Una "misa" común para católicos, luteranos y anglicanos.





Según informes, el Vaticano está trabajando en el "Rito Ecuménico de Misa" para el culto conjunto con los Protestantes


El periodista italiano y experto en el Vaticano, Marco Tosatti, ha informado que el Papa Francisco ha formado una comisión secreta encargada de implementar un nuevo tipo de "misa" aceptable para católicos, luteranos y anglicanos.
La comisión está compuesta por representantes de las tres denominaciones, todas obligadas al secreto.

El periodista, que es bien conocido en Italia por su información exacta de todas las cosas que ocurren en el Vaticano
Según sus fuentes, la comisión está teniendo poca dificultad en encontrar un terreno común en la "liturgia de la palabra". Tosatti informa: "Después de la confesión de los pecados, la petición de perdón y la recitación del Gloria, hse harían las lecturas y el Evangelio".

También dijo que la comisión está estudiando el problema del Credo. Las iglesias protestantes prefieren rezar el Credo de los Apóstoles, aunque reconocen el Credo Niceno. La Iglesia Católica alterna ambos. Así que ni siquiera este punto debe ser un problema importante.

La presentación de las ofrendas tampoco presenta un obstáculo mayor al proyecto.

Según Tosatti, la cuestión central reside en la Eucaristía, ya que la comprensión católica de la Eucaristía es profundamente diferente de la de los luteranos o de otras denominaciones protestantes. Los católicos creen en la Transubstanciación y la Presencia Real de Jesús en la Eucaristía, mientras que los protestantes creen que es meramente un memorial.

Tosatti informa que una posible "solución" que se propone es que las palabras de la Consagración sean reemplazadas por el silencio:

Pero, ¿cómo se puede celebrar una liturgia común que claramente difiere en el texto justo en el punto más importante del evento?

Una de las posibles soluciones propuestas sería el silencio. Significa que después del Sanctus, en el momento en que normalmente durante la Misa el sacerdote diría las palabras: "Santo eres, en verdad Señor, ..." los diferentes celebrantes se callarían, todos repitiendo mentalmente "su propia" fórmula.

El silencio se rompe en la congregación con la recitación del Padre Nuestro. 

Todavía no está claro cómo se formarán las líneas para la Comunión.

A la luz de este rumor bien fundado, debemos tener en cuenta las observaciones del cardenal Francesco Coccopalmerio, un estrecho colaborador del Papa Francisco y actual presidente del Consejo Pontificio para Textos Legislativos del Vaticano. El cardenal del Vaticano ha sugerido que deberáimos dejar de pensar en los sacramentos tan rígidamente como "válidos o inválidos". En aras del ecumenismo, opinó que deberíamos empezar a mirar los sacramentos tal vez con validez "imperfecta" o "parcial". Sus palabras exactas, según lo publicado en su entrevista exclusiva con Edward Pentin del registro católico nacional:

Decimos, todo es válido; Nada es válido. Quizás tengamos que reflexionar sobre este concepto de validez o invalidez. El Concilio Vaticano II dijo que existe una verdadera comunión [entre católicos y protestantes] aunque no sea definitiva ni plena. Verán, hicieron un concepto no tan decisivo, de "ni todo, ni nada". Hay una comunión que ya es buena, pero faltan algunos elementos. Pero, si usted dice que algunas cosas están faltando y que por lo tanto no hay nada, usted se equivoca. Hay piezas faltantes, pero ya hay una comunión, aunque no es una comunión plena. Lo mismo puede decirse, o algo similar, de la validez o invalidez de la ordenación (sacerdotal protestante).  ∎

De John Supplers, Veritas Vincit

Comentarios