacerdotes, y a la comunidad LGBT ".


El obispo de San Diego, Robert McElroy, designado en 2015, ha fomentado la inclusión y abrazado a las familias LGBT.

Esos prelados y clérigos que justifican la homosexualidad desafían la comprensión genuina de la Iglesia sobre la persona humana y de la sexualidad, barriendo la auténtica enseñanza de la Iglesia y poniendo en peligro, en lugar de ayudar, a los que son atraídos por personas el mismo sexo. En una frase con tanto amor como verdad, el Cardenal Sarah advierte: "No podemos ser más compasivos o misericordiosos que Jesús".

Su advertencia hace eco a un llamamiento público hecho hace unos años por Jean Lloyd, Ph.D, una ex lesbiana y ahora felizmente casada madre de dos hijos, a sus compañeros cristianos: "¿Puedo hacer dos peticiones? Seguid amándome, pero recordad que no podéis ser más misericordiosos que Dios. No es misericordia afirmar que los actos del mismo sexo son buenos. Practicad la compasión de acuerdo con la raíz del significado de "compasión": Sufrir conmigo. No comprometáis la verdad; Ayudadme a vivir en armonía con ella. Te pido que me ayudes a tomar mi cruz y seguir a Jesús. "

El Cardenal Sarah cierra el escrito con una fuerte súplica a sus compañeros clérigos: "Yo animo especialmente a mis hermanos obispos y sacerdotes a leer este libro, el cual confío que profundizará su convicción de que la sabiduría de la Iglesia en este área difícil y sensible expresa amor genuino y compasión ". El les pide que no priven a las personas que sienten atracción por el mismo sexo, de las partes difíciles del Evangelio, sino que prodiguen entre ellas su verdad vivificante para que puedan vivir en libertad como hijos de Dios.

Luego relata cuatro verdades importantes:

Sólo Cristo puede sanar las heridas del pecado y la división.

Sólo la Iglesia tiene las respuestas a las preguntas más profundas del hombre y a sus necesidades más profundas de amor y amistad.

Sólo la plenitud del Evangelio llena el corazón humano.

Sólo los mandamientos marcan el camino de la amistad con Cristo y entre sí, porque "los mandamientos de Dios no son pesados" (1 Jn 5,3).

Si bien el Cardenal Sarah es a menudo descrito por los detractores como un enemigo de los derechos LGBT, lo contrario es cierto: Aquellos que experimentan la atracción por el mismo sexo no tienen mayor abogado, ni mayor pastor, ni mayor amigo que un hombre intransigente con la verdad.

Daniel Mattson, autor de Why I Do not Call Me Gay, dijo a LifeSiteNews: "Siento que el Cardenal Sarah está apoyando a todos los que nos hemos alejado de la visión del mundo de la sexualidad y encontramos la libertad y la verdad en la Iglesia. Con el don del apoyo del Cardenal Sarah, siento que tengo una base firme de sostén para compartir las buenas nuevas que la Iglesia provee para un hombre como yo. Como dice el cardenal Sarah, sólo la Iglesia tiene las respuestas a las preguntas más profundas del corazón humano. 

La Iglesia me ha mostrado el Camino, la Verdad y la Vida siguiendo el amor de Jesús que dice que no estoy condenado en modo alguno, sino que para vivir la vida verdaderamente abundante, debo hacer lo que todos los hombres deben hacer cuando se encuentran con el amor y la misericordia de Jesús: por la gracia de Dios, vete y no peques más ".

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El cardenal Sarah es el emisario de Benedicto XVI. La Iglesia se dirige hacia el gran Cisma.
Bergoglio y el anticristo cumplirán con la profecía escrita de Daniel: A la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Entonces se producirá el Cisma.
Benedicto no permitirá tal abominación y habrá un enfrentamiento entre dos papas.
Quienes no tengan discernimiento se condenarán por haber rechazado a Cristo y a su doctrina. (2ª Tes 2). Catecismo 675. Apocalipsis 13.