Llamada vaticana a la conversión ecológica de los musulmanes




Dicen, que los globalistas se tiran de los pelos porque han perdido trillones de dólares en impuestos del carbono provenientes de EEUU, porque Trump no se adherirá al acuerdo climático de París, impuesto que caerá, por ejemplo, sobre todos los habitantes de los países de la Unión Europea. Este impuesto, según Alex Jones, está destinado a sufragar la imposición de las directrices de los mundialistas. O sea, más impuestos para objetivos perjudiciales para la población a nivel psíquico, moral y sanitario.

Y si bien Trump les ha dado con la puerta en las narices, no puede decirse que no se haya intentado todo, incluso, el nombrado en 2013 por Francisco como secretario de Estado vaticano Pietro Parolin, le pidió directamente a Trump que no retirase a EEUU de los acuerdos del clima.


Por si alguien tiene dudas de cuáles son las prioridades del Vaticano modernista, que lea el siguiente artículo ( y desde luego no está entre ellas la de salvar almas dando a conocer al Dios verdadero):

Mensaje del Vaticano a los musulmanes pide la "conversión ecológica global"


ALETEIA Diane Montagna | Jun 02, 2017


El mensaje anual del Vaticano a los musulmanes para el Ramadán se centra en el cuidado del medio ambiente

CIUDAD DEL VATICANO - El Vaticano ha enviado a los musulmanes de todo el mundo un mensaje especial para el Ramadán y para la fiesta de 'Id al-Fitr, que este año cae alrededor del 24 de junio.

El mensaje, llamado "Cristianos y musulmanes: cuidando nuestro hogar común", se basa en la carta del Papa Francisco a toda la humanidad sobre la necesidad de cuidar el medio ambiente, Laudato Si '.



Emitido por el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, el mensaje destaca el llamamiento del Papa Francisco a una "conversión ecológica global" para hacer frente a lo que él llama la "crisis ecológica" que el mundo enfrenta actualmente.

El mensaje a los musulmanes también repite la invitación del Papa a "un nuevo diálogo sobre cómo estamos moldeando el futuro", afirmando que "ninguna persona, nación o pueblo puede imponer exclusivamente su comprensión de nuestro planeta".


"Como creyentes, nuestra relación con Dios debe mostrarse cada vez más en la forma en que nos relacionamos con el mundo que nos rodea", dijo el presidente del PCID, el cardenal Jean-Louis Tauran, en la carta.

"Que las intuiciones religiosas y las bendiciones que fluyen del ayuno, de la oración y de las buenas obras os ayuden, con la ayuda de Dios (nota: no será por cierto el mismo único Dios verdadero trinitario de los católicos, pero qué les importa), en el camino de la paz y la bondad, a cuidar de todos los miembros de la familia humana y de toda la creación" dijo.

*******************************************

A continuación se muestra el texto completo del mensaje "Cristianos y musulmanes: cuidando nuestro hogar común".

Cristianos y musulmanes:
Cuidando nuestro Hogar Común

Queridos hermanos y hermanas musulmanes,

Queremos asegurarles nuestra solidaridad de oración durante este tiempo de ayuno en el mes de Ramadán y la celebración de 'Id al-Fitr que lo concluye, y les enviamos nuestros más sinceros deseos de serenidad, alegría y abundantes dones espirituales.

El mensaje de este año es especialmente oportuno y significativo: hace sólo cincuenta años, en 1967, sólo tres años después de la creación de este Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso (PCID) por el Papa Pablo VI el 19 de mayo de 1964.

En los años que han seguido, dos Mensajes han sido particularmente importantes: el Mensaje de 1991, durante el pontificado de Juan Pablo II, titulado "El Camino de los Creyentes es el Camino de la Paz", y el Mensaje de 2013, en el primer Año del pontificado del Papa Francisco, titulado "Promover el respeto mutuo a través de la educación". Ambos Mensajes fueron firmados por los Pontífices.

Entre las muchas actividades del PCID para promover el diálogo con los musulmanes, el mensaje más importante y de larga data es el mensaje anual para el Ramadán y para Id Id al-Fitr dirigido a los musulmanes de todo el mundo. Para compartir este Mensaje de la manera más amplia posible, el PCID es asistido por las comunidades católicas locales, así como por los Representantes Papales presentes en casi todos los países.

La experiencia de ambas comunidades religiosas afirma el valor de este Mensaje para promover relaciones cordiales entre vecinos y amigos cristianos y musulmanes, ofreciendo ideas sobre temas actuales y urgentes.

Para este año, el PCID ofrece un tema relacionado con la Carta encíclica "Laudato Si'- Sobre el cuidado de nuestro hogar común" del Papa Francis, dirigida no sólo a los católicos y cristianos, sino a toda la humanidad.

El Papa Francisco llama la atención sobre el daño que nuestros estilos de vida y decisiones están causando al medio ambiente, a nosotros mismos y a nuestros semejantes. Hay, por ejemplo, ciertas perspectivas filosóficas, religiosas y culturales que presentan obstáculos que amenazan la relación de la humanidad con la naturaleza. Abordar este desafío implica a todos nosotros, sin importar si profesamos o no una creencia religiosa.

El propio título de la encíclica es expresivo: el mundo es un "hogar común", una morada para todos los miembros de la familia humana. Por lo tanto, ninguna persona, nación o pueblo puede imponer exclusivamente su comprensión de nuestro planeta. Es por eso que el Papa Francisco apela "por un nuevo diálogo sobre cómo estamos moldeando el futuro de nuestro planeta ..., ya que el desafío medioambiental que estamos atravesando y sus raíces humanas nos preocupan y nos afectan a todos" (14).

El Papa Francisco afirma que "la crisis ecológica es también un llamamiento a una profunda conversión interior" (n ° 217). Lo que se necesita es educación, apertura espiritual y una "conversión ecológica global" para abordar adecuadamente este desafío. Como creyentes, nuestra relación con Dios debe mostrarse cada vez más en la forma en que nos relacionamos con el mundo que nos rodea.

Nuestra vocación de ser guardianes de la obra de Dios no es opcional, tampoco es tangencial a nuestro compromiso religioso como cristianos y musulmanes: es una parte esencial de ella.

Que las intuiciones y bendiciones religiosas que fluyen del ayuno, de la oración y de las buenas obras os ayuden, con la ayuda de Dios, en el camino de la paz y la bondad, a cuidar de todos los miembros de la familia humana y de toda la creación.


Con estos sentimientos, le deseamos una vez más serenidad, alegría y prosperidad.

Del Vaticano, 19 de mayo de 2017

Jean-Louis Cardenal Tauran
presidente

Obispo Miguel Ángel Ayuso Guixot, M.C.C.l.
Secretario

Comentarios